¿Es ma­chis­ta Pi­ñe­ra?

La Tercera - - Opinión - María de los Án­ge­les Fer­nán­dez Cien­tis­ta po­lí­ti­ca

EN TIEM­POS de Won­der Woman y con las mu­je­res avan­zan­do en po­si­cio­nes de po­der, pa­re­cie­ra que el se­xis­mo en­cuen­tra más opor­tu­ni­da­des pa­ra ex­pre­sar­se. Ejem­plos abun­dan. En Es­pa­ña, en me­dio de la re­cien­te mo­ción de cen­su­ra pre­sen­ta­da con­tra su pre­si­den­te, Ma­riano Ra­joy, el por­ta­voz del PP hi­zo una des­afor­tu­na­da re­fe­ren­cia a la re­la­ción sen­ti­men­tal en­tre Pablo Igle­sias, el lí­der de Po­de­mos e im­pul­sor de la ini­cia­ti­va con su por­ta­voz, Irene Mon­te­ro. En Chi­le, el ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Se­bas­tián Pi­ñe­ra re­cu­rrió a un chis­te que mu­chos aso­cia­ron con la vio­la­ción. No era la pri­me­ra vez. Pa­ra su ma­la suer­te, coin­ci­dió con el lan­za­mien­to del úl­ti­mo in­for­me del PNUD, De­sigua­les. En él el ma­chis­mo, jun­to con el cla­sis­mo, son las dos prin­ci­pa­les cau­sas de mal tra­to y de­to­nan­te de las de­sigual­da­des. En am­bos ca­sos, las acu­sa­cio­nes ai­ra­das de ma­chis­mo, que la RAE de­fi­ne co­mo “la ac­ti­tud de pre­po­ten­cia de los hom­bres res­pec­to de las mu­je­res”, no se hi­cie­ron es­pe­rar.

Na­die du­da de las cre­den­cia­les de Mon­te­ro, una gla­dia­do­ra de la ora­to­ria, pa­ra ser la nú­me­ro dos de su par­ti­do. Sin em­bar­go, no pue­de es­pe­rar que su víncu­lo con Igle­sias se sus­trai­ga del es­cru­ti­nio pú­bli­co por­que tie­ne im­pli­can­cias po­lí­ti­cas. Por lo de­más, el tiem­po di­rá si la si­tua­ción no ter­mi­na sien­do una ver­sión pe­nin­su­lar de la “po­lí­ti­ca con­yu­gal”, fre­cuen­te en Amé­ri­ca La­ti­na. Con ello se alu­de a las pri­me­ras damas que han bus­ca­do la pre­si­den­cia, lue­go de pa­sar por el pa­la­cio de go­bierno.

Por su par­te, la Pre­si­den­ta Ba­che­let reac­cio­nó al chis­te con un in­dig­na­do tuit. Hu­bie­ra si­do más ejem­pla­ri­za­dor, ade­más de con­sis­ten­te con la ima­gen mun- dial que ha pro­yec­ta­do co­mo la pre­si­den­ta más com­pro­me­ti­da con los de­re­chos de las mu­je­res si, cuan­do tu­vo lu­gar el su­ce­so de la “mu­ñe­ca in­fla­ble” de Asex­ma, hu­bie­ra pe­di­do las re­nun­cias del ca­so.

Lo que se ob­ser­va es que, al tiem­po que el ma­chis­mo es un re­cla­mo le­gí­ti­mo en so­cie­da­des que as­pi­ran a la igual­dad de gé­ne­ro, tam­bién es un ar­ma arro­ja­di­za de la con­tien­da po­lí­ti­ca. No es ra­ro que, co­mo lo han do­cu­men­ta­do los pri­me­ros es­tu­dios so­bre li­de­raz­go político fe­me­nino, al­gu­nas mu­je­res de­ci­dan ma­ni­pu­lar es­te­reo­ti­pos tra­di­cio­na­les pa­ra en­fren­tar los obs­tácu­los, bur­lan­do o des­ar­man­do a sus opo­nen­tes. Cuan­do se in­vo­ca ma­chis­mo, te­nien­do en cuen­ta la can­ti­dad de muer­tes de mu­je­res que co­bra, ha­bría que an­dar con tien­to. Co­mo ad­vier­te Víc­tor Lapuente en “Ca­za ma­chis­tas”, en El País:

“Al abu­sar de un tér­mino, és­te pier­de sen­ti­do. Si to­do es ma­chis­mo, en­ton­ces na­da es ma­chis­mo”.

El chis­te pro­fe­ri­do por el aho­ra can­di­da­to pre­si­den­cial, de­li­be­ra­do o no, es un desa­tino co­mo la co­pa de un pino. Aun­que la UDI le pa­sa fac­tu­ra por su apo­yo cues­ta creer que, quien im­pul­só un post­na­tal que, si bien no es de ti­po nór­di­co, su­pu­so al­gún ti­po de avan­ce, pe­ro tam­bién nom­bró a las pri­me­ras mu­je­res a la ca­be­za de mi­nis­te­rios tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos co­mo Jus­ti­cia y Obras Pú­bli­cas, por no ha­blar de la Di­rec­ción de Pre­su­pues­tos o la je­fa­tu­ra del Se­gun­do Pi­so, sea un ma­chis­ta de ma­nual.

El chis­te de Pi­ñe­ra fue un desa­tino pe­ro cues­ta creer que, quien im­pul­só un post­na­tal, pue­da ser vis­to co­mo un ma­chis­ta de ma­nual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.