Abor­to

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

En su fran­ja elec­to­ral, Beatriz Sán­chez na­rra la his­to­ria de su ines­pe­ra­do em­ba­ra­zo mien­tras es­tu­dia­ba pe­rio­dis­mo, afir­man­do que “con él me en­fren­té con lo que sig­ni­fi­ca ser mu­jer en Chi­le: la cri­mi­na­li­za­ción del abor­to”. An­tes, en una en­tre­vis­ta en sep­tiem­bre de 2016, ya ha­bía re­co­no­ci­do que “yo sí di al­gu­nos pa­sos pa­ra el abor­to, pe­ro no fun­cio­na­ron no más (…) tra­ta­mos con unas in­yec­cio­nes y no pa­só na­da”.

Ja­más me atre­ve­ría a es­pe­cu­lar acer­ca de las ra­zo­nes que tu­vo Sán­chez pa­ra in­ten­tar abor­tar a su hi­jo, que hoy tie­ne 27 años. An­tes bien, qui­sie­ra lla­mar la aten­ción so­bre el he­cho de que ella pu­do sa­lir ade­lan­te: “Yo no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra ser ma­má, me ayu­da­ron mu­cho mis ami­gas y Ara­ve­na. (…) Mis pa­dres me apo­ya­ron fi­nal­men­te y es­ta­ban en­can­ta­dos con es­te nie­to”.

La sor­pren­den­te reali­dad es que el 91,6% de las mu­je­res que abor­ta­ron re­co­no­cen ha­ber su­fri­do coer­ción ex­ter­na (E. Koch, 2014), lo que re­sul­ta cohe­ren­te con las ci­fras de la Fun­da­ción Chi­le Uni­do que mues­tran que el 85% de las mu­je­res que re­ci­ben acom­pa­ña­mien­to de­sis­ten de abor­tar.Así, el pro­ble­ma es la so­le­dad pa­ra la cual el abor­to no es la so­lu­ción.

El ac­tual de­ba­te pa­re­ce un diá­lo­go de sor­dos en­tre quie­nes de­fien­den a los ni­ños y quie­nes de­fien­den a la mu­jer. Un diá­lo­go se­rio y ho­nes­to nos de­bie­ra lle­var a la con­clu­sión que una po­lí­ti­ca efi­cien­te de acom­pa­ña­mien­to ter­mi­na por sal­var­los a los dos. Beatriz Sán­chez y su hi­jo son un vi­vo ejem­plo de ello. sis­ten­cia a es­tar se­pa­ra­do de las per­so­nas. Es un Pa­pa don­de lo di­vino y lo hu­mano se en­cuen­tran. Lo se­gun­do es su vo­ca­ción de diá­lo­go, don­de los más gra­ves pro­ble­mas hu­ma­nos no le son aje­nos. En­car­na una por­ción de la Igle­sia que quie­re en­trar en la his­to­ria, en el pro­ble­ma eco­ló­gi­co, los abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por con­sa­gra­dos o la si­tua­ción ecle­sial de los se­pa­ra­dos vuel­tos a ca­sar.

Pien­sa en el mar pa­ra Bo­li­via, re­for­ma el Ban­co Vaticano y en­ca­ra el sta­tu quo de la Cu­ria ro­ma­na.

Ha de­ci­di­do en­fren­tar una épo­ca de cam­bios rá­pi­dos, mo­di­fi­can­do a la Igle­sia pa­ra que ten­ga más sen­ti­do pa­ra la gen­te. Sus en­cí­cli­cas son com­pren­si­bles y fá­ci­les de leer y aho­ra no se ne­ce­si­ta ser experto.

Pa­re­ce no te­ner mie­do: les di­ce en la ca­ra a los nor­te­ame­ri­ca­nos que él es mi­gran­te igual que to­dos ellos, no teme ir a zo­nas de con­flic­to político o re­li­gio­so y tie­ne su co­ra­zón con los re­fu­gia­dos. Es un pa­pa que mi­ra la vi­da des­de el la­do de los po­bres, tie­ne cla­ra su crí­ti­ca a los ex­ce­sos de un mo­de­lo eco­nó­mi­co que se­gre­ga y va de­jan­do de­rro­ta­dos en el ca­mino, con una pers­pec­ti­va de los per­de­do­res y los da­ña­dos.

De su vi­si­ta es­pe­ra­mos que nos apor­te una pers­pec­ti­va más hu­ma­na a las ten­sio­nes que vi­vi­mos: no en vano va a Iqui­que pa­ra abor­dar la mi­gra­ción y a La Arau­ca­nía pa­ra abor­dar el con­flic­to ma­pu­che. La cla­ri­dad de sus pa­la­bras se­rá de ins­pi­ra­ción pa­ra ser un país re­con­ci­lia­do. Bien­ve­ni­do Fran­cis­co, her­mano y pas­tor. no fue­ron ca­pa­ces de apli­car en lo po­co más de tres años que lle­van de go­bierno, y pa­ra com­pro­bar con pe­na y ver­güen­za que Ba­che­let si­gue sin en­ten­der la reali­dad de la vio­len­cia que ha afec­ta­do a tan­tos en La Arau­ca­nía.

Ofre­cer com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo en mon­tos to­ta­les que no al­can­zan ni de cer­ca a re­sar­cir to­dos los da­ños su­fri­dos, y pa­ra los cua­les los afec­ta­dos de­ben pos­tu­lar a un pro­ce­so de se­lec­ción bu­ro­crá­ti­co que so­lo les per­mi­ti­rá se­guir em­pren­dien­do don­de mu­chos ya no pue­den ni quie­ren vi­vir, es de una ig­no­ran­cia y fal­ta de em­pa­tía de la pri­me­ra au­to­ri­dad del país que no so­lo asom­bra, si no que in­dig­na.

Eso pa­sa cuan­do las au­to­ri­da­des no ac­túan con real con­vic­ción, cuan­do pi­den per­do­nes va­cíos y sin real com­pro­mi­so, cuan­do ac­túan con dis­cur­sos in­ca­pa­ces de es­con­der que lo que real­men­te sien­ten y que es opues­to a lo que ma­ni­fies­tan.De lo po­co res­ca­ta­ble es que la Pre­si­den­ta ha re­co­no­ci­do la cul­pa­bi­li­dad del Es­ta­do en cuan­to a su fal­ta de ser­vi­cio ha­cia las víc­ti­mas.

No sé si lo re­co­no­ce de co­ra­zón o por­que no le que­da otra, pe­ro al fin lo ha­ce. uni­ver­si­dad es­ta­tal del país se es­fuer­ce por ha­cer vo­lar al país has­ta ob­je­ti­vos pro­pios de paí­ses desa­rro­lla­dos el go­bierno le pre­ten­de cor­tar las alas con una ley que afec­ta di­rec­ta­men­te su au­to­no­mía ins­ti­tu­cio­nal, eco­nó­mi­ca y aca­dé­mi­ca. sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior, mien­tras en los paí­ses desa­rro­lla­dos se ca­mi­na en la di­rec­ción opues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.