“Fal­tó es­pa­cio pa­ra re­fle­xio­nar mu­chos as­pec­tos de la Ley de In­clu­sión”

Su­pe­rior pro­vin­cial de la Con­gre­ga­ción Sa­le­sia­na: ► El lí­der de los sa­le­sia­nos se­ña­ló que la re­for­ma fue re­pen­ti­na y que no dio es­pa­cios pa­ra eva­luar­la, por lo que ha­brá que ha­cer “re­to­ques”. ► Un gran nú­me­ro de apo­de­ra­dos hi­zo fi­las en los co­le­gios de la

La Tercera - - Nacional - M. Bus­tos

Más de 400 apo­de­ra­dos hi­cie­ron fi­la to­da una no­che pa­ra al­can­zar una va­can­te en el Co­le­gio Sa­le­sia­nos Ala­me­da. La no­ti­cia im­pac­tó, es­pe­cial­men­te por­que los pa­dres es­tu­vie­ron ho­ras es­pe­ran­do en una de las no­ches más frías del año. Mu­chos apun­ta­ron a la Ley de In­clu­sión. De he­cho, al­gu­nos apo­de­ra­dos lle­ga­ron a ese es­ta­ble­ci­mien­to por­que en el fu­tu­ro se­rá gra­tui­to y por­que en el que es­tán pa­sa­rá a ser par­ti­cu­lar pa­ga­do. La situación no pa­só des­aper­ci­bi­da pa­ra la Con­gre­ga­ción Sa­le­sia­na que, en en­tre­vis­ta con el su­pe­rior pro­vin­cial de la con­gre­ga­ción, Al­ber­to Lo­ren­ze­lli, re­co­no­ce el im­pac­to que cau­só la situación.

La Ter­ce­ra,

¿Qué le pa­re­ce la Ley de In­clu­sión?

Siem­pre las re­for­mas edu­ca­cio­na­les he­chas rá­pi­da­men­te pre­sen­tan la­dos dé­bi­les. Creo que fal­tó es­pa­cio y tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar mu­chos as­pec­tos de la ley que son ma­ti­ces, pe­ro que des­pués cuen­tan. Tu­vi­mos una re­for­ma que fue re­pen­ti­na, y hay que ha­cer re­to­ques, es par­te del pro­ce­so. Po­si­ti­va­men­te, la ley nos lle­va a la in­clu­sión, a la gra­tui­dad, pe­ro hay un te­ma con la ca­li­dad. Eso pri­me­ro hay que tra­ba­jar­lo en los co­le­gios mu­ni­ci­pa­les, por­que ahí hay gen­te a quie­nes tam­bién hay que ofre­cer­les ca­li­dad y me pa­re­ce que eso no re­sul­ta mu­cho. Lo que se per­ci­be es una fu­ga de es­tos co­le­gios ha­cia el sis­te­ma par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­do. Eso nos tie­ne que in­quie­tar y preo­cu­par y es una in­te­rro­gan­te ¿có­mo fa­vo­re­cer una ley de edu­ca­ción de ca­li­dad pa­ra to­dos?

¿Se de­bió par­tir la re­for­ma de otra ma­ne­ra?

Creo que po­dría ha­ber par­ti­do por la Ca­rre­ra Do­cen­te. Las re­for­mas par­ten crean­do un pro­ce­so de for­ma­ción ha­cia los pro­fe­so­res, por­que ellos son tam­bién pro­ta­go­nis­tas de to­do lo que es el pro­ce­so edu­ca­ti­vo. Una re­for­ma co­mo es­ta exi­gía más tiem­po pa­ra ha­cer pro­ce­sos pa­ra la for­ma­ción de do­cen­tes, fa­mi­lias y alum­nos.

¿Por qué de­ci­die­ron ser gra­tui­tos?

Fue un de­seo pa­ra no­so­tros po­der es­tar allá don­de es­tán los jó­ve­nes más vul­ne­ra­bles y más ne­ce­si­ta­dos. Op­tar por la gra­tui­dad es res­pon­der a lo que es nues­tro ADN y al cual no po­de­mos re­nun­ciar.

¿Fue una de­ci­sión in­me­dia­ta?

Así es. Cuan­do es­cu­cha­mos que es­ta­ba la po­si­bi­li­dad, di­ji­mos que ese era el ca­mino. De los 22 co­le­gios que te­ne­mos, la ma­yo­ría es­tá en zo­nas de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad, co­mo en San Ra­món o aquí mis­mo, en la Ala­me­da.

Cuan­do hi­cie­ron el aná­li­sis de lo que re­ci­bi­rán del Es­ta­do ver­sus el

co­pa­go que re­ci­ben aho­ra de los apo­de­ra­dos, ¿qué con­clu­ye­ron? Ini­cial­men­te, pa­ra va­rios co­le­gios sig­ni­fi­ca be­ne­fi­ciar­se, pe­ro pa­ra otros no. Hi­ci­mos una re­fle­xión con nues­tro equi­po eco­nó­mi­co y eso nos lle­vó a ha­cer au­di­to­rías pa­ra ver dón­de po­día­mos re­cor­tar y dón­de po­día­mos aco­mo­dar el mar­gen en­tre el co­pa­go y lo que lle­ga­ría de la sub­ven- ción. Ya son ocho los co­le­gios y en 2018 se­rán 11 o 12, y es­pe­ra­mos al 2020 que 20 de los 22 es­tén en gra­tui­dad.

¿Cuá­les se­rían los úl­ti­mos en in­gre­sar?

Los co­pa­gos más al­tos los tie­ne el Arria­rán Ba­rros y el Pa­tro­ci­nio de San Jo­sé. Es­tos co­le­gios tie­nen la ne­ce­si­dad de más tiem­po, pe­ro es­ta­mos en el ca­mino. Con la op­ción de la gra­tui­dad se con­ge­la­ron los co­pa­gos, así que no po­de­mos au­men­tar­los, los ten­dre­mos que ir re­du­cien­do.

Ha­ce po­co, un co­le­gio de la Igle­sia de­ci­dió su paso a par­ti­cu­lar pa­ga­do. ¿Por qué se da es­ta di­fe­ren­cia?

Sé que a ni­vel de Ar­qui­dió­ce­sis de San­tia­go la op­ción de los co­le­gios ca­tó­li­cos es ir a la gra­tui­dad y eso me pa­re­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo. Aho­ra, no co­noz­co bien las mo­ti­va­cio­nes por qué al­gu­nos pa­sa­rán a par­ti­cu­lar pa­ga­do, pe­ro si son co­le­gios de Igle­sia o ins­ti­tu­cio­nes re­li­gio­sas, me due­le un po­co, por­que qui­sie­ra que la op­ción que to­ma­mos no­so­tros fue­se más am­plia. En­tien­do que al­gu­nos son co­le­gios don­de la co­mu­ni­dad to­mó esa de­ci­sión, ahí tam­bién los apo­de­ra­dos quie­ren un co­le­gio de ese ti­po y creo que aten­der esas ins­tan­cias es jus­to, pe­ro si yo fue­se el res­pon­sa­ble, la ha­ría op­ción pa­ra to­dos.

¿Se po­dría dar una se­gre­ga­ción en el sis­te­ma y que co­le­gios con­cen­tren una edu­ca­ción más eli­tis­ta?

Si es­tá la op­ción de ir a un co­le­gio par­ti­cu­lar pa­ga­do, es por­que tie­nen la po­si­bi­li­dad de pa­gar­lo. No pue­de de­cir si se da­rá la se­gre­ga­ción, pe­ro el ries­go es muy al­to.

¿Qué di­jo la co­mu­ni­dad?

Lo apre­cia­ron mu­cho. Lo que me im­pac­tó es que mu­chos de los apo­de­ra­dos di­je­ron que te­nían ve­ci­nos o pri­mos que les ha­bría gus­ta­do es­tu­diar en al­guno de nues­tros co­le­gios pe­ro no se lo po­dían per­mi­tir por el co­pa­go. Ver­dad que hu­bo la preo­cu­pa­ción de de­cir ‘bueno, ¿quién lle­ga?’. Qui­zás po­dría ser gen­te que no es­tá mo­ti­va­da con el pro­yec­to, pe­ro siem­pre he­mos anun­cia­do que no va­mos a re­nun­ciar a nues­tro pro­yec­to y quien lle­ga a los co­le­gios sa­ben cla­ra­men­te cuál es nues­tro mo­do de tra­ba­jar. ¿Có­mo era el sis­te­ma de ad­mi­sión an­tes? No he­mos te­ni­do se­lec­ción. Es ver­dad que, sien­do al­gu­nos co­le­gios más exi­gen­tes, si lle­ga­ban alum­nos con re­sul­ta­dos ma­los, les de­cía­mos que se les iba a exi­gir y que po­dría ser un fra­ca­so. Con la lle­ga­da de la in­clu­sión no­so­tros aco­ge­mos a to­dos.

¿Es­pe­ra­ban ver fi­las en sus co­le­gios?

Siem­pre tu­vi­mos de­man­da de ma­trí­cu­la, pe­ro no de es­ta ma­ne­ra, nos im­pac­tó. So­bre to­do, la­men­ta­mos ha­ber te­ni­do a los pa­dres en la no­che y al frío. Es­ta­mos es­tu­dian­do la ma­ne­ra pa­ra evi­tar es­to, qui­zás al­gu­na pla­ta­for­ma in­for­má­ti­ca don­de se pue­de pos­tu­lar, ya que, por un la­do apre­cia­mos la es­ti­ma ha­cia nues­tro co­le­gio, pe­ro por otro la­do no es digno pa­ra una familia es­tar es­pe­ran­do 10 o 15 ho­ras. De aho­ra a fin de año, ya de­be­mos te­ner una so­lu­ción.

Mu­chos apo­de­ra­dos bus­can otro co­le­gio por­que don­de es­tán pa­sa­rá a ser par­ti­cu­lar pa­ga­do, ¿qué le pa­re­ce?

Eso es la­men­ta­ble. La op­ción por el par­ti­cu­lar pa­ga­do es ex­clu­yen­te, al me­nos pa­ra un gru­po de fa­mi­lias.b

ADMISION

“Es­ta­mos es­tu­dian­do la ma­ne­ra pa­ra evi­tar las fi­las. Qui­zás al­gu­na pla­ta­for­ma in­for­má­ti­ca don­de se pue­de pos­tu­lar”.

RE­FOR­MA

“Las re­for­mas par­ten crean­do un pro­ce­so de for­ma­ción ha­cia los pro­fe­so­res, por­que ellos son tam­bién pro­ta­go­nis­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.