En Santiago y Val­pa­raí­so

La Tercera - - Sociedad -

Viernes 7, sábado 8, jue­ves 13, viernes 14 de ju­lio en el Tea­tro U. de Chi­le; sábado 15 en la U. San­ta Ma­ría de Val­pa­raí­so. To­das las fun­cio­nes a las 19.40 hrs. Pa­ra es­tos con­cier­tos, la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Chi­le es acom­pa­ña­da del Co­ro Sin­fó­ni­co con­du­ci­do por Juan Pablo Villarroel. Jun­to a ellos can­tan la so­prano Clau­dia Pereira, el con­tra­te­nor Moisés Men­do­za y el ba­rí­tono Ra­mi­ro Ma­tu­ra­na. Con­du­ce la or­ques­ta la bra­si­le­ña Li­gia Ama­dio.

Desde $ 6.000 a $ 15.000 en da­le­tic­ket.cl. an­ti­guo, se­rían la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va de Car­mi­na Bu­ra­na, nom­bre en la­tín que alu­de a la aba­día be­ne­dic­ti­na de Ba­vie­ra don­de se ha­lla­ron los es­cri­tos.

Se tra­ta­ba de tex­tos de es­tu­dian­tes y go­liar­dos (clé­ri­gos jó­ve­nes o em­po­bre­ci­dos) que sa­ti­ri­za­ban a la Igle­sia Ca­tó­li­ca y que se ex­ten­dían en te­mas co­mo la na­tu­ra­le­za efí­me­ra del di­ne­ro, la pri­ma­ve­ra y los pe­li­gros y plaun ce­res de la be­bi­da, el jue­go, la co­mi­da y el se­xo.

Se­gún sos­tie­ne el his­to­ria­dor ca­na­dien­se Mi­chael H. Ka­ter en su li­bro Com­po­sers of the na­zi era (2000), las au­to­ri­da­des na­zis se sin­tie­ron en prin­ci­pio des­co­lo­ca­das por la obra, pe­ro rá­pi­da­men­te lo ol­vi­da­ron. Des­pués de to­do, es­ta­ba es­cri­ta en una len­gua muer­ta y lo que siem­pre les im­por­tó fue su rit­mo im­pla­ca­ble, su ac­ce­si­bi­li­dad mu­si­cal y la evo­ca­ción de un pa­sa­do me­die­val ger­mano pin­to­res­co.

Po­co des­pués del es­treno, el pe­rió­di­co del ré­gi­men, Völ­kis­cher Beo­bach­ter, la ala­bó, lla­mán­do­la “el tipo de mú­si­ca cla­ra, tor­men­to­sa y al mis­mo tiem­po dis­ci­pli­na­da que nues­tros tiem­pos re­quie­ren”.

En la misma épo­ca en que el na­cio­nal­so­cia­lis­mo prohi­bió la lla­ma­da “mú­si­ca de­ge­ne­ra­da” de Fe­lix Men­dels­sohn, Gus­tav Mah­ler o Ar­nold Schoen­berg (los tres eran ju­díos), Carl Orff tu­vo la cancha abier­ta pa­ra ha­cer lo que qui­sie­ra. Co­mo lo pos­tu­la Tony Pal­mer en su do­cu­men­tal O For­tu­na! (2008), el com­por­ta­mien­to del mú­si­co bá­va­ro fue siem­pre el de ni­ño: nun­ca se hi­zo car­go de na­da y siem­pre se pu­so él mis­mo an­tes de to­do, in­clu­yen­do a su pro­pia hi­ja.

El epi­so­dio más tris­te al res­pec­to es el de Kurt Hu­ber, ami­go per­so­nal y ayu­dan­te en va­rios de sus li­bre­tos. Cuan­do a Hu­ber lo de­tu­vo la Ges­ta­po por su opo­si­ción al ré­gi­men, Orff re­ci­bió la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de su es­po­sa pa­ra que in­ter­ce­die­ra por él. El com­po­si­tor de Car­mi­na Bu­ra­na se ex­cu­só ar­gu­men­tan­do que aque­llo pon­dría en ries­go su ca­rre­ra, y el fi­nal de la his­to­ria fue la tor­tu­ra, bre­ve jui­cio y la eje­cu­ción de Hu­ber en 1943.

Orff, co­mo va­rios com­pa­trio­tas, fue ob­je­to de la lla­ma­da des­na­zi­fi­ca­ción a car­go de los alia­dos ven­ce­do­res, y lo­gró sa­lir ile­so de los pro­ce­sos. Al pa­re­cer aque­lla “for­tu­na” que evo­ca­ba una y otra vez en los ver­sos de Car­mi­na Bu­ra­na lo acom­pa­ñó du­ran­te to­da su vi­da .

Has­ta hoy, su obra prin­ci­pal es un hit aquí y en cual­quier es­ce­na­rio del or­be. Juan Pablo Villarroel lo re­su­me así: “Po­de­mos ha­cer 20 ve­ces al año Car­mi­na Bu­ra­na y siem­pre es­ta­rá lleno. Con o sin ba­llet”. ●

FO­TO: AR­CHI­VO

►► La Fu­ra del Bauls pre­sen­tó Car­mi­na Bu­ra­na en el Par­que Arau­cano en el 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.