Pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

Ac­tual­men­te se dis­cu­te en el Con­gre­so una im­por­tan­te mo­di­fi­ca­ción a la ley so­bre tra­ta­mien­to de da­tos per­so­na­les. Es­ta ley, que po­dría­mos ca­li­fi­car de “pre In­ter­net”, no ha te­ni­do una apli­ca­ción prác­ti­ca real en el ám­bi­to ju­di­cial y es de­fi­ci­ta­ria en el ám­bi­to del tra­ta­mien­to de da­tos per­so­na­les se­gún los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. En par­ti­cu­lar, aque­llos que im­po­ne el Acuer­do de Com­ple­men­ta­ción Eco­nó­mi­ca con la Unión Eu­ro­pea.

Den­tro de es­te pro­yec­to se dis­cu­te qué ór­gano de­be fis­ca­li­zar el cum­pli­mien­to de la nue­va ley. Por un la­do, es­ta­mos quie­nes cree­mos en un or­ga­nis­mo au­tó­no­mo es­pe­cia­li­za­do en da­tos per­so­na­les y otros que quie­ren, con gran apo­yo po­lí­ti­co eco­nó­mi­co, en­tre­gar es­ta fun­ción al Con­se­jo pa­ra la Trans­pa­ren­cia. Es­ti­mo que és­te es un error. El Con­se­jo de­be­ría cum­plir me­jor su rol fis­ca­li­zan­do la en­tre­ga de in­for­ma­ción pú­bli­ca con­tex­tua­li­za­da al ciu­da­dano re­qui­ren­te, y no co­mo un me­ro da­to bru­to.

Con es­to quie­ro de­cir que la in­for­ma­ción par­cia­li­za­da que en­tre­gan los or­ga­nis­mos pú­bli­cos de­be­ría es­tar so­me­ti­da a un es­tán­dar fi­ja­do y fis­ca­li­za­do por el Con­se­jo, co­sa que hoy no ha­ce. Al ciu­da­dano, que de­be to­mar de­ci­sio­nes en ba­se a esa in­for­ma­ción pú­bli­ca, no le es su­fi­cien­te el da­to sin con­tex­to. Ese da­to con­tex­tua­li­za­do se lo­gra me­dian­te la en­tre­ga de, po­dría­mos de­cir, los “có­di­gos fuen­te” de la da­ta que de­be dar el ór­gano pú­bli­co se­gún un es­tán­dar fis­ca­li­za­do por el Con­se­jo, hoy inexis­ten­te. ¿Pa­ra qué se quie­re me­ter el Con­se­jo en los da­tos per­so­na­les si hoy ni si­quie­ra cum­ple, en for­ma com­ple­ta, su rol esen­cial? una en­fer­me­dad he­pá­ti­ca au­to­li­mi­ta­da y le­ve en la ma­yo­ría de los ca­sos, es una cau­sa de pér­di­da la­bo­ral y pue­de te­ner for­mas pro­lon­ga­das y ful­mi­nan­tes que in­clu­so pue­den re­que­rir de un tras­plan­te he­pá­ti­co.

En un diag­nós­ti­co equi­vo­ca­do, las au­to­ri­da­des de sa­lud en los úl­ti­mos años pen­sa­ron que con me­jo­rar las con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad y edu­ca­ción de la po­bla­ción se po­dría erra­di­car es­ta in­fec­ción.

En 2005 se in­clu­yó en el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Va­cu­na­ción en los re­cién na­ci­dos a la He­pa­ti­tis B, en­fer­me­dad de ba­ja pre­va­len­cia en Chi­le y de muy ba­ja po­si­bi­li­dad de con­ta­gio en ese gru­po eta­rio. Ya en esa épo­ca, la co­mu­ni­dad mé­di­ca ar­gu­men­tó que la va­cu­na ini­cial­men­te a con­si­de­rar en es­te pro­gra­ma era pre­ci­sa­men­te con­tra la He­pa­ti­tis A (a la cual sí es­tán ex­pues­tos los ni­ños pe­que­ños des­de su na­ci­mien­to) y pos­te­rior­men­te in­cluir a la He­pa­ti­tis B.

Con los ac­tua­les cam­bios de há­bi­tos de ali­men­ta­ción de la po­bla­ción, co­rrien­tes mi­gra­to­rias y con­duc­tas de ries­go, en­tre otros fac­to­res, era es­pe­ra­ble que la He­pa­ti­tis A vol­vie­ra a es­tar pre­sen­te afec­tan­do in­clu­so a per­so­nas de ma­yor edad, los que ade­más pue­den te­ner for­mas más se­ve­ras.

Creo que ha lle­ga­do el mo­men­to que las au­to­ri­da­des res­pec­ti­vas in­clu­yan al más bre­ve pla­zo la va­cu­na con­tra la He­pa­ti­tis A en el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Va­cu­na­ción (obli­ga­to­rio y gra­tui­to), pa­ra ase­gu­rar la ade­cua­da co­ber­tu­ra y lo­grar la eli­mi­na­ción de­fi­ni­ti­va de es­ta en­fer­me­dad en to­do Chi­le.

Ja­vier Brahm

Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­dad de Chi­le Ex­pre­si­den­te So­cie­dad Chi­le­na de Gas­troen­te­ro­lo­gía

@se­bas­tian­pi­ne­ra:

“Pre­si­den­te Mo­ra­les: los 9 fun­cio­na­rios bo­li­via­nos fue­ron de­te­ni­dos por vio­lar la ley chi­le­na. Me­jor que se ca­lle,de­je de men­tir y cum­pla Tra­ta­do de 1904”. Se­bas­tián Pi­ñe­ra

@sur­zua_­chi­le:

“Con to­das sus le­tras: ba­ja de Chi­le en cla­si­fi­ca­ción de ries­go se­ría peor re­sul­ta­do eco­nó­mi­co de cual­quier ad­mi­nis­tra­ción en de­mo­cra­cia”. Ser­gio Ur­zúa

@RBer­goein­gV:

“Car­gar a lo ex­terno la ma­yor des­ace­le­ra­ción en 3 dé­ca­das es hu­mi­llan­te. El éxi­to o fra­ca­so eco­nó­mi­cos re­sul­tan del mé­ri­to o cul­pa pro­pios”. Raphael Ber­goeing

@js­chaul­sohn:

“Ga­rre­tón lo po­ne cla­ri­to. Hay que es­co­ger en­tre la dis­ci­pli­na (par­ti­dis­ta) y la res­pon­sa­bi­li­dad”. Jor­ge Schaul­sohn B.

@ig­na­cio­wal­ker:

“Ver­güen­za y bo­chorno el desen­la­ce (la na­da mis­ma) de Asam­blea de la OEA so­bre dic­ta­du­ra de Ni­co­lás Ma­du­ro, so­lo Luis Al­ma­gro se sal­va”. Ig­na­cio Walker

@is­rael­zip­per:

“¿Cuán­to in­flui­rá en la fal­ta de des­pe­gue de Goic la ob­via in­con­se­cuen­cia de apa­re­cer hoy co­mo crí­ti­ca cuan­do has­ta ha­ce po­co era go­bier­nis­ta?”. Ri­car­do Israel

@JMVi­van­coHRW:

“Al­ma­gro es­tá dis­pues­to a de­jar su car­go por los DDHH en Ve­ne­zue­la. Ma­du­ro es­tá dis­pues­to a su­pri­mir los DDHH en Ve­ne­zue­la pa­ra afe­rrar­se a su car­go”. Jo­sé Mi­guel Vi­van­co

@jo­sean­to­nio­kast:

“Qué bien que Ca­ra­bi­ne­ros ten­ga más fa­cul­ta­des, el con­trol de iden­ti­dad es una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta de pre­ven­ción”. Jo­sé An­to­nio Kast

@mm­la­goscc:

“Es com­ple­ta­men­te fal­so que Ca­ro­li­na Goic ten­ga 2% en las en­cues­tas, eso es una men­ti­ra gi­gan­te”. Mar­ta La­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.