“Es po­si­ble que ha­ya un pro­nun­cia­mien­to so­bre el te­ma del mar”

La Tercera - - Mundo - Fer­nan­do Fuen­tes

Una vez que se co­no­ció el itinerario de la nue­va gi­ra del Pa­pa Fran­cis­co a Su­da­mé­ri­ca, va­rios ana­lis­tas ar­gen­ti­nos coin­ci­die­ron en de­cir que no ha­bía ex­pec­ta­ti­va de que vi­si­ta­ra su país na­tal en 2018. ¿Lo cree así?

Mi­ni­mi­zar el te­ma del via­je del Pa­pa só­lo a un as­pec­to político es re­du­cir lo que es un via­je apos­tó­li­co.

“Va a ofre­cer, co­mo sue­le ha­cer, to­da su pre­dis­po­si­ción pa­ra re­sol­ver es­te con­flic­to (ma­pu­che)”.

Yo no com­par­to ese aná­li­sis, por­que la agen­da del Pa­pa en 2018 es­tá en desa­rro­llo y él en nin­gún mo­men­to con­fir­mó lo con­tra­rio res­pec­to a Ar­gen­ti­na, en nin­gún mo­men­to di­jo que en 2018 no va a vi­si­tar Ar­gen­ti­na. De he­cho, el 16 de ma­yo (la ti­tu­lar de Ma­dres de Pla­za de Ma­yo) He­be de Bo­na­fi­ni re­ci­bió una car­ta del Pa­pa Fran­cis­co don­de ella le di­ce que es­tá com­pun­gi­da por­que no vie­ne al país. Y cuan­do él le con­tes­ta le di­ce jus­ta­men­te que to­da­vía no hay na­da de­ci­di­do so­bre su via­je a Ar­gen­ti­na. Eso, pa­ra mi, de­ja abier­ta la puer­ta (pa­ra una vi­si­ta en 2018). Es cier­to que la agen­da del año que vie­ne es bas­tan­te com­ple­ja, pe­ro tam­bién es cier­to que el Pa­pa es un hom­bre que jue­ga con el fac­tor sor­pre­sa. Yo creo que (de via­jar) lo va a anun­ciar con mu­cha me­nos an­ti­ci­pa­ción, so­bre to­do tra­tán­do­se de Ar­gen­ti­na, que se es­pe­cu­la con el uso de su ima­gen, el uso político de su vi­si­ta.

¿Con­si­de­ra que ese uso político del que us­ted ha­bla ha pe­sa­do en la de­ci­sión del Pa­pa de pos­ter­gar su vi­si­ta a Ar­gen­ti­na?

Has­ta no ha­ce mu­chos me­ses, he­mos vis­to un des­fi­le in­ce­san­te de ar­gen­ti­nos en Ro­ma, en la Pla­za San Pe­dro, sa­cán­do­se fo­tos. Des­de re­fe­ren­tes po­lí­ti­cos, so­cia­les, sin­di­ca­les, fun­cio­na­rios, de­trac­to­res, de to­do. El le ha pues­to freno a eso de es­tar con el Pa­pa, sa­car­se la fo­to con él. Pe­ro tam­bién él es­tá visitando paí­ses que real­men­te es­tán ne­ce­si­tan­do o a los cua­les quie­re lle­var su pa­la­bra de pa­dre y de pas­tor. En Ar­gen­ti­na lo tu­vi­mos has­ta 2013, fue nues­tro obis­po y nues­tro car­de­nal, aun­que no fue va­lo­ra­do. No fue pro­fe­ta en su tie­rra.

¿Qué pa­ra­le­los ha­ce de la vi­si­ta de Juan Pa­blo II a Chi­le en 1987 y la del Pa­pa Fran­cis­co en 2018?

Una coin­ci­den­cia es lle­var un men­sa­je de paz y de en­cuen­tro, no por­que el país se en­cuen­tre en una si­tua­ción de des­en­cuen­tro. Mos­trar que la Igle­sia es­tá con los que más su­fren y con los que más lo ne­ce­si­tan. Es­tar con lo mi­gran­tes, con los po­bres, los in­dí­ge­nas. Creo que hay que es­tar aten­to a los ges­tos que va a te­ner de vi­si­tar un hos­pi­tal, una cár­cel. Va a ir a en­con­trar­se con las per­so­nas, con las his­to­rias de­trás de esos ros­tros. Ade­más de vol­ver, por­que en su ju­ven­tud ya es­tu­vo en Chi­le. Vuel­ve a un país que co­no­ce.

¿Qué se pue­de es­pe­rar del men­sa­je del Pa­pa res­pec­to al con­flic­to ma­pu­che?

Res­pe­tan­do la po­lí­ti­ca in­ter­na y sin ha­cer un jui­cio de va­lor so­bre lo que se es­tá tra­ba­jan­do en es­te mo­men­to, se­gu­ra­men­te va a lla­mar a con­ti­nuar el diá­lo­go, a res­pe­tar a los pue­blos ori­gi­na­rios. El va a se­guir ha­cien­do hin­ca­pié en la me­dia­ción de la Igle­sia. Va a ofre­cer, co­mo sue­le ha­cer él, to­da su pre­dis­po­si­ción pa­ra re­sol­ver es­te con­flic­to.

¿Y cree que el Pa­pa pue­de pro­nun­ciar­se so­bre el te­ma de la de­man­da ma­rí­ti­ma de Bo­li­via?

Es po­si­ble que ha­ya un pro­nun­cia­mien­to en Chi­le, así co­mo lo hi­zo en Bo­li­via (en 2015). Y co­mo un pro­nun­cia­mien­to a re­sol­ver es­tas cues­tio­nes en un mar­co de diá­lo­go.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.