“El ci­ber­cri­men tie­ne ma­yo­res con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo”

Ex ofi­cial del FBI y ex­per­to en Ci­ber­se­gu­ri­dad: ► El ex asis­ten­te de la di­rec­ción del or­ga­nis­mo, Shawn Henry, par­ti­ci­pó en char­la or­ga­ni­za­da por la PDI. ► Agre­gó que en EE.UU. los ban­cos no res­pon­sa­bi­li­zan a las víc­ti­mas de de­li­tos co­mo la clo­na­ción de ta

La Tercera - - Nacional - V. Ri­ve­ra y F. Díaz

El ex asis­ten­te de la di­rec­ción del FBI que fue uno de los agen­tes ex­per­tos en de­li­tos in­for­má­ti­cos, y hoy pre­si­den­te de Crowds­tri­ke Ser­vi­ces (or­ga­ni­za­ción pri­va­da que ve te­mas de ci­ber­se­gu­ri­dad), Shawn Henry, par­ti­ci­pó ayer de una char­la so­bre es­te ti­po de ilí­ci­tos or­ga­ni­za­da por la Je­fa­tu­ra Na­cio­nal de De­li­tos Eco­nó­mi­cos. “Nos re­uni­re­mos con di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra par­ti­ci­par ma­ña­na (hoy) en una con­fe­ren­cia pa­ra crear con­cien­cia so­bre el pro­ble­ma que es­ta­mos vi­vien­do en ma­te­ria de ci­ber­se­gu­ri­dad y co­la­bo­rar con las so­lu­cio­nes pa­ra pro­te­ger­nos del ci­ber­cri­men”, di­jo Henry, quien con­ver­só con so­bre los al­can­ces de es­tos ilí­ci­tos y có­mo ve la pre­pa­ra­ción de Chi­le an­te ellos.

¿Y qué se ve?

La Ter­ce­ra ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes que es­tán ex­pues­tos al ci­ber­cri­men?

No hay lí­mi­tes. Es­te pro­ble­ma se pre­sen­ta en el área del trans­por­te, edu­ca­ción, ma­nu­fac­tu­ra, re­tail y to­do ti­po de ser­vi­cios, to­do el mun­do que es­tá co­nec­ta­do a la red, por­que ac­tual­men­te hay mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos, que es­tán vul­ne­ra­bles. Los ad­ver­sa­rios en­tien­den que hay da­tos a los cua­les pue­den ac­ce­der y des­de don­de pue­den ob­te­ner mu­chos be­ne­fi­cios.

¿Có­mo ve la reali­dad chi­le­na en cuan­to a ci­ber­se­gu­ri­dad?

No lo veo muy dis­tin­to a la do­ce­na de paí­ses que he vi­si­ta­do. Su reali­dad es si­mi­lar a to­do lo que uno ve en to­dos la­dos.

Es­to se di­vi­de en dos par­tes acá: el sec­tor pri­va­do pro­te­gien­do sus re­des y lo que es el go­bierno ayu­dan­do a pro­te­ger el sec­tor pri­va­do.

En Chi­le se da un de­li­to muy co­mún, co­mo la vul­ne­ra­ción de las tar­je­tas de cré­di­to. En eso han sur­gi­do pro­pues­tas que los ban­cos asu­man el cos­to de es­tas vul­ne­ra­cio­nes y otros que sea el usua­rio quien asu­ma el frau­de ¿Qué cree us­ted que es lo más ade­cua­do?

Los de­li­tos aso­cia­dos a las tar­je­tas de cré­di­to son im­por­tan­tes, pe­ro vien­do la to­ta­li­dad de los pro­ble­mas, lo ve­mos co­mo el más pe­que­ño. De igual ma­ne­ra, pue­do de­cir que en los Es­ta­dos Uni­dos, los ban­cos no res­pon­sa­bi­li­zan a los usua­rios por es­te ti­po de ro­bos y ellos los ab­suel­ven de la res­pon­sa­bi­li­dad del de­li­to, pe­ro, por su­pues­to, es­tas em­pre­sas es­tán ga­nan­do di­ne­ro y es­tán pa­san­do es­te cos­to al con­su­mi­dor de otras ma­ne­ras. Los ban­cos es­tán in­vir­tien­do mu­cho di­ne­ro en lo que es en­ten­der la ame­na­za pa­ra po­der sol­ven­tar es­te pro­ble­ma a lar­go pla­zo.

Ha­ce po­co, en Chi­le se han co­no­ci­dos de­li­tos aso­cia­dos al es­pio­na­je in­dus­trial. ¿Cuál es su ex­pe­rien­cia y su vi­sión so­bre es­tos ilí­ci­tos?

Las com­pa­ñías tie­nen que ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra re­sol­ver las vul­ne­ra­bi­li­da­des den­tro de sus re­des. Usar tec­no­lo­gía te per­mi­te te­ner una vi­sión muy com­ple­ta de to­do lo que es­tá su­ce­dien­do pa­ra po­der de­tec­tar es­tos ata­ques y de­te­ner­los. Mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes es­tán im­ple­men­tan­do de­fen­sas, sin em­bar­go, cuan­do fa­llan no tie­nen la ha­bi­li­dad de iden­ti­fi­car al ad­ver­sa­rio o a quien in­ten­tó vul­ne­rar el sis­te­ma, por lo tan­to, que­dan cie­gas.

¿Lo ve co­mo al­go ha­bi­tual en Chi­le o es más bien un te­ma glo­bal?

Es al­go que se ve glo­bal­men­te.

En ge­ne­ral, los paí­ses co­mo Chi­le

¿le to­man el pe­so al ci­ber­cri­men, to­man­do en cuen­ta que la tec­no­lo­gía avan­za ca­da día?

Es­te es un pro­ce­so evo­lu­ti­vo. He vis­to em­pre­sas en Es­ta­dos Uni­dos don­de aún no en­tien­den el ni­vel de ries­go al que se es­tá ex­pues­to. Cuan­do los chi­le­nos ven los me­dios se ha­cen cons­cien­tes de lo que es­tá su­ce­dien­do, pe­ro van a ne­ce­si­tar más que eso. La ne­ce­si­dad de in­te­gra­ción en­tre el go­bierno y el sec­tor pri­va­do es fun­da­men­tal.

¿A qué es­ta­mos ex­pues­tos an­te ata­ques ci­ber­né­ti­cos y có­mo se pue­den pre­ve­nir?

Po­de­mos pro­te­ger­nos si te­ne­mos la tec­no­lo­gía co­rrec­ta. No va­mos a po­der pro­te­ger­nos con­tra ca­da uno de es­tos ata­ques, pe­ro lo im­por­tan­te es te­ner la in­for­ma­ción pa­ra po­der reac­cio­nar rá­pi­da­men­te a ata­ques ma­yo­res.

¿Si­guen sien­do más pe­li­gro­sos los de­li­tos co­mu­nes, co­mo los ro­bos o asal­tos, que los ci­be­ra­ta­ques?

En el cri­men fí­si­co hay un gran ries­go, pe­ro el ci­ber­cri­men tie­ne ma­yo­res con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo. Los go­bier­nos tie­ne que pro­te­ger y te­ner las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra reac­cio­nar a tiem­po.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.