“Creo que a la Or­ques­ta Ju­ve­nil hay que sa­car­la al ex­tran­je­ro”

Di­rec­tor de or­ques­ta chi­leno: ► El con­duc­tor di­ri­ge a Mo­zart, Schu­mann y Pen­de­rec­ki ma­ña­na y el miér­co­les en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal. ► Plan­tea que la Sin­fó­ni­ca de­be ase­gu­rar la per­ma­nen­cia de sus mú­si­cos y te­ner ma­yor ex­po­si­ción en paí­ses ve­ci­nos.

La Tercera - - Sociedad Cultura - Ro­dri­go Gon­zá­lez M. Con­cier­to pa­ra gui­ta­rra Se­gun­da sin­fo­nía

Hay por lo me­nos un gran un la­zo que une a Ma­xi­miano Valdés (1949) con Eu­ro­pa del Es­te. Pa­sa por Cra­co­via, don­de se for­mó el com­po­si­tor po­la­co Krzysz­tof Pen­de­rec­ki (1933), y lle­ga has­ta Var­so­via, la ca­pi­tal del gran país es­la­vo y el lu­gar don­de mu­chas de sus gran­des obras han si­do es­tre­na­das. Con­si­de­ra­do el más gran­de mú­si­co po­la­co vi­vo y ga­na­dor de cin­co pre­mios Grammy, en­tre múl­ti­ples dis­tin­cio­nes, Pen­de­rec­ki es ami­go per­so­nal de Valdés, quien ha si­do el úni­co di­rec­tor la­ti­noa­me­ri­cano en con­du­cir sus obras en Po­lo­nia y aho­ra tie­ne la opor­tu­ni­dad de es­tre­nar su Con­cier­to pa­ra gui­ta­rra en Chi­le.

La com­po­si­ción de Pen­de­rec­ki es par­te del pro­gra­ma que, jun­to a Schu­mann y Mo­zart, ma­ña­na y pa­sa­do di­ri­ge Valdés jun­to a la Fi­lar­mó­ni­ca de San­tia­go y el gui­ta­rris­ta po­la­co Lu­kasz Ku­ro­pac­zews­ki en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal a las 19 ho­ras. Se­rá su pri­mer apron­te mu­si­cal al país an­tes de di­ri­gir la ópe­ra Ri­go­let­to de Ver­di, des­de el 14 al 22 de ju­lio. Lue­go, en enero del 2018, re­tor­na­rá con con­cier­tos jun­to a la Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal Ju­ve­nil en la Quin­ta Ver­ga­ra (Vi­ña del Mar) y el Tea­tro del La­go (Fru­ti­llar).

¿Có­mo es es­te

de Pen­de­rec­ki?

Es una pie­za que re­fle­ja la evo­lu­ción de su es­ti­lo en los 80. Es la adap­ta­ción del Con­cier­to pa­ra vio­la que él creo en 1983 tras re­ci­bir una pro­pues­ta de las Or­ques­tas Ju­ve­ni­les de Ve­ne­zue­la. Ade­más tie­ne un len­gua­je ac­ce­si­ble al pú­bli­co, a pe­sar de no te­ner un sis­te­ma to­nal tra­di­cio­nal. A fi­nal de cuen­tas lo que im­por­ta es el co­lor, la tin­ta. Y la tin­ta que hay es, co­mo en to­do Pen­de­rec­ki, muy trá­gi­ca y dra­má­ti­ca. Siem­pre cuen­to que la pri­me­ra vez que fui a Po­lo­nia me lla­mó la aten­ción lo se­rios que eran, so­bre to­do en­tre la po­bla­ción de cier­ta edad, en­tre al­gu­nos mú­si­cos que yo di­ri­gía.

Tam­bién di­ri­ge la de Schu­mann...

La Se­gun­da sin­fo­nía re­fle­ja el pe­río­do de ma­yor tran­qui­li­dad y equi­li­brio de Ro­bert Schu­mann (18101856). Su pri­mer mo­vi­mien­to es­tá muy bien cons­trui­do y se no­ta el in­te­rés

VE­NE­ZUE­LA

“En Ve­ne­zue­la to­do ha lle­ga­do a tal pun­to que no hay di­ne­ro pa­ra na­da. No es que no pa­guen por un con­cier­to: no hay di­ne­ro ni pa­ra pa­sa­jes de avión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.