La gue­rri­lla de las FARC si­len­cia sus fu­si­les

En un hi­to his­tó­ri­co pa­ra A. La­ti­na, el gru­po re­bel­de y Juan Ma­nuel San­tos se­lla­ron la en­tre­ga de ar­mas en un ac­to en el que los gue­rri­lle­ros vis­tie­ron de blan­co. A par­tir de aho­ra se abre una nue­va fa­se.

La Tercera - - Mundo - Por Héc­tor Es­te­pa desde Me­se­tas, Co­lom­bia Juan Ma­nuel San­tos

Eran gue­rri­lle­ros, pe­ro cada vez lo pa­re­cen me­nos. El cam­pa­men­to tran­si­to­rio de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC) en Me­se­tas, se vis­tió ayer de ga­la pa­ra re­ci­bir a la pla­na ma­yor del go­bierno y al se­cre­ta­ria­do del gru­po sub­ver­si­vo. Los has­ta aho­ra com­ba­tien­tes ha­bían cam­bia­do sus uni­for­mes ver­des por ca­mi­se­tas blan­cas. La ma­yo­ría lu­cía jeans y no lle­va­ba fu­si­les al hom­bro. El ac­to fue con­vo­ca­do pa­ra cer­ti­fi­car la en­tre­ga del 100% de las ar­mas de los más de 7.000 miem­bros de la gue­rri­lla.

“Sin ar­mas, sin vio­len­cia, no so­mos más un pue­blo en­fren­ta­do en­tre sí. No so­mos más una his­to­ria de do­lor y de muer­te en el pla­ne­ta. So­mos un solo pue­blo y una so­la na­ción avan­zan­do ha­cia el fu­tu­ro por el cau­ce ben­di­to de la de­mo­cra­cia”, di­jo el Pre­si­den­te co­lom­biano y No­bel de la Paz, Juan Ma­nuel San­tos.

Quien has­ta ha­ce ape­nas un año era enemigo acé­rri­mo de las FARC, co­mo co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to, fue re­ci­bi­do en me­dio de una gran ex­pec­ta­ción. Po­cos gue­rri­lle­ros ra­sos pen­sa­ban has­ta ha­ce po­co en la po­si­bi­li­dad de te­ner fren­te a ellos al Pre­si­den­te. Me­nos aún pa­ra dar­le un apre­tón de ma­nos, co­mo su­ce­dió en va­rias oca­sio­nes. Ayer, San­tos no só­lo sa­lu­dó a los miem­bros del se­cre­ta­ria­do “fa­riano”, sino tam­bién tu­vo tiem­po pa­ra la tro­pa.

“No es­toy, y se­gu­ra­men­te nun­ca es­ta­ré, de acuer­do con us­te­des so­bre el mo­de­lo po­lí­ti­co o económico que de­be te­ner nues­tra na­ción, pe­ro

San­tos no só­lo sa­lu­dó al se­cre­ta­ria­do de las FARC, sino que tam­bién tu­vo tiem­po pa­ra la tro­pa.

“Sin ar­mas, sin vio­len­cia, no so­mos más un pue­blo en­fren­ta­do en­tre sí”, di­jo ayer el Pre­si­den­te San­tos.

de­fen­de­ré con to­da la de­ter­mi­na­ción su de­re­cho a ex­pre­sar sus ideas (…) por­que esa es la esen­cia de la li­ber­tad en un Es­ta­do de De­re­cho”, le di­jo a los gue­rri­lle­ros. “Por lo­grar es­te día ha va­li­do la pe­na ser Pre­si­den­te”, agre­gó. To­mó tam­bién la pa­la­bra, en­tre ví­to­res, Ro­dri­go Lon­do­ño, alias ‘Ti­mo­chen­ko’, lí­der de las FARC. “No le fa­lla­mos a Co­lom­bia. Hoy de­ja­mos las ar­mas”, di­jo an­te aplau­sos de los pre­sen­tes, en su ma­yo­ría gue­rri­lle­ros, pe­ro tam­bién al­tos man­dos mi­li­ta­res, re­pre­sen­tan­tes de la ONU y ga­ran­tes del pro­ce­so. Al con­tra­rio del con­ci­lia­dor dis­cur­so de San­tos, Ti­mo­chen­ko sí se re­fi­rió a los gran­des desafíos que tie­ne por de­lan­te el acuer­do de paz.

Desafíos

Lo más de­man­da­do por los gue­rri­lle­ros fue la li­be­ra­ción de los pre­sos

Aún fal­ta que la gue­rri­lla en­tre­gue el ar­ma­men­to pe­sa­do y los ex­plo­si­vos ocul­tos en to­do el país.

de las FARC pre­sen­tes en las cár­ce­les. El go­bierno apro­bó una nor­ma de am­nis­tía pre­vis­ta en los acuer­dos de La Ha­ba­na. Solo ha­brían aban­do­na­do la pri­sión un 40% de los com­ba­tien­tes que cumplen los re­qui­si­tos pa­ra ac­ce­der al be­ne­fi­cio. Las FARC re­cla­man su sa­li­da in­me­dia­ta. “Re­sul­ta la­men­ta­ble que bue­na par­te de los gue­rri­lle­ros, mi­li­cia­nos, sim­pa­ti­zan­tes o acu­sa­dos de per­te­ne­cer a nues­tras fi­las per­ma­nez­can en pri­sión a 6 me­ses de ex­pe­di­ción de una ley de am­nis­tía o in­dul­to que les ga­ran­ti­za­ba su li­ber­tad en 10 días”, cri­ti­có Ti­mo­chen­ko.

Tras ba­jar del es­tra­do, en mi­tad de un pa­sa­ma­nos, San­tos in­ten­tó cal­mar a los com­ba­tien­tes ra­sos, des­ta­can­do la in­ten­ción del go­bierno de cum­plir esa par­te –vi­tal pa­ra las FARC- del acuer­do. No to­das las ar­mas de la gue­rri­lla es­tán aún en po­der de Na­cio­nes Uni­das. Fal­ta el ar­ma­men­to pe­sa­do y los ex­plo­si­vos en­te­rra­dos en unos 900 ar­se­na­les clan­des­ti­nos (ca­le­tas) re­par­ti­dos por to­do el país. La ONU di­jo ha­ber des­trui­do unos 80 de ellos. Con­fía en po­der aca­bar con to­das las “ca­le­tas” an­tes de sep­tiem­bre.

Las FARC da­rán su pró­xi­mo pa­so en su ca­mino a la vi­da ci­vil en agos­to, cuan­do ce­le­bra­rán un con­gre­so pa­ra con­ver­tir­se en par­ti­do po­lí­ti­co. “Es­te día no ter­mi­na la exis­ten­cia de las FARC. En reali­dad a lo que po­ne­mos fin es a nues­tro al­za­mien­to ar­ma­do de 53 años, pues se­gui­re­mos exis­tien­do co­mo un mo­vi­mien­to de ca­rác­ter le­gal y de­mo­crá­ti­co que desa­rro­lla­rá su ac­cio­nar ideo­ló­gi­co, po­lí­ti­co, or­ga­ni­za­ti­vo y pro­pa­gan­dís­ti­co por vías ex­clu­si­va­men­te le­ga­les, sin ar­mas y pa­cí­fi­ca­men­te”, apun­tó Ti­mo­chen­ko en las lla­nu­ras del Me­ta, un pa­raí­so na­tu­ral gol­pea­do por me­dio si­glo de con­flic­to ar­ma­do.

Las FARC pa­re­cen de­ci­di­das a no vol­ver a los fu­si­les, pe­ro el acuer­do de paz y Co­lom­bia tie­nen gran­des desafíos por de­lan­te. Uno de ellos es po­lí­ti­co. El Cen­tro De­mo­crá­ti­co del ex Pre­si­den­te Al­va­ro Uri­be ame­na­za con cam­biar par­te de los acuer­dos si ga­na las elec­cio­nes de 2018.

Preo­cu­pa tam­bién la fu­tu­ra ocu­pa­ción de los gue­rri­lle­ros ra­sos. Más de 300 es­tán rea­li­zan­do un cur­so pa­ra con­ver­tir­se en es­col­tas ofi­cia­les. Otros 500 pue­den op­tar a una de las be­cas pa­ra es­tu­diar me­di­ci­na ofre­ci­das por el Go­bierno cu­bano. Bo­go­tá ofre­ce­rá tam­bién cur­sos y ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra evi­tar que vuel­van a de­lin­quir o in­clu­so que en­tren a for­mar par­te de los gru­pos ‘fa­ria­nos’ di­si­den­tes de las FARC, com­pues­tos por unos 300 hom­bres.

Y es que en Co­lom­bia, a pe­sar de la sa­li­da del ac­tor más im­por­tan­te del con­flic­to, la gue­rra pa­re­ce lejos de fi­na­li­zar. Aún exis­ten dos gran­des gru­pos con ar­mas: el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, la se­gun­da ma­yor gue­rri­lla del país, tam­bién en ne­go­cia­cio­nes de paz con Bo­go­tá, y el Clan del Gol­fo, una ban­da cri­mi­nal –o nar­co­pa­ra­mi­li­tar, se­gún par­te de los ex­per­tos co­lom­bia­nos- que ope­ra en va­rias zo­nas. Am­bos gru­pos han en­tra­do en com­ba­te en los úl­ti­mos me­ses por el con­trol de las zo­nas que han de­ja­do las Farc, se­gún de­nun­cian los lí­de­res co­mu­ni­ta­rios, de­jan­do cien­tos de fa­mi­lias des­pla­za­das. Co­lom­bia tie­ne to­da­vía mu­chos re­tos por de­lan­te.b

“Hoy cons­ta­ta­mos el fin de es­ta gue­rra ab­sur­da que co­bró más de 8 mi­llo­nes de víc­ti­mas y 220.000 com­pa­trio­tas muer­tos”.

Pre­si­den­te de Co­lom­bia

FO­TO: REUTERS

►► El Pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos jun­to a Ti­mo­chen­ko, je­fe de las Farc (a la de­re­cha), en el ac­to de ayer en Me­se­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.