De­ba­te es­ti­lo Trump

La Tercera - - Política - Eugenio Guz­man

Re­vi­san­do los dis­tin­tos mo­men­tos del de­ba­te, a tra­vés de re­des so­cia­les y de los me­dios que lo di­fun­die­ron, in­me­dia­ta­men­te se vie­ne a la me­mo­ria el es­ti­lo Trump. En efec­to, en Es­ta­dos Uni­dos, tan­to du­ran­te la pri­ma­ria co­mo des­pués en la elec­ción, la tó­ni­ca fue­ron los di­chos de am­bos can­di­da­tos y, en par­ti­cu­lar, de Trump. A mo­do de ejem­plo, cuan­do Clin­ton se­ña­ló “al­go muy bueno que al­guien con el tem­pe­ra­men­to de Do­nald Trump no sea el res­pon­sa­ble de la ley en el país” y la res­pues­ta de Trump: “Por­que es­ta­rías en la cár­cel”; o la frase de Hi­llary: “Cada vez que Do­nald pien­sa que las co­sas no es­tán yen­do co­mo le gus­ta­ría, di­ce que lo que sea que es es­tá ma­ni­pu­la­do en su con­tra…”.

La ver­dad es que es­te es­ti­lo pa­re­ce ha­ber mu­ta­do con sus pro­pias par­ti­cu­la­ri­da­des en nues­tro de­ba­te criollo. Que­da la im­pre­sión de que to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en el de­ba­te fue­ron in­ca­pa­ces de su­pe­rar el desafío me­diá­ti­co im­pues­to por Os­san­dón, es de­cir, no pu­die­ron abs­te­ner­se de ir a otros te­mas de fon­do, pues el dis­cur­so del es­cán­da­lo y la de­nun­cia, im­pues­to en la cam­pa­ña por el se­na­dor, se im­pu­so. En bue­nas cuen­tas, las de­nun­cias y jui­cios de Os­san­dón ter­mi­na­ron por li­mi­tar to­da dis­cu­sión so­bre pro­pues­tas, de­ján­do­lo en una po­si­ción có­mo­da, lo que no hu­bie­ra si­do el ca­so con pre­gun­tas so­bre ideas y po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

De es­te mo­do, tan­to Pi­ñe­ra co­mo Kast per­die­ron una opor­tu­ni­dad va­lio­sa y, al con­tra­rio, ca­ye­ron en la tram­pa de sin­to­ni­zar sus dis­cur­sos con el es­ti­lo agre­si­vo de Os­san­dón. Tal vez cre­ye­ron que era inevi­ta­ble y no que­da­ba otra al­ter­na­ti­va que res­pon­der en los mis­mos tér­mi­nos.

Una de las pre­gun­tas cen­tra­les que re­sul­ta de es­to es so­bre cuál es el im­pac­to en las pri­ma­rias del fin de se­ma­na. No re­sul­ta fá­cil pre­ci­sar­lo, pues a es­tas al­tu­ras só­lo la baja par­ti­ci­pa­ción pue­de te­ner un im­pac­to real en la elec­ción pri­ma­ria. En to­do ca­so, has­ta aho­ra las di­fe­ren­cias en­tre Pi­ñe­ra y Os­san­dón en ma­te­ria de pre­fe­ren­cias es de 4 a 1 y con Kast, 10 a 1, no obs­tan­te, si la par­ti­ci­pa­ción en la pri­ma­ria es baja y exis­ten ses­gos en los elec­to­res de un can­di­da­to por so­bre otro en el in­te­rés de ir a vo­tar, ello po­dría al­te­rar los re­sul­ta­dos.

Por otra par­te, ¿re­fle­ja el de­ba­te una di­vi­sión in­ter­na de Chi­le Va­mos o la ge­ne­ra? Si se tra­ta­ra de una com­pe­ten­cia es­tre­cha, lo que no lo sa­bre­mos has­ta el domingo, no hay ra­zo­nes pa­ra su­po­ner una po­si­ble di­vi­sión, de he­cho, los par­ti­dos prin­ci­pa­les del blo­que ya acor­da­ron sus can­di­da­tos; pue­den ser otros fac­to­res, co­mo las listas par­la­men­ta­rias, las que ge­ne­ren, pe­ro no es­te de­ba­te.

Pe­ro exis­te otra pre­gun­ta: ¿Quié­nes ga­na­ron? Apa­ren­te­men­te se di­ría que el es­ti­lo Os­san­dón, des­pués de to­do se im­pu­so, sin em­bar­go, el elec­to­ra­do de de­re­cha no ne­ce­sa­ria­men­te sin­to­ni­za con di­cho es­ti­lo y dis­cur­so, y es és­te el que se de­fi­ne el domingo.

Por otra par­te, el que las pre­gun­tas gi­ra­ran en torno a te­mas crí­ti­cos pa­ra Pi­ñe­ra le pue­den per­mi­tir an­ti­ci­par­se a lo que si­gue de la cam­pa­ña, ya sea por­que sa­be que vie­ne más de lo mis­mo o por­que di­chos te­mas cada vez se des­gas­tan más en su efec­to elec­to­ral.

De­cano Fa­cul­tad de Go­bierno de la U. del Desa­rro­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.