Re­co­no­ci­mien­to fa­cial en es­pa­cios pú­bli­cos

La Tercera - - Correo -

Se­ñor director:

La se­ma­na pa­sa­da, se dio a co­no­cer a tra­vés de la pren­sa que en Las Con­des co­men­za­rán a re­gir me­ca­nis­mos de re­co­no­ci­mien­to fa­cial pa­ra iden­ti­fi­car a “pró­fu­gos de la jus­ti­cia” y “de­lin­cuen­tes ha­bi­tua­les”.

¿Quié­nes son los de­lin­cuen­tes: per­so­nas con con­de­nas cum­pli­das o tam­bién va­len las detenciones? De ser así, ¿cuen­tan las detenciones ile­ga­les?

Más allá de la ile­ga­li­dad de la me­di­da, por ma­ne­jar ba­ses de da­tos se­cre­tos (¿Hu­bo con­sen­ti­mien­to de es­tar en esas lis­tas?), el per­fi­la­mien­to de de­lin­cuen­tes tam­bién po­dría su­mar­se a otras ca­te­go­rías sos­pe­cho­sas: afros, co­lom­bia­nos, ba­rris­tas, flai­tes u otras. Es­to con­vier­te a la me­di­da en una tre­men­da­men­te dis­cri­mi­na­to­ria

En Eu­ro­pa, los soft­wa­res de re­co­no­ci­mien­to fa­cial fun­cio­nan pa­ra de­ter­mi­nar un ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co; por ejem­plo: pró­fu­gos de la jus­ti­cia. Y en ca­so de re­co­no­cer a otros ros­tros, el sis­te­ma di­fu­mi­na in­me­dia­ta­men­te la ca­ra de quien no es­tá sien­do bus­ca­do. De es­ta ma­ne­ra se ase­gu­ra la ex­pec­ta­ti­va de ano­ni­ma­to en es­pa­cios pú­bli­cos. Ade­más, so­lo la po­li­cía con fa­cul­ta­des le­ga­les pue­de rea­li­zar es­tas bús­que­das.

En de­fi­ni­ti­va, y en vir­tud de su com­po­nen­te dis­cri­mi­na­to­rio e ile­gal, no es la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Las Con­des, sino el Con­gre­so, el que de­be de­ci­dir si es­tos me­ca­nis­mos de­ben uti­li­zar­se pa­ra en­fren­tar el de­li­to.

con­te­ni­dos mul­ti­me­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.