“El po­pu­lis­mo de San­tos por suer­te se em­pie­za a des­ve­lar”

Ex Pre­si­den­te de Colombia: ► Se­gún el ex go­ber­nan­te, gra­cias a su su­ce­sor, Colombia “na­da en el nar­co­trá­fi­co”. ► Sos­tu­vo que el pro­ble­ma de los se­cues­tros ex­prés co­mien­za a afec­tar zo­nas ru­ra­les.

La Tercera - - Mundo - Xi­me­na Ma­rín Le­zae­ta Ma­drid

Pa­ra na­die es un mis­te­rio que el ex Pre­si­den­te de Colombia Al­va­ro Uri­be (2002-2010) es uno de los ma­yo­res crí­ti­cos del pro­ce­so de paz al­can­za­do en­tre su su­ce­sor, Juan Ma­nuel San­tos, y la gue­rri­lla de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Colombia. Uri­be, quien lan­zó du­ran­te su go­bierno las más fuer­tes ofen­si­vas mi­li­ta­res con­tra ese gru­po in­sur­gen­te y le pro­pi­nó al­gu­nos de los ma­yo­res gol­pes, con­si­de­ra a las Farc co­mo un gru­po nar­co­te­rro­ris­ta y ata­ca a San­tos por su ges­tión. Es­ta se­ma­na, el ex go­ber­nan­te via­jó a Es­pa­ña, don­de fue en­tre­vis­ta­do por

PAZ CON LA GUE­RRI­LLA

“Es­te no es un pro­ce­so de paz, sino un pro­ce­so que le­ga­li­za los di­ne­ros de esa gen­te y que le­ga­li­za unos ca­be­ci­llas del nar­co­te­rro­ris­mo y que ge­ne­ra un mal ejem­plo”.

La Ter­ce­ra. La po­lí­ti­ca ha cam­bia­do abrup­ta­men­te. La cri­sis eco­nó­mi­ca ini­cia­da en Es­ta­dos Uni­dos en 2008 ha he­cho emer­ger los po­pu­lis­mos, tan­to de de­re­cha co­mo de iz­quier­da. ¿Có­mo ve es­te fe­nó­meno?

Po­pu­lis­mo es to­da ilu­sión que se crea a un pue­blo y que fi­nal­men­te ter­mi­na en en­ga­ño y frus­tra­ción. Chá­vez es un ejem­plo: creó una ilu­sión y ter­mi­nó con la eco­no­mía des­trui­da en Ve­ne­zue­la.

Al Pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos ¿us­ted lo con­si­de­ra po­pu­lis­ta?

El po­pu­lis­mo de San­tos, por suer­te, se em­pie­za a des­ve­lar. Le con­ce­die­ron el No­bel por su ges­tión con la paz con los te­rro­ris­tas. Pe­ro hoy la eco­no­mía co­lom­bia­na es­tá des­trui­da. El país na­da en el nar­co­trá­fi­co y la Cons­ti­tu­ción ha si­do sus­ti­tui­da pa­ra com­pla­cer el te­rro­ris­mo.

¿Acu­sa al go­bierno de San­tos de la ex­pan­sión del nar­co­trá­fi­co, del desas­tre eco­nó­mi­co y del nue­vo des­pe­gue te­rro­ris­ta?

Yo hi­ce des­cen­der esas la­cras du­ran­te mi go­bierno. Di se­gu­ri­dad y con­fian­za a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros y el país tu­vo un desa­rro­llo eco­nó­mi­co muy al­to. Yo le da­ba se­gu­ri­dad.

El aten­ta­do del sá­ba­do 17 de ju­nio en un cen­tro co­mer­cial en Bogotá ha re­sal­ta­do la po­la­ri­za­ción que se vi­ve hoy en Colombia. Us­ted, que li­de­ra

la opo­si­ción, ¿qué di­ce?

El aten­ta­do te­rro­ris­ta es el re­sul­ta­do de la po­lí­ti­ca de in­se­gu­ri­dad del Pre­si­den­te San­tos, que ha ten­di­do la mano a los gue­rri­lle­ros con la fir­ma (de la paz) de las Farc en no­viem­bre pa­sa­do y el diá­lo­go que se desa­rro­lla con el ELN en Quito, des­de fe­bre­ro pa­sa­do.

¿Es po­si­ble com­pa­rar el ca­so co­lom­biano con otros ca­sos de Amé­ri­ca Latina?

No es po­si­ble com­pa­rar­lo, por­que en otras par­tes de Amé­ri­ca Latina hu­bo insurgencia en ar­mas con­tra dic­ta­du­ras. Colombia ha te­ni­do un Es­ta­do de li­ber­tad de­mo­crá­ti­ca res­pe­ta­ble y ha si­do desafia­do por el nar­co­te­rro­ris­mo, los re­ma­nen­tes de las gue­rri­llas par­ti­dis­tas pa­tro­ci­na­das por Cu­ba, por la Chi­na de en­ton­ces y el Es­ta­do so­vié­ti­co, y que se con­vir­tie­ron en gue­rri­llas mar­xis­ta-le­ni­nis­tas y ter­mi­na­ron co­mo los prin­ci­pa­les car­te­les del nar­co­trá­fi­co. Y apa­re­cen los gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res que al fi­nal to­man tam­bién el nar­co­trá­fi­co co­mo prin­ci­pal (fuen­te de) fi­nan­cia­ción. Colombia no ha te­ni­do la insurgencia ci­vil con­tra una dic­ta­du­ra, ha te­ni­do unos gru­pos nar­co­te­rro­ris­tas.

¿Pe­ro era ne­ce­sa­rio el pro­ce­so de paz?

Pa­ra le­gi­ti­mar un pro­ce­so de paz que no es un pro­ce­so de paz, sino un pro­ce­so que le­ga­li­za los di­ne­ros de esa gen­te, que le­ga­li­za unos ca­be­ci­llas del nar­co­te­rro­ris­mo y que ge­ne­ra un mal ejem­plo- se ha pre­sen­ta­do la paz co­mo un me­di­ca­men­to po­lí­ti­co de la an­gus­tia del pue­blo co­lom­biano y a las Fuer­zas Ar­ma­das de Colombia co­mo una fuer­za de la dic­ta­du­ra, cuan­do han si­do de­mo­crá­ti­cas y res­pe­ta­bles. A la em­pre­sa pri­va­da co­lom­bia­na no se le ha re­co­no­ci­do lo que ha he­cho y su avan­ce ha­cia el bien. En­ton­ces, nues­tra preo­cu­pa­ción no es por­que ha­ya pro­ce­sos de paz, sino por­que es­tos pro­ce­sos de paz son he­chos con im­pu­ni­dad pa­ra los te­rro­ris­tas que ge­ne­ra­ron gran vio­len­cia.

¿Qué con­se­cuen­cias pue­de te­ner?

Em­pie­za a pre­sen­tar­se un te­ma de se­cues­tros en mu­chas re­gio­nes. Es otra reali­dad. El te­ma de se­cues­tro ha­bía ba­ja­do, re­co­noz­co, pe­ro ya em­pie­za a re­pro­du­cir­se nue­va­men­te. Es un te­ma preo­cu­pan­te. En mu­chas re­gio­nes, agri­cul­to­res en zo­nas ru­ra­les, no so­la­men­te en el sec­tor in­dus­trial en zo­nas ur­ba­nas, co­mien­za a apa­re­cer el se­cues­tro ex­prés. Hay per­so­nas que no al­can­zan a pa­gar la ex­tor­sión de la que son víc­ti­mas, en­ton­ces son ame­na­za­dos con el se­cues­tro y hay que lle­var el di­ne­ro a una zo­na pa­ra la li­be­ra­ción. El se­cues­tro es­tá re­apa­re­cien­do en la so­cie­dad co­lom­bia­na, aun­que no se re­fle­ja en ci­fras.

¿Qué le pa­re­ce la po­si­ción adop­ta­da en el pos­con­flic­to por par­te de la Igle­sia Ca­tó­li­ca?

Colombia tie­ne or­ga­ni­za­cio­nes cris­tia­nas que par­ti­ci­pan en po­lí­ti­ca y mu­chas de ellas ayu­da­ron en el ple­bis­ci­to (so­bre el pro­ce­so de paz). Por su­pues­to son te­mas di­fí­ci­les. Por ejem­plo, el Pa­pa me pre­gun­tó cuan­do es­tu­ve con él ¿có­mo es­ta­ba la Igle­sia en el pro­ce­so de paz?, y yo le di­je que no soy la per­so­na pa­ra con­tes­tar. Mi lec­tu­ra es que to­do el mun­do quie­re la paz por lo que es. Y ha­blo con sa­cer­do­tes en mu­chas re­gio­nes de Colombia, hay unos que es­tán con es­te acuer­do y otros que dis­cre­pan. Pa­ra un agi­ta­dor po­lí­ti­co co­mo yo, que lo ha­ce por con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca, tie­ne que ser muy cui­da­do­so en es­tos te­mas re­li­gio­sos. Por afec­to a mi país me man­ten­go yo en es­ta lu­cha, creo que el pue­blo co­lom­biano me­re­ce un me­jor go­bierno.

Di­cen que el Pa­pa fra­ca­só en su in­ten­to de re­con­ci­liar­le a us­ted con el Pre­si­den­te San­tos el pa­sa­do no­viem­bre, cuan­do se reunie­ron. ¿Có­mo fue real­men­te el en­cuen­tro con el Pon­tí­fi­ce en el Va­ti­cano?

Yo me emo­cio­né mu­cho de te­ner la opor­tu­ni­dad de sa­lu­dar, con­ver­sar y re­ci­bir la ben­di­ción de Su San­ti­dad e hi­ce lo que me to­ca­ba ha­cer. En mi con­ver­sa­ción con él le ex­pre­sé mis preo­cu­pa­cio­nes por el acuer­do de paz. El año pa­sa­do ga­nó el No en el ple­bis­ci­to en Colombia. A mí sí que me do­lía ver al go­bierno de Es­pa­ña, la Unión Eu­ro­pea, Es­ta­dos Uni­dos, al San­to Pa­dre, a Na­cio­nes Uni­das,

EL PLE­BIS­CI­TO

“El go­bierno se ro­bó el ple­bis­ci­to y se in­ven­tó una fór­mu­la muy da­ñi­na co­mo pre­ce­den­te de­mo­crá­ti­co, por­que des­co­no­cie­ron el ve­re­dic­to po­pu­lar”.

“El aten­ta­do te­rro­ris­ta es el re­sul­ta­do de la po­lí­ti­ca de in­se­gu­ri­dad del Pre­si­den­te San­tos, que ha ten­di­do la mano a los gue­rri­lle­ros”.

LA INSURGENCIA CO­LOM­BIA­NA “Colombia no ha te­ni­do la insurgencia ci­vil con­tra una dic­ta­du­ra, ha te­ni­do unos gru­pos nar­co­te­rro­ris­tas”.

“Ma­du­ro, co­mo buen dis­cí­pu­lo de Castro, ha en­ten­di­do que el diá­lo­go hoy es uti­li­za­do co­mo un fac­tor de dis­trac­ción; mien­tras se han pro­du­ci­do esas con­ver­sa­cio­nes, la situación ha em­peo­ra­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.