Li­ber­tad con­di­cio­nal a co­mu­ne­ros ma­pu­che

La Tercera - - Correo -

Señor di­rec­tor:

Con res­pec­to a la car­ta de Cris­tó­bal Mar­ti­ni so­bre be­ne­fi­cios in­tra­pe­ni­ten­cia­rios a co­mu­ne­ros ma­pu­ches, es da­ble ha­cer una acla­ra­ción. El car­tis­ta alu­de de ma­ne­ra tá­ci­ta a que se de­be­ría cum­plir la mi­tad de la con­de­na pa­ra pos­tu­lar o ha­cer uso del be­ne­fi­cio, al se­ña­lar­lo co­mo “re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble”.

El de­cre­to 518 de 1998, en su ar­tícu­lo 103, se­ña­la que “a par­tir de los 12 me­ses an­te­rio­res al día en que cum­plan el tiem­po mí­ni­mo pa­ra op­tar a la li­ber­tad con­di­cio­nal, po­drán so­li­ci­tar au­to­ri­za­ción al Al­cai­de pa­ra sa­lir del es­ta­ble­ci­mien­to los días do­min­gos”. Por tan­to, la ad­mi­nis­tra­ción pe­ni­ten­cia­ria cum­plió con lo re­gla­men­ta­do.

Lo que sí es de­ba­ti­ble y cues­tio­na­ble es la fa­ci­li­dad que tie­ne es­ta po­bla­ción pa­ra ac­ce­der a los be­ne­fi­cios en des­me­dro del res­to de los con­de­na­dos del país, a quie­nes se les exi­gen con­di­cio­nes dra­co­nia­nas solo pa­ra pos­tu­lar, sien­do ca­si irreal que le con­ce­dan los be­ne­fi­cios. Ello vul­ne­ra la igual­dad an­te la ley.

En Chi­le no hay per­so­na ni gru­pos pri­vi­le­gia­dos, y el Es­ta­do de­be ase­gu­rar el de­re­cho de las per­so­nas a par­ti­ci­par con igual­dad de opor­tu­ni­da­des en la vi­da na­cio­nal. his­tó­ri­ca­men­te se ha ne­ga­do el re­co­no­ci­mien­to de su iden­ti­dad.

No des­co­no­ce­mos la reali­dad na­cio­nal ni in­ter­na­cio­nal. Afor­tu­na­da­men­te, los dis­tin­tos po­de­res del Es­ta­do han avan­za­do en el re­co­no­ci­mien­to de la iden­ti­dad de gé­ne­ro. Es­to se apre­cia en di­ver­sas sen­ten­cias; por ejem­plo, en una que or­de­nó a una clí­ni­ca a res­pe­tar la iden­ti­dad de gé­ne­ro de una ni­ña de 5 años, o a tra­vés de cir­cu­la­res del Mi­nis­te­rio de Sa­lud y de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción que re­co­no­cen y or­de­nan res­pe­tar la iden­ti­dad de gé­ne­ro de las per­so­nas trans sin dis­tin­ción de edad.

Va­rios paí­ses cuen­tan con una nor­ma­ti­va al res­pec­to, co­mo Ar­gen­ti­na, Sue­cia, Di­na­mar­ca, Mal­ta, Ir­lan­da y No­rue­ga, en­tre otros. ¿Por qué el Con­gre­so Na­cio­nal no da un pa­so en esa di­rec­ción, en­ten­dien­do que per­mi­tir la ade­cua­ción de do­cu­men­tos de iden­ti­dad es el mí­ni­mo apor­te que se pue­de ha­cer a la vi­da de las per­so­nas trans?

Es el Es­ta­do el en­car­ga­do de es­ta­ble­cer es­tán­da­res con ba­se en la pro­tec­ción de los de­re­chos fun­da­men­ta­les, los cua­les en ra­zón de prin­ci­pios di­fe­ren­tes no pue­den ser vul­ne­ra­dos. Por lo tan­to, no es­ta­mos por la re­nun­cia a las creen­cias re­li­gio­sas de ter­ce­ros –las que no se ven afec­ta­das en ab­so­lu­to-, sino por un pi­so mí­ni­mo de res­pe­to a la iden­ti­dad de to­das las per­so­nas. Ji­me­na Lizama

Di­rec­to­ra Ju­rí­di­ca Fun­da­ción Igua­les

Ro­dri­go León

Abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.