PAG. 51

La Tercera - - Sociedad -

Los re­cuer­dos va­rían se­gún el gra­do de cer­ca­nía que ca­da uno al­can­zó con Ono en la me­sa. Me­lla­do, por ejem­plo, no se lle­vó una gran im­pre­sión: “Fue muy sim­pá­ti­co to­do; mu­cha gen­te to­mó más de la cuen­ta y ha­cía un ca­lor ho­rri­ble. Na­die ha­bló de nin­gún te­ma re­le­van­te. Lle­gó Yo­ko Ono, muy ama­ble­men­te sa­lu­dó a to­do el mun­do y se sen­tó a la ca­be­ce­ra de la me­sa y se pu­so a con­ver­sar con la gen­te que es­ta­ba cer­ca de ella”, di­ce. Uno de ellos fue Jor­ge Cou­lon, ac­tual di­rec­tor del Par­que Cul­tu­ral Val­pa­raí­so: “Ha­bía mu­chos mú­si­cos li­ga­dos a la SCD y a mí me to­có sen­ta­me a su la­do, así que con­ver­sa­mos har­to. Es­ta­ba muy preo­cu­pa­da de los te­mas me­dioam­bien­ta­les, y yo le con­té de la lu­cha que dá­ba­mos en Val­pa­raí­so pa­ra sal­var­la de las in­mo­bi­lia­rias; ella se mos­tró muy in­tere­sa­da en co­no­cer la ciu­dad”, re­cuer­da el mú­si­co.

Pe­ro quie­nes más sa­ca­ron pro­ve­cho de la vi­si­ta fue­ron la fa­lle­ci­da ga­le­ris­ta Car­men Waugh, quien es­ta­ba a car­go del Mu­seo de la So­li­da­ri­dad Sal­va­dor Allen­de (MSSA), y Fran­cis­co Brug­no­li, re­cién nom­bra­do di­rec­tor del Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo. Am­bos lo­gra­ron ama­rrar una ex­po­si­ción do­ble con ella, En Tran­ce y Ex It, la mis­ma que se es­ta­ba pre­sen­tan­do en Bue­nos Ai­res y que al año si­guien­te ate­rri­za­ría en San­tia­go.

“Al prin­ci­pio la idea era que se ex­hi­bie­ra en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes, el MAC no fi­gu­ra­ba pa­ra na­da”, re­cuer­da Brug­no­li. “Pe­ro me sen­té muy cer­ca de ella en ese al­muer­zo y le con­té del mu­seo que en ese mo­men­to es­ta­ba ca­si en rui­nas, por­que no se ha­bía ter­mi­na­do de re­mo­de­lar del to­do des­pués del te­rre­mo­to del 85. Ella me mi­ró y me di­jo: ‘Me gus­ta­ría pa­sar a ver­lo aho­ra’. Te ima­gi­nas, yo ba­jé del ce­rro co­rrien­do al mu­seo pa­ra arre­glar to­do. Unas ho­ras des­pués ella lle­gó, ca­mi­nan­do des­de el Par­que Fo­res­tal, en­tró al hall, se de­tu­vo lar­go ra­to y di­jo ‘Quie­ro ha­cer mi mues­tra aquí’. Yo que­dé es­tu­pe­fac­to”, re­cuer­da el di­rec­tor del MAC.

Ataú­des y de­seos

Me­nos de un año des­pués de esa pri­me­ra vi­si­ta, en sep­tiem­bre de 1999, el MAC y el MSSA se alis­ta­ban pa­ra re­ci­bir las ins­ta­la­cio­nes En Tran­ce y Ex It de Yo­ko Ono. Aun­que ve­nían de Ar­gen­ti­na, las ex­po­si­cio­nes ha­bían si­do crea­das es­pe­cial­men­te pa­ra ser ex­hi­bi­das en Alicante y Va­len­cia, es­ta­ba fi­nan­cia­das por la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na y cu­ra­das por el es­pa­ñol Pa­blo Ri­co.

En el MAC se des­ple­ga­ría En Tran­ce, con sie­te obras, y en el MSSA, Ex It, ins­ta­la­ción de 100 ataú­des de ma­de­ra con un ár­bol de ca­ne­lo so­bre­sa­lien­do de ca­da uno. “La obra vino tal cual en bar­co des­de Mon­te­vi­deo, don­de es­tu­vo an­tes”, re­cuer­da Ca­ro­li­na He­rre­ra, en ese en­ton­ces asis­ten­te de Car­men Waugh, di­rec­to­ra del MSSA. “En ese en­ton­ces el mu­seo es­ta­ba en ca­lle He­rre­ra y la ins­ta­la­mos en el se­gun­do pi­so, don­de es­ta­ba la ca­pi­lla de la ca­so­na, un lu­gar pre­cio­so”, agre­ga. A car­go de la pro­duc­ción es­ta­ba ade­más la hi­ja de Waugh, Ma­ría Jo­sé Fon­te­ci­lla, hoy agre­ga­da cul­tu­ral de Chi­le en Bue­nos Ai­res. “Sim­bó­li­ca­men­te y por es­tar en es­te mu­seo, la obra se nos car­ga­ba mu­cho de la his­to­ria po­lí­ti­ca, ver esos ataú­des allí era im­pac­tan­te”, agre­ga He­rre­ra.

En el ca­so de En Tran­ce, la pro­duc­ción com­ple­ta es­tu­vo a car­go del MAC: se cons­tru­yó ca­da pie­za e in­clu­so se con­si­guió un ár­bol de peu­mo pa­ra ela­bo­rar la obra Ar­bol de los de­seos, que tie­ne una nue­va ver­sión en el CA660. La pro­duc­to­ra era en­ton­ces Ma­ría Ele­na del Va­lle, quien hoy desem­pe­ña esa fun­ción en el Cen­tro Cul­tu­ral La Mo­ne­da. “Des­de Es­pa­ña nos man­da­ron los pla­nos de có­mo se de­bían ar­mar to­das las pie­zas, fue un tra­ba­jo du­ro y sú­per ri­gu­ro­so. Lo más di­fí­cil fue en­con­trar es­te ár­bol gran­de, que fue una de sus pie­zas más em­ble­má­ti­cas; lue­go de la ex­po­si­ción lo plan­ta­mos en el Par­que Fo­res­tal”, re­cuer­da hoy la pro­duc­to­ra.

Al igual que en­ton­ces, aho­ra se es­pe­ra que Ar­bol de los de­seos sea una de las pie­zas más exi­to­sas en­tre la au­dien­cia, quie­nes de­be­rán es­cri­bir sus pe­ti­cio­nes en un pa­pe­li­to y lue­go col­gar­lo de una de las ra­mas. En ese en­ton­ces fue tam­bién una ca­tar­sis: “Re­con­ci­lia­ción pa­ra Chi­le”, es­cri­bió Ri­car­do La­gos, mien­tras que en­tre los men­sa­jes del pú­bli­co hu­bo de­seos de to­do ti­po: “Co­lo Co­lo cam­peón 1999”; “De­seo ir a la uni­ver­si­dad”; o “Que al­guien me quie­ra”.

Yo­ko Ono arri­bó a Chi­le unos días an­tes de la inau­gu­ra­ción, y a di­fe­ren­cia de la pri­me­ra vez se en­fo­có en el tra­ba­jo. Re­vi­só to­dos los de­ta­lles de la mues­tra y es­cri­bió de pu­ño y le­tra en las mu­ra­llas del MAC. “Era una per­so­na muy si­len­cio­sa, to­tal­men­te orien­tal, se mo­vía con mu­cha de­li­ca­de­za y ha­bla­ba con muy po­ca gen­te, era más bien

FO­TO: RI­CAR­DO PE­REI­RA VIALE/AR­CHI­VO MSSA.

►► La ins­ta­la­ción de Yo­ko Ono en el Mu­seo de la So­li­da­ri­dad en ca­lle He­rre­ra, 1999.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.