La igle­sia de Cris­tiano

El ar­ti­lle­ro de Por­tu­gal con­cen­tra to­das las mi­ra­das y los fo­cos. Es el je­fe. San­tos es el úni­co téc­ni­co que lo ha po­di­do con­tro­lar en la Se­lec­ción. Más que fut­bo­lis­ta, una mar­ca. La gran ve­det­te de la Co­pa.

La Tercera - - Deportes - Por Álvaro Po­ble­te, Kazán

Una mue­ca, un ges­to, una son­ri­sa, una bro­ma. El pei­na­do, las ce­jas, el ari­to, la ro­pa, mi­ra­da ha­cia la iz­quier­da o mi­ra­da ha­cia la de­re­cha. Un ca­be­za­zo, un pa­se, el sim­ple he­cho de ca­mi­nar. To­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, lo que ha­ce Cris­tiano Ro­nal­do en la prác­ti­ca de Por­tu­gal ge­ne­ra el mis­mo so­ni­do am­bien­te: el click coor­di­na­do de de­ce­nas de cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas que só­lo lle­gan a la Academia del Ru­bin Ka­zan pa­ra to­mar una ima­gen del as­tro del Real Ma­drid.

Es co­mo es­tar en pre­sen­cia de una pro­ce­sión de fa­ná­ti­cos de­vo­tos. Es ver a los fe­li­gre­ses de una igle­sia rin­dien­do obe­dien­cia a su dei­dad. Y Cris­tiano sa­be que él es esa di­vi­ni­dad, que só­lo con­ce­de 15 mi­nu­tos a sus súb­di­tos pa­ra que lo apre­cien. Se le no­ta due­ño de la si­tua­ción, acos­tum­bra­do a ser el fo­co de aten­ción. In­ten­ta ac­tuar nor­mal, pe­ro le es im­po­si­ble di­si­mu­lar su in­des­men­ti­ble pro­ta­go­nis­mo.

Es el mun­do apar­te de CR7. El que se creó a su an­to­jo. Más de 200 pro­fe­sio­na­les acre­di­ta­dos ha­cien­do fi­la pa­ra cap­tar­lo. De­ce­nas de niños con ilu­sio­nes in­ge­nuas de po­der acer­car­se a su ído­lo. Y en la cancha, el ar­ti­lle­ro no se se­pa­ra de su me­jor ami­go en la se­lec­ción de Por­tu­gal: el de­fen­sa Pe­pe, que hoy se pier­de el duelo con­tra Chi­le por acu­mu­la­ción de tar­je­tas ama­ri­llas.

Se ar­man dos gru­pos pa­ra ju­gar al ton­ti­to (ron­do). El mis­mo ejer­ci­cio que rea­li­za la Ro­ja en la pe­que­ña ven­ta­na del en­tre­na­mien­to que les abre a los me­dios. La di­fe­ren­cia es que Por­tu­gal se di­vi­de en dos gru­pos y Cris­tiano se lle­va a los ami­gos al su­yo. A Pe­pe se le su­ma Qua­res­ma, com­pa­ñe­ro del Bi­cho en las se­ries me­no­res del Spor­ting de Lis­boa.

El arie­te par­ti­ci­pa del ejer­ci­cio, pe­ro no le gus­ta per­der (nun­ca le gus­ta per­der). Se su­po­ne que el que pier­de la pe­lo­ta de­be me­ter­se en el círcu­lo pa­ra qui­tar­la. Ro­nal­do al co­mien­zo se nie­ga, lo ha­ce con des­gano. Des­pués, aun­que se no­ta que le cuesta, sí cum­ple con la cos­tum­bre. Una se­cuen­cia sen­ci­lla, bá­si­ca, pe­ro que gra­fi­ca el con­flic­to que vi­ve el ata­can­te con la ca­mi­se­ta de su país: en­tre la es­tre­lla que es­tá por en­ci­ma de to­dos y la es­tre­lla que baja a la tie­rra pa­ra mez­clar­se con el res­to.

Lo cier­to es que cos­tó ba­jar al dios de su nu­be. Ni Paulo Ben­to (en­tre­na­do de Por­tu­gal en Bra­sil 2014) ni Car­los Quei­roz (Su­dá­fri­ca 2010) lo­gra­ron con­ven­cer a Ro­nal­do de ser uno más en la plan­ti­lla. En la an­te­rior Co­pa del Mun­do, de he­cho, el arie­te go­zó de pri­vi­le­gios úni­cos res­pec­to a sus com­pa­ñe­ros: ha­bi­ta­ción de ho­tel só­lo pa­ra él, con lu­jos dis­tin­tos, que in­cluían un ja­cuz­zi pa­ra su uso par­ti­cu­lar.

Pe­se a las re­ga­lías, el di­vo ter­mi­nó sa­can­do a los dos an­te­rio­res téc­ni­cos. Hoy lo di­ri­ge Fer­nan­do San­tos, cu­yo gran mé­ri­to, in­di­ca el pe­rio­dis­ta Nuno Ama­ral del dia­rio Jor­nal de No­ti­cias, es ha­ber “ter­mi­na­do con ese sis­te­ma de re­ga­lías”. Cla­ro, su me­di­da des­pués se vio re­for­za­da con la ob­ten­ción de la Eu­ro­co­pa 2016, en Fran­cia.

La pre­gun­ta, ob­via­men­te, es si San­tos lo­gró con­tro­lar a la bes­tia o si Cris­tiano le per­mi­te ha­cer­lo. Por­que más allá de lo que se di­ga y lo que se ha­ga, la se­lec­ción de Por­tu­gal tie­ne un solo due­ño, lle­va el 7 en la es­pal­da y hoy se en­fren­ta­rá a Chi­le en la se­mi­fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, en Kazán.b

AGEN­CIA UNO

►► Las cá­ma­ras y los pe­rio­dis­tas en el en­tre­na­mien­to de ayer de Por­tu­gal.

EFE

►► Cris­tiano, en la prác­ti­ca de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.