“Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón no apro­ve­chó de la me­jor ma­ne­ra el ser can­di­da­to pre­si­den­cial”

► Pe­se a las úl­ti­mas con­tro­ver­sias con el aban­de­ra­do pre­si­den­cial que re­nun­ció a las fi­las de Re­no­va­ción Na­cio­nal, el di­ri­gen­te des­car­ta un quie­bre de­fi­ni­ti­vo. ► Di­ce que el lo­gro de las pri­ma­rias has­ta aho­ra ha si­do ex­hi­bir una coa­li­ción que de­mues­tra go

La Tercera - - Política - Pau­la Va­len­zue­la To­le­ran­cia Ce­ro?

El pre­si­den­te de Re­no­va­ción Na­cio­nal, Cris­tián Monc­ke­berg, es­tá con­cen­tra­do en se­guir mo­vi­li­zan­do a su par­ti­do en la úl­ti­ma se­ma­na de cam­pa­ña de ca­ra a las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les de Chi­le Va­mos del pró­xi­mo do­min­go. Pre­fie­re no aven­tu­rar ci­fras de par­ti­ci­pa­ción ni por­cen­ta­jes de vo­ta­ción pa­ra ca­da can­di­da­to, sin em­bar­go, se­ña­la que el prin­ci­pal lo­gro que has­ta aho­ra ha te­ni­do la coa­li­ción es que ha de­mos­tra­do se­rie­dad y ca­pa­ci­dad de go­ber­na­bi­li­dad.

En es­ta en­tre­vis­ta, el dipu­tado se ha­ce car­go de las úl­ti­mas po­lé­mi­cas de Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, quien, ha­ce me­nos de un año, re­nun­ció a la co­lec­ti­vi­dad. El aho­ra se­na­dor in­de­pen­dien­te ha acu­sa­do a Monc­ke­berg de “no cumplir acuer­dos” y ser víc­ti­ma de su­pues­tas ope­ra­cio­nes del “pi­ñe­ris­mo”.

Es­ta se­ma­na con­ti­nuó la po­lé­mi­ca por las dos su­pues­tas bo­le­tas que Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón ha­bría ges­tio­na­do con el em­pre­sa­rio Juan Jo­sé Ga­na pa­ra trian­gu­lar re­cur­sos a su her­ma­na Xi­me­na, lue­go de que acu­sa­ra una “ope­ra­ción po­lí­ti­ca del pi­ñe­ris­mo”. ¿Có­mo ha vis­to esa si­tua­ción?

El pre­ten­de ins­ta­lar la te­sis de una ope­ra­ción po­lí­ti­ca que no tie­ne asi­de­ro y que se usa pa­ra des­viar la aten­ción. Es un ca­pí­tu­lo ce­rra­do y se cir­cuns­cri­be a una pre­gun­ta de una pe­rio­dis­ta a un can­di­da­to pre­si­den­cial de nues­tra coa­li­ción. No re­quie­re más aná­li­sis que eso.

La ban­ca­da de dipu­tados de su par­ti­do, en una de­cla­ra­ción pú­bli­ca, afir­mó que el se­na­dor Os­san­dón in­ten­ta “de­bi­li­tar a Chi­le Va­mos”.

La es­tra­te­gia con­fron­ta­cio­nal y de crí­ti­ca du­ra per­ju­di­ca a la coa­li­ción, por eso es bueno de­te­ner­se y pen­sar dos ve­ces an­tes de lle­var a ca­bo una es­tra­te­gia tan con­fron­ta­cio­nal. Eso va pa­ra to­dos los can­di­da­tos y no so­lo pre­si­den­cia­les, sino tam­bién pa­ra los can­di­da­tos al Par­la­men­to. Si hay al­go que he­mos lo­gra­do en es­tas pri­ma­rias es mos­trar go­ber­na­bi­li­dad, una coa­li­ción que sus­ten­ta un pro­yec­to político y no va­mos a de­jar que es­to se pi­so­tee por sa­car ven­ta­jas pa­ra las elec­cio­nes pri­ma­rias del pró­xi­mo do­min­go. Yo no lo voy a per­mi­tir. Te­ne­mos que cui­dar la coa­li­ción, pa­ra que el pro­yec­to no se ago­te en cua­tro años si es que lle­ga­mos a ser go­bierno.

¿Los mi­li­tan­tes de RN que apo­yan a Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón es­tán com­pro­me­ti­dos a res­pal­dar en no­viem­bre a quien re­sul­te ga­na­dor el pró­xi­mo do­min­go?

A mí no me ca­be la me­nor du­da de que el 2 de ju­lio va­mos a es­tar to­dos de­trás de una can­di­da­tu­ra úni­ca. Nun­ca he­mos pues­to en du­da el com­pro­mi­so de nues­tros mi­li­tan­tes, lo he ha­bla­do con ellos. Nues­tro par­ti­do tie­ne his­to­ria y ma­du­rez po­lí­ti­ca, no nos va­mos en­re­dar en pe­que­ñe­ces.

¿Pue­de des­car­tar pre­sio­nes des­de su di­rec­ti­va a los par­ti­da­rios del se­na­dor Os­san­dón?

Ese es uno de los tan­tos fue­gos ar­ti­fi­cia­les que se han lan­za­do en es­ta cam­pa­ña. Es­to va un po­qui­to más atrás, por­que RN su­frió mu­cho con las re­nun­cias y de­ser­cio­nes de mu­chos de nues­tros mi­li­tan­tes que ocu­pa­ron car­gos de elec­ción po­pu­lar. Quien va­ya en la lis­ta par­la­men­ta­ria de RN se de­be com­pro­me­ter con el par­ti­do, con su pro­yec­to político, con sus prin­ci­pios y que no nos pue­de de­jar bo­ta­dos a mi­tad de ca­mino. Es­to es pa­ra to­dos y no so­lo pa­ra los par­ti­da­rios de Os­san­dón.

¿El se­na­dor Os­san­dón acu­sa que us­ted des­co­no­ció acuer­dos que lo lle­va­ron a de­ci­dir par­ti­ci­par en la pri­ma­ria?

El pri­mer com­pro­mi­so era vol­ver a ser go­bierno con una coa­li­ción só­li­da, eso lo se­ña­lé ha­ce tres años. Uno de los re­qui­si­tos pa­ra eso es que tu­vié­ra­mos pri­ma­rias pre­si­den­cia­les. Así par­tió Chi­le Va­mos. Re­cor­de­mos que el se­na­dor Os­san­dón nun­ca cre­yó que íba­mos a te­ner pri­ma­rias y por eso re­nun­ció a RN. Y ahí es­tán las pri­ma­rias. Lue­go, nun­ca cre­yó que iba a ha­ber de­ba­tes, y ahí es­tán los de­ba­tes. Efec­ti­va­men­te, una al­ter­na­ti­va era que RN tu­vie­ra dos can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pe­ro él se fa­rreó la po­si­bi­li­dad de ser can­di­da­to pre­si­den­cial. El con­se­jo ge­ne­ral se pro­nun­ció en un vo­to se­cre­to y la op­ción de Se­bas­tián Pi­ñe­ra ga­nó 80/20, y yo no soy “Man­dra­ke el ma­go”, soy el pre­si­den­te de RN y no pue­do im­po­ner can­di­da­tu­ras.

¿Por qué no fue via­ble la op­ción de dos can­di­da­tu­ras?

El par­ti­do per­fec­ta­men­te po­dría ha­ber te­ni­do dos can­di­da­tu­ras o una so­la, co­mo la tu­vo. Sus di­ri­gen­tes re­sol­vie­ron apo­yar a Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Aquí na­die de­jó de cumplir com­pro­mi­sos. Ca­da can­di­da­to des­ple­gó sus op­cio­nes y las dio a co­no­cer a los di­ri­gen­tes, con­ver­só con ca­da uno de ellos. A mí me ale­gra mu­cho que eso ha­ya ocu­rri­do y la op­ción de Se­bas­tián Pi­ñe­ra triun­fó por so­bre la de Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, y co­mo mi com­pro­mi­so era te­ner pri­ma­rias pa­ra lle­gar a ser go­bierno, idea­mos una fór­mu­la dis­tin­ta. Y esa era que el se­na­dor Os­san­dón fue­ra invitado a par­ti­ci­par en las pri­ma­rias y él acep­tó esa in­vi­ta­ción. Y co­mo con­se­cuen­cia, no­so­tros, des­de Re­no­va­ción Na­cio­nal, per­mi­ti­ría­mos que los mi­li­tan­tes del par­ti­do que tra­ba­ja­ran por él no se­rían san­cio­na­dos. Fue una bue­na fór­mu­la y he­mos cum­pli­do a ca­ba­li­dad, lo de­más es mú­si­ca.

El se­na­dor in­sis­te en que se in­cum­plie­ron com­pro­mi­sos. ¿Cree que re­sien­te esa fal­ta de apo­yo?

Si al­guien re­sien­te no te­ner el apo­yo de RN es por­que lo per­dió, no se ga­nó la con­fian­za, y eso no es res­pon­sa­bi­li­dad mía ni de RN, es res­pon­sa­bi­li­dad de quien per­dió la con­fian­za del par­ti­do.

¿Se­bas­tián Pi­ñe­ra in­flu­yó en su de­ci­sión? ¿Hu­bo ame­na­zas? El se­na­dor di­jo en el úl­ti­mo de­ba­te que “la in­for­ma­ción que me en­tre­gó a mí el pre­si­den­te de RN es que (los com­pro­mi­sos) no los po­día cumplir, por­que us­ted no los ha­bía acep­ta­do”.

Es­to pa­re­ce una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción y la ima­gi­na­ción no tie­ne lí­mi­tes. Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón ha­bló con los di­ri­gen­tes, Se­bas­tián Pi­ñe­ra tam­bién, que es lo que co­rres­pon­de en cual­quier par­ti­do ci­vi­li­za­do. Pe­ro de ahí a de­cir que hu­bo ame­na­zas, lo des­car­to to­tal­men­te. Es una men­ti­ra del por­te de una ca­te­dral.

¿Qué le pa­re­ció el desem­pe­ño de Os­san­dón en

Es evi­den­te y él mis­mo lo re­co­no­ció: tu­vo una ma­la en­tre­vis­ta. Quien asu­me un desafío pre­si­den­cial tie­ne que pre­pa­rar­se de muy bue­na ma­ne­ra y yo es­pe­ro, por el bien de Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, de su can­di­da­tu­ra y de su pro­yec­to político a fu­tu­ro, que co­rri­ja ese ti­po de ac­cio­nes. No hay mu­cho más que co­men­tar so­bre eso.

“Si hay al­go que he­mos lo­gra­do en es­tas pri­ma­rias es mos­trar go­ber­na­bi­li­dad, una coa­li­ción que sus­ten­ta un pro­yec­to. No va­mos a de­jar que es­to se pi­so­tee”.

“Lo prin­ci­pal, una vez de­rro­ta­do, es su­mar­se a la can­di­da­tu­ra ga­na­do­ra. No se re­quie­re de ne­go­cia­cio­nes es­pe­cia­les ni de reunio­nes par­ti­cu­la­res”.

“Que­da tan po­co pa­ra que se pro­duz­can las pri­ma­rias, que lo me­jor es es­pe­rar a que la gen­te se pro­nun­cie y que lue­go ca­da uno sa­que sus con­clu­sio­nes”.

De ha­ber si­do to­da­vía mi­li­tan­te de RN, el par­ti­do hu­bie­se te­ni­do que asu­mir ese cos­to, res­pon­dien­do a los cues­tio­na­mien­tos que re­ci­bió Os­san­dón en me­dios de co­mu­ni­ca­ción y re­des so­cia­les.

Es evi­den­te que un par­ti­do se de­be ha­cer car­go no so­lo de sus ac­cio­nes, sino de los can­di­da­tos a los cua­les apo­ya. Afor­tu­na­da­men­te, eso no ocu­rrió.

En el ca­so de que Pi­ñe­ra se im­pon­ga en las pri­ma­rias y el se­na­dor Os­san­dón, el 3 de ju­lio, le exi­ja al ex man­da­ta­rio una se­rie de com­pro­mi­sos pa­ra en­tre­gar­le su apo­yo, ¿in­ter­ven­dría en esa “ne­go­cia­ción”?

Así co­mo se nos pi­de cumplir com­pro­mi­sos, lo prin­ci­pal, una vez de­rro­ta­do, es su­mar­se a la can­di­da­tu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.