“La iz­quier­da y la de­re­cha me han di­cho que soy po­pu­lis­ta”

Pre­si­den­te de Fran­cia: ► El man­da­ta­rio ga­lo sos­tie­ne que “se­ría pre­sun­tuo­so de­cir que aho­ra Fran­cia ejer­ce­rá un nue­vo li­de­raz­go eu­ro­peo”.

La Tercera - - Mundo - Marc Bas­sets (El País) París

En tiem­pos de eu­ro­es­cep­ti­cis­mo y re­plie­gue na­cio­nal, la es­tam­pa era in­só­li­ta: en los ac­tos de cam­pa­ña de Em­ma­nuel Ma­cron on­dea­ban ban­de­ras eu­ro­peas. Lo que era un sím­bo­lo frío y bu­ro­crá­ti­co se con­vir­tió pa­ra sus se­gui­do­res en un sím­bo­lo cá­li­do y po­lí­ti­co. Aho­ra el eu­ro­peís­ta Ma­cron ya es Pre­si­den­te, y co­lo­ca a Europa en el cen­tro de su agen­da. Hoy y ma­ña­na se es­tre­na­rá en su pri­mer Con­se­jo Eu­ro­peo. An­tes qui­so pre­sen­tar su vi­sión de Europa y del lu­gar de Fran­cia en el ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal en una en­tre­vis­ta —la pri­me­ra des­de que es pre­si­den­te— a ocho dia­rios eu­ro­peos.

Con la nue­va le­gi­ti­mi­dad que ha lo­gra­do des­pués de las le­gis­la­ti­vas, ¿vuel­ve Fran­cia a Europa? ¿Re­pre­sen­ta una es­pe­cie de nue­vo li­de­raz­go en Europa?

El li­de­raz­go no se de­cre­ta: se cons­tru­ye con­ven­cien­do a otros paí­ses y a otros ac­to­res, y se com­prue­ba en fun­ción de los re­sul­ta­dos que se ob­tie­nen. Se­ría pre­sun­tuo­so de­cir que, a par­tir de aho­ra, Fran­cia ejer­ce un nue­vo li­de­raz­go eu­ro­peo. La ver­da­de­ra pre­gun­ta es la del ob­je­ti­vo de nues­tra ac­ción. Y el pun­to de ini­cio es la cri­sis que su­fren las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. Cuan­do ob­ser­va­mos el mun­do hoy en día, ¿qué ve­mos? El au­ge de de­mo­cra­cias no li­be­ra­les y de los ex­tre­mis­mos en Europa, el re­sur­gi­mien­to de re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios que cues­tio­nan la vi­ta­li­dad de­mo­crá­ti­ca, y EE.UU. que se re­ti­ra en par­te del mun­do. Es­te con­tex­to se ve agra­va­do por el au­men­to de la in­cer­ti­dum­bre y de los dis­tur­bios. Las cri­sis se mul­ti­pli­can en Me­dio Orien­te y en el Gol­fo, y las de­sigual­da­des se agra­van.

Des­pués del Bre­xit y de la elec­ción de Trump ¿su elec­ción su­po­ne un freno pa­ra los po­pu­lis­mos en Europa?

Des­con­fío del tér­mino po­pu­lis­mo, por­que tie­ne va­rios sig­ni­fi­ca­dos. Mu­chos, tan­to de iz­quier­da co­mo de de­re­cha, me han di­cho que era po­pu­lis­ta. Cuan­do los partidos es­tán can­sa­dos, se ex­tra­ñan de que po­da­mos ha­blar al pue­blo. Si eso es ser po­pu­lis­ta, no es al­go ma­lo. Yo no creo en la de­ma­go­gia, que con­sis­te en adu­lar a un pue­blo pa­ra de­cir­le lo que es­pe­ra oír, pa­ra ha­blar­le de sus te­mo­res. No ten­go la arro­gan­cia de pen­sar que mi elec­ción su­po­ne un freno. Mi elec­ción, co­mo la ma­yo­ría con­se­gui­da en la Asam­blea, no su­po­nen un freno: son un ini­cio exi­gen­te. El ini­cio de un re­na­ci­mien­to fran­cés, y es­pe­ro que eu­ro­peo. Un re­na­ci­mien­to que per­mi­ti­rá mo­di­fi­car los gran­des equi­li­brios na­cio­na­les, eu­ro­peos e in­ter­na­cio­na­les, en­con­trar una am­bi­ción, una ca­pa­ci­dad pa­ra mi­rar las co­sas de fren­te, pa­ra no uti­li­zar los te­mo­res, sino pa­ra con­ver­tir­los en ener­gía, por­que los te­mo­res exis­ten y, por tan­to, lo que di­vi­de a las so­cie­da­des si­gue exis­tien­do.

Si la lí­nea ro­ja so­bre el uso de ar­mas quí­mi­cas se fran­quea en Si­ria, ¿Fran­cia es­tá dis­pues­ta a gol­pear so­la? ¿Pue­de ha­cer­lo?

Sí. Cuan­do se fi­jan lí­neas ro­jas, si us­ted no sa­be ha­cer­las res­pe­tar, es que ha de­ci­di­do ser dé­bil. No es mi op­ción. Si ha re­sul­ta­do que se han uti­li­za­do ar­mas quí­mi­cas so­bre el te­rreno, y si sa­be­mos tra­zar su pro­ce­den­cia, en­ton­ces Fran­cia pro­ce­de­rá a ata­ques pa­ra des­truir los al­ma­ce­nes de ar­mas quí­mi­cas iden­ti­fi­ca­dos.

Pe­ro se ne­ce­si­ta una coope­ra­ción con otros paí­ses de la coa­li­ción.

Sí, pe­ro, ¿qué es lo que blo­queó las co­sas en 2013? Es­ta­dos Uni­dos fi­jó unas lí­neas ro­jas, pe­ro de­ci­dió no in­ter­ve­nir. ¿Qué es lo que ha de­bi­li­ta­do a Fran­cia? De­fi­nir po­lí­ti­ca­men­te una lí­nea ro­ja y no ex­traer con­se­cuen­cias. ¿Y qué li­be­ró, de re­pen­te, a Vla­di­mir Pu­tin en otros tea­tros de ope­ra­cio­nes? El he­cho de cons­tar que an­te él ha­bía gen­te con lí­neas ro­jas pe­ro que no las ha­cían res­pe­tar. Yo res­pe­to a Vla­di­mir Pu­tin. He te­ni­do con él un in­ter­cam­bio cons­truc­ti­vo. Te­ne­mos ver­da­de­ros de­sa­cuer­dos, so­bre Ucra­nia en par­ti­cu­lar, pe­ro él ha vis­to cuál es mi po­si­ción. Hoy te­ne­mos con Vla­dí­mir Pu­tin el te­ma de Ucra­nia. Y es­tá Si­ria. En es­te

CAM­BIO DE CI­CLO

“Cuan­do ob­ser­va­mos el mun­do hoy ve­mos el au­ge de de­mo­cra­cias no li­be­ra­les y de los ex­tre­mis­mos”.

PO­PU­LIS­MO

“Cuan­do los partidos es­tán can­sa­dos se ex­tra­ña de que po­da­mos ha­blar al pue­blo. Si eso es po­pu­lis­mo, no es ma­lo”.

PU­TIN

“Yo res­pe­to a

Vla­di­mir Pu­tin. Te­ne­mos de­sa­cuer­dos, pe­ro él ha vis­to cuál es mi po­si­ción”.

te­ma, mi con­vic­ción pro­fun­da es que se ne­ce­si­ta una ho­ja de ru­ta di­plo­má­ti­ca y po­lí­ti­ca. No se re­sol­ve­rá la cues­tión só­lo con un dis­po­si­ti­vo mi­li­tar. Es el error que co­lec­ti­va­men­te he­mos co­me­ti­do. El ver­da­de­ro ag­gio­na­men­to en es­te te­ma, es que yo no he de­cla­ra­do que la des­ti­tu­ción de Bas­her As­sad sea la con­di­ción pre­via de to­do. Por­que na­die me ha pre­sen­ta­do a su su­ce­sor le­gí­ti­mo. Mis lí­neas son cla­ras. Uno: la lu­cha ab­so­lu­ta con­tra los gru­pos te­rro­ris­tas. Dos: la es­ta­bi­li­dad de Si­ria, pues no quie­ro un Es­ta­do fa­lli­do. Con­mi­go, se aca­ba­rá una for­ma de neo­con­ser­va­du­ris­mo im­por­ta­do en Fran­cia des­de ha­ce 10 años.b

FO­TO: AFP

►► Em­ma­nuel Ma­cron y su es­po­sa Bri­git­te, ayer en París.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.