Un pi­lar suel­to

La Tercera - - Opinión - Ál­va­ro Or­tú­zar Abo­ga­do

EN EL de­re­cho co­mún y de apli­ca­ción ge­ne­ral, los ex­tre­mos exi­gi­dos a las per­so­nas res­pec­to a sus de­be­res de con­duc­ta y sus res­pon­sa­bi­li­da­des se en­cuen­tran es­ta­ble­ci­das en los con­tra­tos o en las le­yes. Des­de la an­ti­güe­dad se en­se­ña que una obli­ga­ción pue­de in­cum­plir­se con una ne­gli­gen­cia y des­cui­do de tal ma­ne­ra gro­se­ros, por ejem­plo, que equi­va­le a que­rer da­ñar in­ten­cio­na­da­men­te al ti­tu­lar de un de­re­cho. Se le lla­ma cul­pa gra­ve y equi­va­le al do­lo. Ja­más se pre­su­me y de­be pro­bar­se en jui­cio.

En la otra pun­ta, se en­cuen­tra la cul­pa le­ví­si­ma, de­fi­ni­da co­mo la fal­ta de aque­lla es­me­ra­da di­li­gen­cia que una per­so­na jui­cio­sa em­plea en la ad­mi­nis­tra­ción de sus asun­tos im­por­tan­tes. Es­ta es­pe­cie de cul­pa, di­ce la ley, se opo­ne a la su­ma di­li­gen­cia o cui­da­do. Por su ni­vel de exi­gen­cia, es fá­cil en­ten­der que so­lo pue­de im­po­ner­se por la ley o con­tra­to, y que los he­chos que con­fi­gu­ran la in­frac­ción tam­bién de­ben pro­bar­se en jui­cio.

Ha­ce un par de do­min­gos la pe­rio­dis­ta Pi­lar Mo­li­na in­te­rro­gó al pre­can­di­da­to pre­si­den­cial Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón acer­ca de bo­le­tas de ho­no­ra­rios su­pues­ta­men­te irre­gu­la­res en be­ne­fi­cio de una her­ma­na mien­tras él era al­cal­de de Pir­que.

El eje cen­tral del dis­cur­so del se­ña­la­do as­pi­ran­te pre­si­den­cial, no con­sis­te en una idea po­lí­ti­ca que lo si­túe en re­la­ción a una de­ter­mi­na­da co­rrien­te, por ejem­plo el li­bre mer­ca­do o el so­cia­lis­mo, sino que se tra­ta de un es­lo­gan au­to­rre­fe­ren­te más bien mo­ral o bí­bli­co, que po­dría pa­ra­fra­sear­se se­ña­lan­do: “Es­toy li­bre de pe­ca­do fi­nan­cie­ro, por lo que pue­do lan­zar la pri­me­ra pie­dra…”, que es más o me­nos lo mis­mo que de­cir “ten­go las ma­nos lim­pias”. Es­to es lo que le ase­gu­ra al país, ex­hi­be co­mo cré­di­to pro­pio y, en cier­ta

Que­da po­co pa­ra las pri­ma­rias y qui­zás no co­noz­ca­mos la de­man­da de Os­san­dón con­tra P. Mo­li­na. Va a que­dar un pi­lar suel­to y no se­rá el de ella.

for­ma, des­cré­di­to de otros pre­can­di­da­tos.

La pe­rio­dis­ta, a su turno, se­ña­ló con­tar con in­for­ma­ción di­rec­ta y per­so­nal de un em­pre­sa­rio que le ha­bía ase­gu­ra­do la rea­li­za­ción de ac­tos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­la­res a una her­ma­na de Os­san­dón, fuen­te que no era anó­ni­ma sino dis­po­ni­ble, da­to que le ofre­ció al fi­nal del pro­gra­ma y que és­te ha­bría rehu­sa­do re­ci­bir.

Lle­va­do es­to al plano ju­rí­di­co que más arri­ba des­cri­bi­mos, muy le­jos de ad­ver­tir­se un des­cui­do o ne­gli­gen­cia de la pe­rio­dis­ta en la re­vi­sión de una ma­te­ria de su­yo sen­si­ble pa­ra un can­di­da­to que ha to­ma­do co­mo ban­de­ra de ba­ta­lla una cua­li­dad mo­ral que tie­ne dos aris­tas, una que lo in­clu­ye so­lo a él, el im­po­lu­to y trans­pa­ren­te, al­go así co­mo la “ra­ni­ta de cris­tal” re­cién des­cu­bier­ta en Ecua­dor, ver­sus los de­más, que se­rían ca­si lo con­tra­rio, por de­cir­lo sua­ve­men­te, lo que se ad­vier­te por par­te de ella es una es­pe­cial di­li­gen­cia y cui­da­do. Las in­for­ma­cio­nes re­ve­la­das de­mues­tran que la pe­rio­dis­ta con­ta­ba con una fuen­te iden­ti­fi­ca­da -que ya es de do­mi­nio pú­bli­co-, y que es­ta per­so­na es­ta­ría dis­pues­ta a en­fren­tar el ca­so en los tri­bu­na­les.

Pe­ro son tiem­pos po­lí­ti­cos. Los jui­cios an­te tri­bu­na­les son se­rios. No so­lo im­po­nen una car­ga de tra­ba­jo, sino al­go mu­cho más re­le­van­te y que por al­go se lla­ma “el pe­so de la prue­ba” con el ries­go de las cos­tas. Que­dan­do tan po­co pa­ra las pri­ma­rias, es po­si­ble que no al­can­ce­mos a co­no­cer la de­man­da ni sus fun­da­men­tos. Acá pa­re­ce que va a que­dar un pi­lar suel­to, y no se­rá el de la se­ño­ra Mo­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.