De­ba­te amar­go

La Tercera - - Opinión - Gon­za­lo Cor­de­ro Abo­ga­do

UN DE­BA­TE te­le­vi­sa­do en­tre can­di­da­tos que as­pi­ran a la Pre­si­den­cia es una bue­na opor­tu­ni­dad de in­for­ma­ción pa­ra los elec­to­res y, en ese sen­ti­do, es un gran apor­te al pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. Pe­ro tam­bién es un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo más y, co­mo tal, re­quie­re cum­plir es­tán­da­res de en­tre­ten­ción sin los cua­les muy po­ca gen­te lo ve­ría, con lo que se per­de­ría su ma­yor va­lor so­cial. De­fi­ni­ti­va­men­te, en la con­fron­ta­ción de los can­di­da­tos de Chi­leVa­mos, no se lo­gró ese equi­li­brio vir­tuo­so en­tre in­for­ma­ción y en­tre­ten­ción.

De­ma­sia­das re­cri­mi­na­cio­nes, ros­tros se­ve­ros, acu­sa­cio­nes per­so­na­les e in­clu­so co­men­ta­rios de sor­pren­den­te mal gus­to, y muy po­co de te­mas tan im­por­tan­tes co­mo la reac­ti­va­ción de nues­tra eco­no­mía o el pro­yec­to que, con sus ma­ti­ces, plan­tea la cen­tro­de­re­cha en ma­te­ria so­cial y de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Fue un de­ba­te al que le so­bra­ron ad­je­ti­vos y le fal­ta­ron sus­tan­ti­vos, pe­ro lo más di­fí­cil de creer es que los tres can­di­da­tos de opo­si­ción tu­vie­ron una ho­ra y me­dia en ca­de­na na­cio­nal, sin ha­cer ca­si re­fe­ren­cia al­gu­na a la ma­la ges­tión de la NM, a los fra­ca­sos del ac­tual go­bierno y a la al­ter­na­ti­va que ellos re­pre­sen­tan. El ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra fue el que tu­vo la ex­pre­sión más cla­ra en es­te sen­ti­do, cuan­do alu­dió a dón­de es­tán sus ver­da­de­ros ad­ver­sa­rios.

Lo im­por­tan­te pa­ra la coa­li­ción opo­si­to­ra es re­fle­xio­nar qué vie­ne ha­cia de­lan­te, si des­pués de es­ta pri­ma­ria si­gue sien­do un sec­tor que ofre­ce go­ber­na­bi­li­dad al país, or­de­nán­do­se tras un pro­yec­to y un li­de­raz­go co­mún. La se­gun­da pre­gun­ta que me­re­ce for­mu­lar­se es si el se­na­dor Os­san­dón re­pre­sen­ta el sur­gi­mien­to de un po­pu­lis­mo an­ti­sis­té­mi­co que se ins­ta­la en la de­re­cha.

Pa­ra res­pon­der am­bas in­te­rro­gan­tes es fun­da­men­tal co­no­cer los nú­me­ros elec­to­ra­les del pró­xi­mo domingo, es in­du­da­ble que, aún de­rro­ta­do, un re­sul­ta­do que le de una vo­ta­ción al­ta al se­na­dor lo ins­ta­la co­mo fac­tor de ines­ta­bi­li­dad, por­que ten­drá una tri­bu­na ase­gu­ra­da has­ta di­ciem­bre. Ade­más, ese es­ce­na­rio su­po­ne un mal desem­pe­ño de la op­ción de Kast, al­go que gol­pea­ría to­da­vía más la al­ter­na­ti­va de un pro­yec­to de cen­tro­de­re­cha se­rio en no­viem­bre.

Hay que re­cor­dar que el se­na­dor ya no mi­li­ta en RN y, por lo tan­to, el pa­so si­guien­te se­ría in­ten­tar for­mar una or­ga­ni­za­ción que le dé un mí­ni­mo de es­truc­tu­ra a su dis­cur­so. Su de­nun­cia per­ma­nen­te de que la po­lí­ti­ca es­tá co­rrup­ta, com­pra­da por el di­ne­ro y su va­li­da­ción de la de­sigual­dad co­mo prio­ri­dad, son un ca­mino cier­to ha­cia la con­for­ma­ción de un equi­va­len­te de de­re­cha al po­pu­lis­mo de iz­quier­da de Ma­yol.

Nin­guno de es­tos te­mo­res son rea­les si el ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra ga­na por un am­plio mar­gen y Fe­li­pe Kast ob­tie­ne un re­sul­ta­do com­pe­ti­ti­vo con el se­na­dor. En ese ca­so se im­pon­dría la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la cen­tro­de­re­cha, cu­yos par­ti­dos y di­ri­gen­tes es­tán ca­si una­ni­me­men­te en un pro­yec­to com­par­ti­do y se or­de­na­rían esa misma no­che tras el ven­ce­dor.

Pe­ro el de­ba­te, por su ru­de­za y por­que es­tu­vo mar­ca­do por el tono de Os­san­dón abrió una in­cer­ti­dum­bre so­bre la con­sis­ten­cia de la cen­tro­de­re­cha que solo los elec­to­res del pro­pio sec­tor pue­den ce­rrar es­te domingo.

El de­ba­te abrió una in­cer­ti­dum­bre so­bre la con­sis­ten­cia de la cen­tro­de­re­cha, que solo los elec­to­res de su sec­tor pue­den ce­rrar es­te domingo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.