NO ES SÓ­LO CRIS­TIANO

La Tercera - - Deportes - Ro­dri­go Se­púl­ve­da

El par­ti­do con Aus­tra­lia ya es­tá en la ba­su­ra. Si se jue­ga así, no hay op­cio­nes de tí­tu­lo. Fue un en­cuen­tro inapro­ve­cha­ble, ex­tra­ño e inú­til. ¿Con­clu­sio­nes? Mu­chas, pe­ro ne­ga­ti­vas. An­tes de una se­mi­fi­nal me pa­re­cen in­sig­ni­fi­can­tes. Sub­ra­yar lo que su­fri­mos an­tes de en­fren­tar a Por­tu­gal lo en­con­tra­ría ne­fas­to. No lo voy a ha­cer.

Ade­más, que a Chi­le, con las po­ten­cias de ver­dad, le cre­ce la den­ta­du­ra. Con España, Bra­sil, Alemania y las fi­na­les con Ar­gen­ti­na, el es­pe­sor de la ca­mi­se­ta se di­la­ta. No ten­go dudas de que se­rá dis­tin­to. Con­tra Por­tu­gal, vol­ve­rá el Chi­le real, ése que va­lo­ran to­dos los téc­ni­cos acá en Ru­sia. És­ta es una fi­nal an­ti­ci­pa­da. Ju­ga­rán el cam­peón de Amé­ri­ca con­tra el de Eu­ro­pa. Sin guar­dar­se na­da, sin equi­pos mix­tos, sin re­ser­vas, con los plan­te­les que re­ci­bie­ron la co­pa. No co­mo Alemania, que hi­zo lo con­tra­rio.

La pri­me­ra mi­sión es en­ten­der que el ri­val no só­lo tie­ne una luz. No es Cris­tiano y 10 más. Acá hay un con­jun­to. Tie­ne es­pí­ri­tu y sa­be lo que quie­re. A su téc­ni­co le im­por­ta el tro­feo en la me­sa por so­bre un jue­go glo­ri­fi­ca­do. Es­ta frase su­ya no se me ol­vi­da: “Ha­cer fút­bol es­pec­tácu­lo no me im­por­ta si no soy cam­peón de Eu­ro­pa”. En la cancha lo ra­ti­fi­ca. Por­tu­gal no sa­le a de­vo­rar al ri­val; es­pe­ra, pien­sa y eje­cu­ta. Sa­be aguan­tar, go­za de in­te­li­gen­cia y no se afli­ge.

San­tos do­si­fi­có y el equi­po no lo re­sin­tió. Tie­nen una for­ma de ac­cio­nar que se ori­gi­na en cin­co pi­la­res. 1. Su prio­ri­dad es la fa­ce­ta de­fen­si­va. 2. Es pro­fun­do por los cos­ta­dos. 3. Ber­nar­do Sil­va (du­da) es fun­da­men­tal, téc­ni­co, rá­pi­do, im­pre­vi­si­ble. 4. Jue­go aé­reo a ba­lón pa­ra­do. 5. Cris­tiano re­suel­ve.

No se cons­tru­yen en torno a su go­lea­dor, pe­ro sí es un imán. Lo bus­can, ya que se des­pla­za rá­pi­da y si­len­cio­sa­men­te por to­da la fran­ja ofensiva. De ma­ne­ra mix­ta y en la zo­na que se mue­va de­be su­frir la mar­ca de Chi­le. Co­rre­tear­lo to­ma­do del bra­zo es un des­per­di­cio.

Por mo­men­tos no se ex­tra­ñen que Por­tu­gal se re­co­ja, ceda te­rreno y re­ga­le la pe­lo­ta. Es una fór­mu­la co­no­ci­da y muy se­duc­to­ra pa­ra el opo­nen­te. Po­dría­mos ver va­rios epi­so­dios con Me­del y Ja­ra ju­gan­do cer­ca de la mi­tad de cancha. Eso es un ries­go. Des­cu­brir­se an­te su ve­lo­ci­dad y la fi­ne­za de Cris­tiano se­ría un sui­ci­dio.

El en­tu­sias­mo ofen­si­vo de Chi­le se­rá real, pe­ro que­dar sin ro­pa atrás pue­de ser el gran pe­ca­do. Ten­go la se­gu­ri­dad de que Chi­le des­pier­ta hoy; só­lo le pi­do que no crea que lo úni­co que bri­lla es CR7. Es la luz prin­ci­pal de la fies­ta, pe­ro hay otras am­po­lle­tas a que­mar an­tes de que nos en­can­di­len.

FO­TO: CAR­LOS PA­RRA/ANFP

►► Piz­zi con­ver­sa con los ju­ga­do­res de la Ro­ja du­ran­te la prác­ti­ca de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.