Ac­ci­den­ta­li­dad la­bo­ral

La Tercera - - Correo -

Cris­tó­bal Mar­ti­ni Iriar­te Se­ñor di­rec­tor:

El nú­me­ro de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les en Chi­le se ha re­du­ci­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos años, es­pe­cial­men­te aque­llos con con­se­cuen­cias fa­ta­les. En los úl­ti­mos 10 años, la ta­sa de ac­ci­den­tes con re­sul­ta­do de muer­te ha caí­do a la mi­tad. Sin du­da es un buen re­sul­ta­do pa­ra el sis­te­ma de mu­tua­li­da­des, pe­ro no lo es pa­ra las fa­mi­lias que per­die­ron a un ser que­ri­do o pa­ra las em­pre­sas que per­die­ron a un tra­ba­ja­dor, a un com­pa­ñe­ro, a un ami­go.

Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas tu­vi­mos que la­men­tar tres gra­ví­si­mos ac­ci­den­tes del tra­ba­jo que tu­vie­ron una al­ta vi­si­bi­li­dad pú­bli­ca: uno en una cons­truc­ción en la co­mu­na de San Mi­guel, don­de un tra­ba­ja­dor de na­cio­na­li­dad pe­rua­na per­dió la vi­da; en Ay­sén, don­de dos mi­ne­ros con­ti­núan atra­pa­dos ba­jo un de­rrum­be y la fis­ca­li­za­do­ra an­ti­eva­sión del Tran­san­tia­go que su­frió un gra­ve atro­pe­llo.

No de­jo de pre­gun­tar­me qué nú­me­ro de muer­tes por ac­ci­den­tes del tra­ba­jo es acep­ta­ble pa­ra un país. Cuan­do le po­ne­mos ca­ra a los nú­me­ros, la res­pues­ta es muy fá­cil: ce­ro. Sé que po­de­mos avan­zar en esa di­rec­ción y es­toy se­gu­ro de que con­ta­mos con los em­pre­sa­rios, tra­ba­ja­do­res y au­to­ri­da­des de nues­tro país pa­ra ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.