El gran enemi­go de Holly­wood

Hoy quien me­te mie­do en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es la crí­ti­ca, en es­pe­cial el si­tio Rot­ten To­ma­toes, que se de­di­ca a re­co­pi­lar co­men­ta­rios de ex­per­tos y anó­ni­mos, lo que pa­ra los es­tu­dios es la ra­zón de que al­gu­nas gran­des producciones fra­ca­sen.

La Tercera - - Sociedad - Por Ma­riano Tac­chi

Con la lle­ga­da del ve­rano al he­mis­fe­rio nor­te, Holly­wood co­men­zó su tem­po­ra­da de su­per­es­tre­nos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, los que ya en­tre­gan una cla­ra ven­ce­do­ra: Won­der Wo­man, que en los 20 días que lle­va ya su­peró los US$600 mi­llo­nes de re­cau­da­ción. Pe­ro no to­dos los fil­mes ve­ra­nie­gos -siem­pre de al­to pre­su­pues­to y enor­mes cam­pa­ñas de mar­ke­ting­co­rrie­ron con la mis­ma suer­te, pues dos de las apues­tas que te­nía la in­dus­tria se fue­ron a pi­que: Baywatch y Pi­ra­tas del Ca­ri­be: la ven­gan­za de Sa­la­zar.

La quin­ta en­tre­ga de Pi­ra­tas del Ca­ri­be es­pe­ra­ba al me­nos US$90 mi­llo­nes en sus pri­me­ros días de es­treno en su país, mien­tras que Baywatch, la co­me­dia ba­sa­da en la se­rie de Da­vid Has­sel­hoff, es­pe­cu­la­ba unos US$50 mi­llo­nes. El pú­bli­co y las ex­pec­ta­ti­vas no coin­ci­die­ron y am­bas cin­tas ter­mi­na­ron re­cau­dan­do en su se­ma­na de es­treno US$70 y US$ 23 mi­llo­nes res­pec­ti­va­men­te, en Es­ta­dos Uni­dos. Los es­tu­dios en­con­tra­ron un so­lo cul­pa­ble: Rot­ten To­ma­toes, el si­tio que se de­di­ca a re­co­pi­lar crí­ti­cas y re­se­ñas de ci­ne pa­ra en­tre­gar un cálcu­lo fi­nal de la pun­tua­ción (lla­ma­do “To­ma­to­me­ter”), don­de si un fil­me tie­ne en­tre un 0 y un 59 por cien­to de crí­ti­cas po­si­ti­vas, se ca­ta­lo­ga co­mo “po­dri­do” y si es­tá en la otra mi­tad es “fres­co”.

“Los crí­ti­cos te­nían su ve­neno y cu­chi­llos lis­tos. A los fans les EN­CAN­TA la pe­lí­cu­la. Mu­chas pun­tua­cio­nes po­si­ti­vas. Gran des­co­ne­xión en­tre los crí­ti­cos y la gen­te”, fue uno de los tan­tos tweets que pu­bli­có Dway­ne John­son, alias “La Ro­ca” y pro­ta­go­nis­ta de Baywatch, al co­no­cer la ci­fra que el si­tio le en­tre­gó a su fil­me: 19%. La pe­lí­cu­la de Jack Spa­rrow lo se­guía con un 29%.

John­son no fue el úni­co en mos­trar su mo­les­tia. Se­gún fuen­tes del si­tio Dead­li­ne, mu­chos de los es­tu­dios de cul­pan a Rot­ten To­ma­toes de es­tar “en­tor­pe­cien­do el ne­go­cio de las pe­lí­cu­las ma­si­vas. Pi­ra­tas… y Baywatch no es­tán he­chas pa­ra los crí­ti­cos, sino más bien pa­ra un pú- bli­co ge­ne­ral”. Tam­po­co es la pri­me­ra vez que cul­pan al si­tio por los re­sul­ta­dos de un fil­me. Ha­ce un año un gru­po de fans pi­dió su cie­rre de­bi­do a las crí­ti­cas ne­ga­ti­vas que re­ci­bie­ron an­tes de su es­treno las pe­lí­cu­las Bat­man vs. Su­per­man y Sui­ci­de Squad, am­bas de DC Co­mics.

Im­per­fec­to, pe­ro le­tal

Rot­ten To­ma­toes fue crea­do en 1998 por Senh Duong, un es­tu­dian­te de la uni­ver­si­dad de Ber­kley y en­tu­sias­ta com­pi­la­dor de re­se­ñas de pe­lí­cu­las de Jac­kie Chan. Su idea, ins­pi­ra­da en su hobby, era le­van­tar una pla­ta­for­ma en la que la gen­te pu­die­se re­vi­sar to­das las re­se­ñas de una cin­ta en un so­lo lu­gar. Fue un éxi­to, al pun­to que en dos años se con­vir­tió en su tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to, el que ven­dió en 2004 y des­de en­ton­ces ha cam­bia­do de due­ños en re­pe­ti­das oca­sio­nes has­ta caer en 2016 en ma­nos de Com­cast Fan­dan­go, la ca­de­na de ci­ne más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos.

“Es lo peor que te­ne­mos en la cul­tu­ra de las pe­lí­cu­las”, di­jo a En­ter­tain­ment Weekly el di­rec­tor Brett Rat­ner (Rush Hour y co-fi­nan­cia­dor de Bat­man vs. Su­per­man). “Pa­ra el ame­ri­cano me­dio es ‘oh, tie­ne un puntaje muy ba­jo en Rot­ten To­ma­toes, no voy a ver esa cin­ta por­que de­be apes­tar’. Pe­ro ese nú­me­ro es un agre­ga­do y na­die pue­de sa­ber qué sig­ni­fi­ca y no siem­pre es co­rrec­to”.

El di­rec­tor tie­ne un pun­to, pues uno de los re­cla­mos más re­cu­rren­tes al si­tio es que sus por­cen­ta­jes no siem­pre re­fle­jan la real opi­nión de los crí­ti­cos, ya que mues­tran un re­sul­ta­do fi­nal y no la opi­nión en sí. Otra opo­si­to­ra es Meryl Streep, quien hi­zo ver una de las gran­des fa­len­cias del sis­te­ma en el Fes­ti­val de Ci­ne de Lon­dres de 2015: la fal­ta de voz fe­me­ni­na. “Les ase­gu­ro que los hom­bres y las mu­je­res no son lo mis­mo, les gus­tan co­sas di­fe­ren­tes. A ve­ces les gus­ta lo mis­mo, pe­ro tam­bién di­ver­gen. Si el ‘To­ma­to­me­ter’ es­tá ba­lan­cea­do ha­cia un so­lo ti­po de gus­to, eso pre­dis­po­ne a la ta­qui­lla de Es­ta­dos Uni­dos”.

Sea jus­to o no, el si­tio es un pro­ble­ma al que los es­tu­dios de­ben res­pon­der. Jon Penn, del Na­tio­nal

FOTO: AR­CHI­VO

►► El con­jun­to na­ci­do en Valdivia en sus pri­me­ros años.

FOTO: AR­CHI­VO

►► Una foto de su adul­tez, en los 2000, cuan­do per­sis­tían en su cre­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.