Un fa­lli­do plan pa­ra La Arau­ca­nía El con­jun­to de pro­pues­tas que ha pre­sen­ta­do el go­bierno no abor­da las pro­ble­má­ti­cas más crí­ti­cas de­ri­va­das del con­flic­to in­dí­ge­na.

La Tercera - - Opinión -

LA PRE­SI­DEN­TA de la Re­pú­bli­ca dio a co­no­cer re­cien­te­men­te su plan in­te­gral pa­ra La Arau­ca­nía, el cual con­tem­pla una ba­te­ría de pro­pues­tas que bus­can una re­pa­ra­ción y re­co­no­ci­mien­to al pue­blo ma­pu­che, el desa­rro­llo de la re­gión y pro­tec­ción y apo­yo a las víc­ti­mas de la vio­len­cia. A pe­sar de ser un do­cu­men­to lar­ga­men­te aguar­da­do -que re­co­gió las con­clu­sio­nes de la co­mi­sión ase­so­ra pre­si­den­cial cu­yo in­for­me fue en­tre­ga­do en enero pa­sa­do-, ter­mi­nó sien­do un do­cu­men­to de es­ca­so al­can­ce que de­frau­dó las ex­pec­ta­ti­vas de los dis­tin­tos sec­to­res, in­clui­dos re­pre­sen­tan­tes in­dí­ge­nas, por­que en de­fi­ni­ti­va no abor­da en pro­fun­di­dad nin­gu­na de las te­má­ti­cas que re­sul­tan más crí­ti­cas.

No ca­be du­da de que una ma­te­ria de vas­ta com­ple­ji­dad his­tó­ri­ca y po­lí­ti­ca co­mo el lla­ma­do con­flic­to ma­pu­che, re­quie­re me­di­das de muy lar­go al­can­ce que ex­ce­den a un go­bierno en par­ti­cu­lar. El ges­to de la Man­da­ta­ria de pe­dir dis­cul­pas al pue­blo ma­pu­che “por los erro­res y ho­rro­res que ha co­me­ti­do o to­le­ra­do el Es­ta­do” -jun­to con re­co­no­cer que “he­mos fa­lla­do co­mo país”-, es un he­cho que si bien pue­de con­te­ner una al­ta car­ga sim­bó­li­ca, pa­re­ce des­di­bu­jar­se fren­te a la de­cep­ción que pro­vo­ca un con­jun­to de me­di­das cu­yo con­jun­to es in­su­fi­cien­te y pa­re­ce evo­car un áni­mo de cum­plir con una pro­me­sa elec­to­ral an­tes que un plan de fon­do.

Hay dos pro­ble­mas que son evi­den­tes cuan­do se abor­da La Arau­ca­nía: la deu­da his­tó­ri­ca que re­cla­man las comunidades in­dí­ge­nas, y el gra­ve so­ca­va­mien­to del es­ta­do de de­re­cho, re­fle­ja­do en la es­ca­la­da de vio­len­cia que se vi­ve en la zo­na, con gru­pos ar­ma­dos ac­tuan­do im­pu­ne­men­te y cu­yo ac­cio­nar -que en al­gu­nos ca­sos ha in­cu­rri­do en la fi­gu­ra te­rro­ris­ta- ha su­mi­do en el te­mor a mu­chos de sus ha­bi­tan­tes, ge­ne­ran­do un cua­dro de tal anor­ma­li­dad que es la úni­ca zo­na del país que la Man­da­ta­ria ha vi­si­ta­do es­ca­sas ve­ces en su con­di­ción de go­ber­nan­te.

La fal­ta de fo­co en la pro­ble­má­ti­ca de la vio­len­cia que­da re­fle­ja­da en que en­tre las me­di­das pro­pues­tas fi­gu­ra que la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to im­ple­men­ta­rá un plan pa­ra la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de per­so­nas afec­ta­das por la vio­len­cia ru­ral. Ade­más de ser una fi­gu­ra al­go am­bi­gua en cuan­to a sus fi­na­li­da­des, la “re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca” ac­túa so­bre he­chos ya con­su­ma­dos, en cir­cuns­tan­cias que la me­jor y más efec­ti­va se­gu­ri­dad es la ac­tua­ción pre­ven­ti­va del Es­ta­do pa­ra ase­gu­rar que la vio­len­cia cri­mi­nal no ten­ga es­pa­cio. Su in­cum­pli­mien­to es tam­bién una gra­ve fa­lla del Es­ta­do, y es la­men­ta­ble que no se re­co­noz­ca así.

Sin es­ta­do de de­re­cho efec­ti­vo, es in­via­ble que en la re­gión se den las con­di­cio­nes pa­ra que exis­ta una reac­ti­va­ción vi­go­ro­sa de su eco­no­mía. Las me­di­das co­mo la crea­ción de un Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo Coope­ra­ti­vo, o la fuer­te in­ver­sión en obras pú­bli­cas -am­bos son par­te de la re­cien­te pro­pues­ta pre­si­den­cial-, son me­di­das que por sí mis­mas no son su­fi­cien­tes pa­ra crear un polo de au­tén­ti­co desa­rro­llo si es que no van acom­pa­ña­das de ma­yo­res cer­te­zas por par­te del Es­ta­do.

La so­lu­ción en La Arau­ca­nía su­po­ne abrir un de­ba­te po­lí­ti­co de lar­go al­can­ce, don­de no solo se abor­den ma­te­rias co­mo el re­co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­cio­nal o even­tual­men­te ase­gu­rar cuo­tas de re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria a los pue­blos in­dí­ge­nas, sino tam­bién un nue­vo sis­te­ma de com­pra y en­tre­ga de tie­rras y en ge­ne­ral un pro­fun­do cam­bio de ac­ti­tud del Es­ta­do ha­cia los pue­blos ori­gi­na­rios. Las pro­pues­tas del go­bierno la­men­ta­ble­men­te no per­mi­ten ini­ciar es­ta dis­cu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.