Os­san­dón no lo­gró ins­pi­rar­se en Ma­cron

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

El se­na­dor Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón per­dió la opor­tu­ni­dad de re­pre­sen­tar el cen­tro po­lí­ti­co, por cuan­to ob­se­si­va­men­te sus co­le­gas doc­tri­na­rios ar­gu­men­tan que en for­ma reite­ra­da es­tá atri­bu­yén­do­le he­chos fal­sos a Pi­ñe­ra, sin prue­bas co­mo sí exi­ge a los pro­fe­sio­na­les del pe­rio­dis­mo y a ter­ce­ros. Las úl­ti­mas se­ma­nas él mis­mo ha vi­vi­do dis­cul­pán­do­se por sus desa­cier­tos, par­ti­cu­lar­men­te en el ám­bi­to de las des­ca­li­fi­ca­cio­nes.

Es­to va mu­cho más allá de un exa­cer­ba­do y ar­ti­fi­cio­so po­pu­lis­mo. Es signo de des­cri­te­rio y odio­si­dad. So­lo en la Fran­ja de TV su prin­ci­pal mo­ti­va­ción ha si­do de­nos­tar a su sec­tor e in­va­li­dar los prin­ci­pios li­ber­ta­rios y so­li­da­rios re­pre­sen­ta­dos por Chile Va­mos. No sé si su con­duc­ta le ha per­mi­ti­do eva­luar que su pro­yec­ción po­lí­ti­ca no ten­drá des­tino ni apo­yo de elec­to­res de de­re­cha o de iz­quier­da.

Co­mo útil re­fe­ren­cia: el triun­fo de Ma­cron lo edi­to­ria­li­za la pres­ti­gio­sa re­vis­ta The Eco­no­mist, ar­gu­men­tan­do que su­po in­ter­pre­tar la sen­sa­tez y el sen­ti­do co­mún. No se con­di­cio­nó doc­tri­na­ria­men­te y no se po­la­ri­zó.

Di­jo sí a la eco­no­mía de mer­ca­do con efi­caz su­per­vi­sión; sí a los mi­gran­tes con de­bi­da gra­dua­li­dad; sí a la Unión Eu­ro­pea sin los ex­ce­sos de la bu­ro­cra­cia de Bru­se­las; sí a for­ta­le­cer los víncu­los con Ale­ma­nia vía con­sen­sos, a ba­jar los im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos que in­cre­men­tan la in­ver­sión y no a los ex­ce­sos de Trump fren­te a las con­vin­cen­tes evi­den­cias del ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Os­san­dón, con su vi­sión uni­di­men­sio­nal, de­bi­li­ta a su coa­li­ción tan­to por su au­sen­cia pro­po­si­ti­va co­mo por la dis­tor­sión de los prin­ci­pios de la cen­tro de­re­cha que es­tá gra­cio­sa­men­te re­pre­sen­tan­do pa­ra sus propios fi­nes. in­tra­fa­mi­liar. So­bre de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos, o igual­dad en la vi­da pú­bli­ca y la­bo­ral no hay na­da que des­ta­car.

Los di­chos del can­di­da­to no re­sul­tan de una aza­ro­sa cir­cuns­tan­cia, ni de una pi­car­día elec­to­ral. Al con­tra­rio, son gra­ves pues cons­ti­tu­yen la pro­yec­ción de un tea­tro cul­tu­ral y una es­truc­tu­ra so­cial que bus­ca re­pro­du­cir­se. Los di­chos del pre­can­di­da­to no son otra co­sa que ideo­lo­gía.

Ro­dri­go Cár­ca­mo Hun

Ni­co­lás Go­doy Fuen­tes los años es­pe­ra­dos de edu­ca­ción pa­sa­ron de 13 a 16), así co­mo por la crea­ción de más tra­ba­jos y opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar­se (la ta­sa de ocu­pa­ción cre­ció de 47 a 54% en­tre 1990 y 2015, mien­tras en­tre las mu­je­res subió de 29 a 43,4%).

Es­te go­bierno ha jus­ti­fi­ca­do sus re­for­mas en los ni­ve­les de de­sigual­dad. Sin em­bar­go, las mis­mas re­for­mas han pro­du­ci­do un im­pac­to ne­ga­ti­vo en el cre­ci­mien­to, la crea­ción de em­pleo y la ca­pa­ci­dad de re­du­cir la po­bre­za. Es el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co el que ha ge­ne­ra­do ma­yo­res opor­tu­ni­da­des a la po­bla­ción, en es­pe­cial a la que tie­ne me­nos po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar­se. Es más, la in­for­ma­ción del mis­mo in­for­me da cuen­ta que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha per­mi­ti­do que du­ran­te el pe­río­do 2000-2015 el in­gre­so del 10% más po­bre cre­cie­ra un 145% real, mien­tras el 10% más rico so­lo au­men­tó 30%.

La evi­den­cia mues­tra que a me­di­da que pro­mo­ve­mos po­lí­ti­cas pú­bli­cas que fo­men­ten la edu­ca­ción, el em­pleo y la in­ver­sión, las opor­tu­ni­da­des me­jo­ra­rán la ca­li­dad de vi­da de to­dos, es­pe­cial­men­te la de quie­nes más lo ne­ce­si­tan. amistad nos abre a los de­más, in­clu­si­ve a quie­nes pien­san di­fe­ren­te pa­ra dis­cer­nir y crear uni­dad. En la me­di­da que te­ne­mos una re­la­ción au­tén­ti­ca con Cris­to la ver­dad y la ca­ri­dad se fun­den en nues­tra vi­da. Por­que la ca­ri­dad sin ver­dad es cie­ga y pro­pia de ma­ni­pu­la­do­res, del mis­mo mo­do que la ver­dad sin ca­ri­dad es de ex­tre­mis­mos.

El pro­ble­ma de ex­pre­sio­nes co­mo las del Pas­tor So­to es que ins­tru­men­ta­li­zan el nom­bre del Evan­ge­lio al ser­vi­cio de una idea, per­dien­do de vis­ta el res­pe­to que se me­re­cen las per­so­nas. Del mis­mo mo­do que no es una fe au­tén­ti­ca la que si­gue las olas de la mo­da mo­men­tá­nea, tam­po­co es una fe adul­ta la que no par­te del res­pe­to a los de­más. Quie­ro ofre­cer una dis­cul­pa al pe­rio­dis­ta Jo­sé Mi­guel Vi­llou­ta, por­que el Evan­ge­lio ja­más nos in­vi­ta­rá a par­tir de la agre­sión a un diá­lo­go en bús­que­da de la ver­dad.

Jo­sé An­to­nio Ro­sas

Ins­ti­tu­to Igual­dad

Di­rec­tor Ge­ne­ral

Aca­de­mia de Lí­de­res Ca­tó­li­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.