Noche de al­cohol y ba­las

► Pa­vez ma­ne­ja ebrio, cho­ca un ta­xi, un se­má­fo­ro y se fu­ga. Es de­te­ni­do a ba­la­zos por Ca­ra­bi­ne­ros. ► “Es­toy des­trui­do”, di­ce el ju­ga­dor, que arries­ga cár­cel. El he­cho irri­ta a Pa­blo Gue­de, se­ña­lan en ByN.

La Tercera - - Deportes - C. Barrera y C. Por­ti­lla Es­te­ban Pa­vez Aní­bal Mo­sa

Es­te­ban Pa­vez arrui­nó la pre­sen­ta­ción ofi­cial de Val­di­via co­mo re­fuer­zo de Co­lo Co­lo. La ce­re­mo­nia más im­por­tan­te del día en el Mo­nu­men­tal ter­mi­nó pa­san­do a un se­gun­do plano por culpa del vo­lan­te, quien en la ma­dru­ga­da del jue­ves fue de­te­ni­do por ca­ra­bi­ne­ros en Ñu­ñoa, tras cho­car un ta­xi, un se­má­fo­ro y fu­gar­se. To­do, mien­tras con­du­cía en es­ta­do de ebrie­dad.

Fue una es­ce­na dig­na de una pe­lí­cu­la de Holly­wood, con persecución y ba­la­zos in­clui­dos. Se­gún el re­la­to de los po­li­cías, és­tos tu­vie­ron que dis­pa­rar­le al neu­má­ti­co pos­te­rior iz­quie­ro del vehícu­lo BMW gris que ma­ne­ja­ba Pa­vez pa­ra fre­nar su ver­ti­gi­no­so y pe­li­gro­so es­ca­pe.

“Al tra­tar de ser fiscalizado, el con­duc­tor se da a la fu­ga por di­fe­ren­tes zo­nas de la co­mu­na de Ñu­ñoa, sien­do al­can­za­do y de­te­ni­do”, di­jo el ma­yor de Ca­ra­bi­ne­ros, Víc­tor Ola­va­rría, de la 18ª Co­mi­sa­ría de esa co­mu­na.

Se­gún men­cio­nó el fun­cio­na­rio, las ar­mas de fue­go de­bie­ron ser uti­li­za­das pa­ra “evi­tar un ac­ci­den­te ma­yor”, ya que el fut­bo­lis­ta de 27 años “es­ta­ba per­dien­do el con­trol del mó­vil a al­ta ve­lo­ci­dad”. Fue de­te­ni­do en ave­ni­da Gre­cia. Tras­cen­dió que mar­có 1,37 gra­mos en el al­co­test. Arries­ga 61 días de pre­si­dio, mul­ta de cin­co a diez UTM y dos años sin li­cen­cia de con­du­cir.

Tras que­dar en li­ber­tad cer­ca de las 7.00, fue tras­la­da­do has­ta su ca­sa por Sergio Mo­ra­les, su re­pre­sen­tan­te. Aho­ra es­tá a la es­pe­ra de una ci­ta­ción. En los mo­men­tos pos­te­rio­res a su de­ten­ción, es­tu­vo acom­pa­ña­do por su agen­te; el je­fe de seguridad de Co­lo Co­lo, Luis Ur­zúa; y el di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes al­bo, Ge­rar­do Sán­chez.

Pe­se a los acon­te­ci­mien­tos, se pre­sen­tó a en­tre­nar a las 9 en Ma­cul. “No dur­mió, pa­só de lar­go”, re­ve­lan. Hi­zo tra­ba­jo de elon­ga­ción y ejer­ci­cios más sua­ves que los del res­to. Tam­bién tu­vo una char­la con Pa­blo Gue­de en el ca­ma­rín y con sus com­pa­ñe­ros. El he­cho ocu­rre jus­to cuan­do bus­ca de­jar el Cacique.

Lue­go de la pre­sen­ta­ción del Ma­go, se ex­cu­só. “Quie­ro pe­dir dis­cul­pas a mi fa­mi­lia, a la ins­ti­tu­ción y com­pa­ñe­ros. Es­toy des­trui­do. Quie­ro pe­dir­le dis­cul­pas al cuer­po téc­ni­co, a los hinchas, a mi fa­mi­lia; man­ché a la ins­ti­tu­ción. Ten­go mu­cha pe­na. Es­pe­ro dar vuelta la pá­gi­na. Quie­ro dar las gra­cias a los ca­ra­bi­ne­ros de la co­mi­sa­ría que se por­ta­ron muy bien con­mi­go”, ma­ni­fes­tó el vo­lan­te, vi­si­ble­men­te afec­ta­do, en una de­cla­ra­ción que no du­ró más de un mi­nu­to. No acep­tó pre­gun­tas.

El su­ce­so ca­yó pé­si­mo en el di­rec­to­rio de Blan­co y Ne­gro. El pre­si­den­te de la so­cie­dad anó­ni­ma, Aní­bal Mo­sa, lo de­jó cla­ro. “Es un he­cho la­men­ta­ble. Él co­me­tió un error muy gra­ve y así lo tie­ne asi­mi­la­do. Nos va­mos a re­unir con Gue­de pa­ra ver las me­di­das in­ter­nas que se to­ma­rán”, ad­vir­tió.

“No es pri­me­ra vez que nos en­te­ra­mos de que an­da ca­rre­tean­do has­ta tar­de. Pa­ra col­mo, es­ta vez es­ta­ba acom­pa­ña­do de uno de los agen­tes que quie­re ven­der­lo, Ni­co­lás La­rron­do, ade­más de Luis Ji­mé­nez y Ni­co­lás Ca­na­les. La sa­có ba­ra­ta, es­to pu­do ser mu­cho más gra­ve”, di­cen en Pe­dre­ros, don­de es­ti­man que com­pli­có su op­ción de par­tir.

El plan­tel no tie­ne prohi­bi­do be­ber al­cohol en sus ho­ras

“Dis­cul­pas al cuer­po téc­ni­co, hinchas, a mi fa­mi­lia; man­ché a la ins­ti­tu­ción. Es­toy des­trui­do”.

li­bres, ni tam­po­co tie­ne un ho­ra­rio obli­ga­to­rio de des­can­so que cum­plir, se­ña­lan en ByN. Res­pec­to a una san­ción, no pue­de ser mul­ta­do, ya que se tra­ta de un asun­to ex­tra­de­por­ti­vo, agre­gan.

Sin em­bar­go, un di­rec­tor abo­ga por un cas­ti­go ejem­plar. “No po­de­mos per­ma­ne­cer in­mu­ta­bles an­te es­to. Aquí ca­ben san­cio­nes eco­nó­mi­cas”, en­fa­ti­za. El asun­to se­rá tra­ta­do en el di­rec­to­rio del pró­xi­mo miér­co­les.

Lo que sí, aho­ra el prin­ci­pal pro­ble­ma pa­ra el vo­lan­te es de­por­ti­vo. Si bien no pue­de ser se­pa­ra­do del plan­tel (ayer en­tre­nó, de he­cho), en ByN ad­vier­ten que el DT es­tá fu­rio­so con el ac­tuar de su pu­pi­lo. “Gue­de es­tá hir­vien­do. De él de­pen­de­rá si lo ha­ce ju­gar o no es­te tor­neo. Es­to es gra­ve. El ju­ga­dor lle­gó en ma­las con­di­cio­nes a en­tre­nar y eso es inacep­ta­ble”, ad­vier­ten.

Son días ne­gros los que vi­ve Pa­vez, muy cues­tio­na­do el año pa­sa­do por re­cor­dar­le a Die­go Buo­na­not­te, ju­ga­dor de la UC, su ac­ci­den­te mor­tal en Ar­gen­ti­na.b

Vo­lan­te de Co­lo Co­lo

“Es la­men­ta­ble. Co­me­tió un error muy gra­ve y así lo tie­ne asi­mi­la­do. Va­mos a ver las me­di­das in­ter­nas”.

Pre­si­den­te Blan­co y Ne­gro

FO­TO: AGEN­CIA UNO

►► Es­te­ban Pa­vez se cu­bre la ca­ra mien­tras en­tre­na en el Mo­nu­men­tal, ayer, tras ser li­be­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.