Un prín­ci­pe he­re­de­ro de 31 años en Ara­bia Sau­di­ta

►L● di­plo­ma­cia oc­ci­den­tal des­ta­ca la in­te­li­gen­cia de Moha­med bin Sal­man.

La Tercera - - Mundo - Ian G. Tim­ber­la­ke (AFP) Riad

El prín­ci­pe Moha­med bin Sal­man (31), se con­vir­tió ayer en el he­re­de­ro del trono sau­di­ta tras un as­cen­so ful­gu­ran­te y en ple­na cri­sis con el ve­cino Qa­tar. El de­cre­to de su nom­bra­mien­to sor­pren­dió a los sau­di­tas. Era el se­gun­do en la lí­nea su­ce­so­ria, y pe­se a ello su­ma­ba un po­der no­to­rio pa­ra un hom­bre jo­ven.

“Es bri­llan­te, muy in­te­li­gen­te, do­mi­na per­fec­ta­men­te los do­sie­res” y tie­ne gran in­fluen­cia so­bre su pa­dre, el Rey Sal­man (81), di­ce un di­plo­má­ti­co oc­ci­den­tal.

Des­de que fue nom­bra­do vi­ce­prín­ci­pe he­re­de­ro el 29 de abril de 2015, fue el ar­tí­fi­ce de la in­ter­ven­ción sau­di­ta en Ye­men e impulsor de un am­bi­cio­so pro­gra­ma de re­for­mas eco­nó­mi­cas de su país, prin­ci­pal ex­por­ta­dor de pe­tró­leo, pe­ro de­ma­sia­do de­pen­dien­te de es­te re­cur­so.

Es osa­do y lo de­mues­tra. Trans­gre­dió un ta­bú al pro­po­ner la ven­ta en bol­sa de me­nos del 5% del gi­gan­te pe­tro­le­ro Aram­co pa­ra do­tar­se de un fon­do so­be­rano de dos bi­llo­nes de dó­la­res , el más gran­de del mun­do.

Tra­ba­ja 16 ho­ras dia­rias y di­ce que su ma­dre lo edu­có es­tric­ta­men­te. En vir­tud de las nue­vas dis­po­si­cio­nes, el an­ti­guo prín­ci­pe he­re­de­ro, Moha­med bin Na­yef, que­da apar­ta­do y pier­de el Mi­nis­te­rio del In­te­rior en el que li­bró una ba­ta­lla sin cuar­tel con­tra gru­pos ex­tre­mis­tas.

El prín­ci­pe he­re­de­ro acu­mu­la los pues­tos de vi­ce­pri­mer mi­nis­tro, ti­tu­lar de De­fen­sa, ase­sor es­pe­cial del Rey y, so­bre to­do, lí­der del con­se­jo de asun­tos eco­nó­mi­cos y de desa­rro­llo, ór­gano que su­per­vi­sa la Sau­di Aram­co, la prin­ci­pal pro­duc­to­ra de pe­tró­leo del pla­ne­ta.

Ba­jo el rei­na­do de Sal­man, el país man­tie­ne una po­lí­ti­ca ex­te­rior ofen­si­va y una po­si­ción más vi­si­ble en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal, lle­gan­do a te­ner “ro­ces” con Was­hing­ton, su alia­do, por el pac­to nu­clear con Irán.

La cri­sis fron­tal con Qa­tar, al que acu­sa de apo­yar el “te­rro­ris­mo”, es un ejem­plo de es­ta nue­va po­lí­ti­ca.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.