Pi­xar su­ma a su sa­ga Cars el pri­mer pro­ta­gó­ni­co fe­me­nino en cua­tro rue­das

► La ter­ce­ra en­tre­ga del Ra­yo McQueen de­bu­ta el 13 de ju­lio en sa­las na­cio­na­les. ► Con un nue­vo per­so­na­je, la com­pa­ñía de ani­ma­ción da otro pa­so pa­ra su­mar di­ver­si­dad.

La Tercera - - Sociedad - Gon­za­lo Val­di­via

Has­ta 2012, y lue­go de tre­ce lar­go­me­tra­jes, las pe­lí­cu­las ani­ma­das de Pi­xar nun­ca ha­bían te­ni­do a una mu­jer co­mo pro­ta­go­nis­ta. Ha­bía gran­des se­cun­da­rias, cla­ro, co­mo Elas­ti­girl, la ma­dre de Los In­creí­bles, o Jes­sie de Toy Story 2, o Dory de Bus­can­do a Ne­mo. Pe­ro los pro­ta­go­nis­tas eran hom­bres. Has­ta 2013, cuan­do la com­pa­ñía es­tre­nó Va­lien­te, cen­tra­da en la ague­rri­da prin­ce­sa Mé­ri­da. Y lue­go, en 2015, arre­me­tió con In­ten­sa-men­te, que abor­da­ba có­mo fun­cio­na la men­te de una ni­ña; ade­más, dos de sus emo­cio­nes prin­ci­pa­les, Tris­te­za y Ale­gría, fue­ron ca­rac­te­ri­za­das co­mo fe­me­ni­nas.

Sien­do la prin­ci­pal com­pa­ñía de ani­ma­ción es­ta­dou­ni­den­se, Pi­xar ha­bía reac­cio­na­do an­te la dis­cu­sión so­bre la re­pre­sen­ta­ción de los per­so­na­jes mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos, y cuán­to es­pa­cio hay pa­ra los se­gun­dos. Más re­cien­te­men­te, en Bus­can­do a Dory, la se­cue­la de una de sus cin­tas más exi­to­sas, el pe­so de la his­to­ria re­ca­yó en la en­tra­ña­ble pez azul, que de­ja­ba de ser úni­ca­men­te la acom­pa­ñan­te di­ver­ti­da. Pe­ro si Pi­xar se ha­bía pues­to al día en sus te­má­ti­cas, una de sus sa­gas se­guía sien­do un te­rri­to­rio pre­pon­de­ran­te­men­te mas­cu­lino: Cars ci­men­tó su fa­ma, y un im­pe­rio de mer­chan­di­sing, en el Ra­yo McQueen y sus aventuras en la pis­ta de au­tos. Aho­ra, ese te­rri­to­rio tie­ne nue­vas in­te­gran­tes de cua­tro rue­das, y que son mu­je­res.

Cars 3, el fla­man­te es­treno de Pi­xar (arri­ba el 13 de ju­lio a los ci­nes chi­le­nos), de­mues­tra que el es­tu­dio con­ti­núa abo­ca­do a ge­ne­rar un equi­li­brio de gé­ne­ro. Di­ri­gi­da por el de­bu­tan­te Brian Fee (ar­tis­ta grá­fi­co en los dos epi­so­dios an­te­rio­res), es­ta nue­va cin­ta de la sa­ga ini­cia­da en 2006 se ha­ce car­go de apor­tar di­ver­si­dad co­mo nun­ca an­tes en su his­to­ria.

A di­fe­ren­cia de las dos pri­me­ras, el fil­me otor­ga es­ca­sa ca­bi­da a los ami­gos de la ciudad del Ra­yo, co­mo la oxi­da­da grúa, Ma­te. A cam­bio irrum­pen co­mo no­ve­da­des Jack­son Storm, un vehícu­lo ve­loz y jo­ven que ame­na­za con re­le­gar a McQueen, y Ster­ling, el nue­vo due­ño de la mar­ca que lo pa­tro­ci­na. Pe­ro más fun­da­men­tal que ellos es Cruz Ra­mí­rez, una jo­ven en­tre­na­do­ra que apa­re­ce en un mo­men­to crí­ti­co pa­ra el pro­ta­go­nis­ta, que po­dría es­tar vi­vien­do sus úl­ti­mas tem­po­ra­das en la eli­te.

En­tre­na­do­ra con sue­ños

De ori­gen hispano y co­lor ama­ri­llo, Ra­mí­rez es pu­ro en­tu­sias­mo, ale­gría y ta­len­to, y no ocul­ta que cuan­do pe­que­ña an­he­la­ba con­ver­tir­se en una com­pe­ti­do­ra tan bue­na co­mo McQueen, su ído­lo. Un nue­vo y fres­co per­so­na­je que en su ver­sión ori­gi­nal tie­ne la voz de la co­me­dian­te Cris­te­la Alon­zo, hi­ja de pa­dres me­xi­ca­nos.

La cin­ta mues­tra el mo­do en que los es­ti­los del pro­ta­go­nis­ta y su en­tre­na­do­ra cho­can, pe­ro ter­mi­nan vi­vien­do aventuras en las que el tra­di­cio­nal com­pe­ti­dor ro­jo aprende más de al­gu­na lec­ción. En es­ta ter­ce­ra par­te, le­jos de las re­fe­ren­cias a las pe­lí­cu­las de espionaje de la segunda, Pi­xar eli­ge to­car la fi­bra más sen­si­ble. Pro­pó­si­to que al­can­za echan­do una mi­ra­da a los re­cuer­dos –en es­pe­cial, al men­tor de McQueen, Doc Hudson–, sa­can­do a su pro­ta­go­nis­ta de sus ob­se­sio­nes.

A es­ta sa­ga de tono mar­ca­do mas­cu­lino tam­bién se su­man Na­ta­lie Cer­te­za, una ex­per­ta en el au­to­mo­vi­lis­mo; Miss Frac­tu­ra, la rei­na de un derby de de­mo­li­ción, y una bre­ve apa­ri­ción de una le­yen­da de las ca­rre­ras, ade­más de irrum­pir fu­gaz­men­te el in­te­rés amo­ro­so de McQueen, Sally.

La pe­lí­cu­la ha ob­te­ni­do co­men­ta­rios fa­vo­ra­bles, sien­do la de­fi­ni­ción de Ra­mí­rez un pun­to de di­ver­sas vi­sio­nes. “La in­clu­sión de Cruz Ra­mí­rez –en reali­dad, la in­clu­sión de un per­so­na­je fe­me­nino– es un mo­vi­mien­to en la di­rec­ción co­rrec­ta”, se­ña­ló The Holly­wood Re­por­ter. ●

OTROS PER­SO­NA­JES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.