Vie­ne de No­che: el úl­ti­mo éxi­to del te­rror in­de­pen­dien­te lle­ga Chi­le

► Ma­ña­na de­bu­ta uno de los tí­tu­los más elo­gia­dos del año, que si­gue el ca­mino del mie­do a es­ca­la hu­ma­na. ► Es la his­to­ria de una fa­mi­lia en un con­tex­to post apo­ca­líp­ti­co, y apues­ta a la pa­ra­noia.

La Tercera - - Sociedad - Gon­za­lo Valdivia

Una ca­sa asen­ta­da en un bos­que, una fa­mi­lia, un pe­rro y la ame­na­za de una epidemia. Eso le bas­ta a uno de los úl­ti­mos triun­fos del te­rror con se­llo de au­tor pa­ra ge­ne­rar una ten­sión que cap­tu­ra has­ta al es­pec­ta­dor me­nos fa­mi­liari­za­do con los sus­tos. Y es que Vie­ne de no­che se mue­ve en­tre la de­ses­pe­ra­ción, la pa­ra­noia y el mie­do, siem­pre co­nec­ta­da a lo hu­mano. Na­da más dis­tan­te del te­rror co­mer­cial que lle­na bo­le­te­rías, don­de el pro­pó­si­to es con­se­guir pe­gar el brin­co en el mo­men­to más ines­pe­ra­do.

Con fecha de es­treno en Chi­le pa­ra ma­ña­na, la cin­ta pa­re­ce li­gar­se a otros fe­nó­me­nos de los úl­ti­mos años, co­mo La bru­ja, Te si­gue o la más re­cien­te ¡Hu­ye!, en cuan­to a que tam­bién ob­tu­vie­ron el aplau­so de la crí­ti­ca y a que con­tie­ne una apues­ta per­so­nal y so­fis­ti­ca­da, ori­gi­na­da en el cos­ta­do más in­de­pen­dien­te de Holly­wood.

Pe­ro el lar­go­me­tra­je del pro­me­te­dor di­rec­tor Trey Ed­ward Shults se des­vía ha­cia un te­rreno de te­rror más mí­ni­mo y vin­cu­la­do a otras bús­que­das, una pro­pues­ta que in­clu­so ha si­do de­no­mi­na­da co­mo th­ri­ller.

El cineasta de 28 años lo ex­pli­ca­ba así a co­mien­zos de mes: “Es­ta­ba emo­cio­na­do con la idea de to­mar co­sas que ama­ba del te­rror, pe­ro com­bi­nan­do eso con un dra­ma fa­mi­liar y con per­so­na­jes que me im­por­ta­ban”.

Apli­can­do gran eco­no­mía en ex­pli­ca­cio­nes, la pe­lí­cu­la pre­sen­ta a una fa­mi­lia que ha­bi­ta una ca­sa en me­dio de un bos­que, en un mo­men­to en que la hu­ma­ni­dad pa­re­ce es­tar sien­do arra­sa­da por al­gún tipo de en­fer­me­dad.

Aun­que los padres (Joel Ed­ger­ton y Car­men Ejo­go) se llevan par­te del pe­so, la cá­ma­ra se de­tie­ne con es­pe­cial aten­ción en el trau­ma del hi­jo (Kel­vin Ha­rri­son Jr.), un ado­les­cen­te que ha vis­to lo peor y al acos­tar­se tie­ne pe­sa­di­llas cada vez más es­pan­to­sas. La apa­ri­ción de una jo­ven pa­re­ja con un ni­ño pe­que­ño que bus­ca re­fu­gio le per­mi­te al di­rec­tor desa­rro­llar su te­rror de des­con­fian­zas y so­bre­vi­ven­cia, don­de las in­te­rro­gan­tes se mul­ti­pli­can y la an­gus­tia cre­ce.

Una pro­pues­ta tan par­ti­cu­lar co­mo es­ta es po­si­ble en el Holly­wood ac­tual gra-

cias a pro­duc­to­ras co­mo A24, uno de los es­tu­dios lla­ma­dos a ser agen­te de cam­bio en la in­dus­tria, que an­te­rior­men­te ha es­ta­do de­trás de hits co­mo La bru­ja, La ha­bi­ta­ción y Luz de lu­na, fla­man­te ga­na­do­ra del Os­car.

Ellos aco­gie­ron en­tu­sias­tas el nue­vo pro­yec­to de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.