“Siem­pre con­vie­ne dia­lo­gar con los gran­des poe­tas”

Poe­ta es­pa­ñol: ► Es­tu­vo en Chi­le in­vi­ta­do co­mo ju­ra­do del Pre­mio Ibe­roa­me­ri­cano de Poe­sía Pa­blo Ne­ru­da. ► Fi­gu­ra li­te­ra­ria de su país, su li­bro más re­cien­te es Ba­la­da en la muer­te de la poe­sía.

La Tercera - - Sociedad - Patricio Ta­pia

El día en que mu­rió la poe­sía, el es­cri­tor es­pa­ñol Luis Gar­cía Mon­te­ro (1958) se en­te­ró por la te­le­vi­sión y de­ci­dió ir a su en­tie­rro. En es­ta idea se ba­sa su li­bro Ba­la­da en la muer­te de la poe­sía, de­mos­tra­ción de que la no­ti­cia no era del to­do cier­ta.

Fi­gu­ra des­ta­ca­da, pa­ra al­gu­nos fun­da­men­tal de la literatura es­pa­ño­la de las úl­ti­mas dé­ca­das, Gar­cía Mon­te­ro ha en­ca­be­za­do una co­rrien­te poé­ti­ca que de­fien­de una for­ma de rea­lis­mo fren­te a las ex­pe­ri­men­ta­cio­nes for­ma­les que ha re­ci­bi­do el nom­bre de “otra sen­ti­men­ta­li­dad”. Ca­te­drá­ti­co de literatura, es tam­bién un en­sa­yis­ta Edi­to­rial Vi­sor

Ma­drid, 2016, 72 pp. $13.300 en Ca­sa del Li­bro. im­por­tan­te (su ul­ti­mo li­bro en el gé­ne­ro es­tá de­di­ca­do a Gar­cía Lor­ca). De vi­si­ta en San­tia­go, es­tu­vo en un ho­me­na­je al edi­tor Chus Vi­sor y fue uno de los ju­ra­dos del Pre­mio Pa­blo Ne­ru­da.

¿Fue im­por­tan­te Ne­ru­da pa­ra us­ted?

Des­de lue­go, es uno de los poe­tas en los que me for­mé co­mo lec­tor, Se tra­ta de un poe­ta fuer­te, con el que se pue­de se­guir la lí­ri­ca del si­glo XX des­de el fi­nal del mo­der­nis­mo has­ta la poe­sía de tono co­lo­quial, pa­san­do por el irra­cio­na­lis­mo y por el com­pro­mi­so po­lí­ti­co. Y en to­dos los re­gis­tros apa­re­ce la uni­dad de un mun­do pro­pio ca­paz de con­ver­tir en poe­sía la mi­ra­da per­so­nal. Es­cri­bí so­bre mi ad­mi­ra­ción a Ne­ru­da en un li­bro de en­sa­yo, El sex­to día (Tus­quets), en el que ha­bla­ba de la conciencia poé­ti­ca de mis maes­tros: Gar­cía Lor­ca, Al­ber­ti, Cer­nu­da…

No ha sen­ti­do, en­ton­ces, la pul­sión pa­rri­ci­da con esos maes­tros...

Creo que la tem­pe­ra­tu­ra más fér­til pa­ra la crea­ción li­te­ra­ria es la ad­mi­ra­ción. So­mos es­cri­to­res por­que an­tes he­mos si­do lec­to­res, nos he­mos des­lum­bra­do con un li­bro en las ma­nos. La poe­sía es muy ri­ca, tie­ne mu­chas tra­di­cio­nes, se pue­de dis­fru­tar tan­to de Cé­sar Va­lle­jo co­mo de Juan Ra­món Ji­mé­nez, de Gon­za­lo Ro­jas co­mo de Jo­sé Emi­lio Pa­che­co. Pe­ro siem­pre con­vie­ne dia­lo­gar con los gran­des. La fal­ta de ge­ne­ro­si­dad con los gran­des aca­ba con­vir­tién­do­te en un se­gun­dón. Yo co­noz­co poe­tas que nie­gan en Argentina a Bor­ges, en Es­pa­ña a Gar­cía Lor­ca, en Chi­le a Ne­ru­da, y se de­cla­ran admiradores de otros poe­tas de peor ca­li­dad. Ca­si nun­ca hay un deseo de reivin­di­car con ho­nes­ti­dad a otros poe­tas, sino de ser mez­qui­nos con la gran­de­za aje­na. Bus­car tu pro­pia voz en­tre los gran­des es más exi­gen­te que aco­mo­dar­te a los lo­gros me­dia­nos. Las gran­des rup­tu­ras sue­len ser mu­cho más su­per­fi­cia­les que los diá­lo­gos con la tra­di­ción.

A Gar­cía Lor­ca co­mo lec­tor de­di­ca su úl­ti­mo li­bro de en­sa­yos...

Yo na­cí en Gra­na­da y des­cu­brí la poe­sía de Gar­cía Lor­ca en mi ado­les­cen­cia. Mis pa­dres te­nían en su bi­blio­te­ca un to­mo de Obras Com­ple­tas pu­bli­ca­das por Agui­lar. Fue co­mo en­trar en un mun­do má­gi­co. Des­pués leí el li­bro de Ian Gibson so­bre la eje­cu­ción de Gar­cía Lor­ca en el gol­pe de Es­ta­do de 1936. Des­cu­brí que mi ciudad es­ta­ba lle­na de si­len­cios, de des­apa­ri­cio­nes, y des­cu­brí que mi vi­da es­ta­ba des­ti­na­da a la poe­sía, a la bús­que­da de las pa­la­bras que man­tie­nen el re­la­to de las his­to­rias hu­ma­nas. Co­mo Gar­cía Lor­ca fue de­ci­si­vo en mi for­ma­ción, qui­se sa­ber qué poe­tas ha­bían for­ma­do en su ado­les­cen­cia a Lor­ca. Me pu­se a es­tu­diar en su bi­blio­te­ca per­so­nal, en sus en­tre­vis­tas, en los re­cuer­dos de los ami­gos. Lor­ca fue un mal es­tu­dian­te, pe­ro un gran lec­tor de clá­si­cos y mo­der­nos. So­mos lo que he­mos leí­do, y Lor­ca ne­go­ció con sus lec­tu­ras su pro­pia per­so­na­li­dad co­mo es­cri­tor y co­mo ser hu­mano: Víc­tor Hu­go, Ós­car Wil­de, Ru­bén Da­río, Gi­de…

Ha ima­gi­na­do la muer­te de la poe­sía. ¿Hay un ries­go real de que ocu­rra?

Bueno, lle­va­mos mu­cho tiem­po ha­blan­do de que son ma­los tiem­pos pa­ra la lí­ri­ca. Es­te mun­do es­tá muy mer­can­ti­li­za­do, los va­lo­res se agrie­tan, se im­po­ne un mun­do con­su­mis­ta del usar y ti­rar, sin res­pe­to al pa­sa­do y sin com­pro­mi­so con el fu­tu­ro. To­do eso in­vi­ta a pen­sar que la poe­sía va a des­apa­re­cer. Yo qui­se ima­gi­nar­me ese su­ce­so pa­ra vi­vir la muer­te de la poe­sía. Me die­ron la no­ti­cia, su­frí el due­lo, fui al en­tie­rro y vol­ví a mi ca­sa pa­ra es­cri­bir poe­sía. Lo que com­pren­dí en el li­bro es que la poe­sía mue­re con fre­cuen­cia pa­ra re­na­cer, pa­ra en­con­trar la res­pues­ta que ca­da épo­ca ne­ce­si­ta a la ho­ra de ne­go­ciar con la muer­te, con el amor, con el mie­do, con la ilu­sión de jus­ti­cia, con las cua­tro o cin­co co­sas im­por­tan­tes pa­ra el ser hu­mano. La téc­ni­ca es fun­da­men­tal, pe­ro cuan­do se te mue­re un ami­go sir­ve de po­co una la­va­do­ra o un or­de­na­dor. Uno ne­go­cia con la pér­di­da y la felicidad con va­lo­res que tie­nen que ver con la poe­sía. Creo que mien­tras per­ma­nez­ca el ser hu­mano so­bre la tie­rra, la poe­sía re­na­ce­rá en ca­da ama­ne­cer o en ca­da ano­che­cer.

Las por­ta­das ne­gras del se­llo Vi­sor, ¿se­rán se­ña­les de due­lo?

Las por­ta­das ne­gras de Vi­sor for­man par­te ya, des­de ha­ce más de 40 años, de la edu­ca­ción sen­ti­men­tal de los lec­to­res de poe­sía. Vi­sor se fun­dó cuan­do la Es­pa­ña ce­rra­da del fran­quis­mo ne­ce­si­ta­ba abrir las ven­ta­nas, co­no­cer lo que se es­ta­ba es­cri­bien­do en Eu­ro­pa, en Amé­ri­ca La­ti­na. Ese ne­gro tie­ne po­co que ver con el lu­to y mu­cho con la ale­gría de en­con­trar lo me­jor de la poe­sía uni­ver­sal. Lla­mó la aten­ción tam­bién so­bre la poe­sía que pue­de sur­gir en las bue­nas can­cio­nes de Dy­lan, Cohen, Vio­le­ta Pa­rra, Joa­quín Sa­bi­na… Vi­sor ha lle­va­do la poe­sía a la vi­da co­ti­dia­na de los lec­to­res. Ese di­se­ño ne­gro lo ideó Al­ber­to Co­ra­zón en los años 60 y per­ma­ne­ce co­mo ban­de­ra del ca­tá­lo­go que si­gue ela­bo­ran­do Chus Vi­sor y que ha pa­sa­do ya su nú­me­ro mil.b

FO­TO: AGEN­CIAS

►► El poe­ta es­pa­ñol y au­tor de Ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das (1994).

[LUIS GAR­CÍA MON­TE­RO]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.