“Aus­tra­lia se ins­pi­ra en Guar­dio­la”

► Mi­guel Án­gel Co­ro­na, ex fut­bo­lis­ta de Real Madrid, Za­ra­go­za y Almería, ju­gó en el Bris­ba­ne aus­tra­liano y nie­ga que el rival de Chi­le “no sea una se­lec­ción de ni­vel”.

La Tercera - - Deportes - Al­fre­do Va­ro­na

Ju­gó en el Bris­ba­ne la tem­po­ra­da 2015-16 y la idea de Mi­guel Án­gel Co­ro­na (Ta­la­ve­ra, 1981),ex vo­lan­te del Real Madrid, Za­ra­go­za o Almería, era la de se­guir en Aus­tra­lia. “Pe­ro el año pa­sa­do me lla­mó mi ami­go Fer­nan­do So­riano cuan­do le nom­bra­ron en­tre­na­dor del Almería pa­ra de­cir­me que me ne­ce­si­ta­ba y me re­sul­tó im­po­si­ble de­cir que no”. Y le do­lió mar­char­se: “No sé si al­gu­na vez co­no­ce­ré un lu­gar me­jor que ése”.

Co­ro­na vi­vió al nor­te, en Bris­ba­ne, la ter­ce­ra ciu­dad de Aus­tra­lia: “Cí­vi­ca­men­te es­tán por de­lan­te del res­to del mun­do. Allí no ves a un ci­clis­ta sin cas­co, no ves un co­che en do­ble fi­la o subido a la ace­ra. Te das cuen­ta de que nun­ca es tar­de pa­ra apren­der va­lo­res y que en el día a día se pue­den apli­car más de lo que real­men­te uno es­tá acos­tum­bra­do. Aque­llo es otro mun­do”.

Tam­bién en el fút­bol: “Allí los fut­bo­lis­tas no son ni re­co­no­ci­dos por la ca­lle. To­do lo que en­cuen­tras al­re­de­dor del fút­bol en Aus­tra­lia es dis­tin­to: la sen­ci­llez, la nor­ma­li­dad al en­trar a un ves­tua­rio. Allí, sin fal­tar el res­pe­to a na­die, no se ha­bla de dio­ses, sino de per­so­nas y, a lo su­mo, son dos o tres por equi­po los que tie­nen po­pu­la­ri­dad pa­ra ro­dar un spot pu­bli­ci­ta­rio y los que pue­den co­brar un po­co más de di­ne­ro”.

Chi­le ju­ga­rá hoy fren­te a una se­lec­ción de una ideo­lo­gía muy pe­ga­da a la tie­rra. “El 85% de los suel­dos son de lo más nor­mal”. Pe­ro eso, a jui­cio de Co­ro­na, no sig­ni­fi­ca que Aus­tra­lia sea un mal equi­po. “No es­toy pa­ra na­da de acuer­do de que no ten­ga ni­vel. Aus­tra­lia es el cam­peón de Asia, don­de hay se­lec­cio­nes de la ca­te­go­ría de Ja­pón, Co­rea, Chi­na…., que ca­si siem­pre es­tán en los mun­dia­les. Y eso no es ca­sua­li­dad, sino el re­sul­ta­do de un buen tra­ba­jo y de ese gen bri­tá­ni­co que tie­nen ellos apli­ca­do a un país, don­de la Fe­de­ra­ción ha sa­bi­do de­te­ner­se pa­ra ver las co­sas con cal­ma, via­jar pa­ra en­con­trar su sis­te­ma de jue­go. De he­cho, si se ve la se­lec­ción, es un equi­po que se ins­pi­ra mu­cho en lo que pro­pu­so el Ba­rça de Guar­dio­la o la se­lec­ción es­pa­ño­la de Del Bos­que que ga­nó el Mun­dial de Su­dá­fri­ca”.

Sí es cier­to que hay lí­mi­tes. “Por­que ahí no hay fút­bol de ca­lle. En cual­quier par­te en­cuen­tras un ba­lón de rugby pe­ro no de fút­bol, y es di­fí­cil mo­di­fi­car esa con­duc­ta. No es al­go que se ha­ga de la no­che a la ma­ña­na, por­que esa po­bla­ción tie­ne el rugby ta­tua­do en la piel. Y, aun­que se es­tá tra­tan­do de con­cien­ciar a los cha­va­les de que el fút­bol es me­nos agre­si­vo, lle­va­rá su tiem­po”, ex­pli­ca Co­ro­na, que se aca­ba de re­ti­rar es­te año del fút­bol pa­ra pa­sar a for­mar par­te del equi­po téc­ni­co del Almería.b

FO­TO: AFP

►► Aus­tra­lia, en su en­tre­na­mien­to de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.