“En el Ejér­ci­to de Ve­ne­zue­la hay ham­bre y baja mo­ral”

Ma­yor ge­ne­ral (r) del Ejér­ci­to: ► El ex ofi­cial, muy cer­cano a Hu­go Chá­vez, di­jo a La Ter­ce­ra que el cha­vis­mo se fracturó y que el go­bierno no ha res­pe­ta­do el le­ga­do del Co­man­dan­te. ► Tam­bién des­ta­có que la frac­tu­ra del cha­vis­mo vie­ne de “la vio­la­ción” qu

La Tercera - - Mundo - María Paz Sa­las

El ma­yor ge­ne­ral (R) Clí­ver Al­ca­lá fue uno de los hom­bres más cer­ca­nos al fa­lle­ci­do man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez (1999-2013). El 4 de fe­bre­ro de 1992, par­ti­ci­pó a su la­do en el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do pa­ra de­rro­car el go­bierno de Car­los An­drés Pé­rez y lue­go fue co­man­dan­te de la Red de De­fen­sa In­te­gral de Gua­ya­na. El año pa­sa­do, pro­vo­có asom­bro al de­cla­rar que vo­ta­ría a fa­vor de re­vo­car el man­da­to del Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro en un even­tual re­fe­ren­do y aho­ra se al­za co­mo un cha­vis­ta di­si­den­te y crí­ti­co de su pro­pio go­bierno. En con­ver­sa­ción con cri­ti­ca la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te con­vo­ca­da por Ma­du­ro, abor­da el am­bien­te al in­te­rior de las Fuer­zas Ar­ma­das y tam­bién des­me­nu­za el ata­que que un po­li­cía reali­zó el mar­tes con­tra el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) y que el go­bierno ca­li­fi­có co­mo una ac­ción “te­rro­ris­ta”.

La Ter­ce­ra, ¿Có­mo ana­li­za el ata­que del he­li­cóp­te­ro con­tra la se­de del TSJ?

Yo creo que es una es­tra­te­gia que vie­ne de la mano del go­bierno. No sé si con el com­pro­mi­so del pi­lo­to o no. El pue­de ha­ber si­do ma­ne­ja­do y lle­va­do a esa si­tua­ción pen­san­do que lo acom­pa­ña­ba otra gen­te. De otra for­ma, es una ac­ción sin pre­ce­den­tes. Pe­ro es un es­que­ma que se da mien­tras la fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Or­te­ga, nue­va­men­te es ata­ca­da por el TSJ.

¿Cree que se po­dría es­tar in­ten­tan­do des­viar la aten­ción?

To­tal­men­te. El te­ma del ham­bre, de las ne­ce­si­da­des del pue­blo, to­do eso es­tá aho­ra en jue­go. El país es­tá pa­ra­li­za­do en ca­si to­da su ex­ten­sión te­rri­to­rial. Es una si­tua­ción por par­te del go­bierno pa­ra amai­nar, pe­ro el ve­ne­zo­lano ya es­tá har­to de la si­tua­ción ac­tual, de ver un muer­to dia­rio en las ma­ni­fes­ta­cio­nes. Se ha en­san­gren­ta­do las ma­nos el go­bierno con la muer­te de los jó­ve­nes. Han ma­ta­do el fu­tu­ro del país.

LEAL­TAD DEL EJER­CI­TO

“El Ejér­ci­to es­tá pa­de­cien­do las mis­mas con­se­cuen­cias que el pue­blo. Hay ham­bre y due­le de­cir­lo, hay baja mo­ral. Des­pués del desa­yuno no se sa­be qué se va a al­mor­zar”.

A Ma­du­ro le con­vie­ne sos­te­ner el dis­cur­so de que lo es­tán ata­can­do

Cla­ro que sí. Ayer (mar­tes) pre­vio al he­li­cóp­te­ro di­jo que si la re­vo­lu­ción es ata­ca­da, la man­ten­drán por las ba­las. ¿Ese es el dis­cur­so de un Pre­si­den­te? Los vo­tos va­len, la épo­ca de las ba­las ya pa­só. La de­mo­cra­cia no es con ba­las, no se pue­de im­po­ner tam­po­co con la fuer­za. La go­ber­na­bi­li­dad se per­dió.

¿Có­mo ob­ser­va al cha­vis­mo en es­tos mo­men­tos?

Lo veo su­ma­men­te di­vi­di­do, con mu­chas con­tra­dic­cio­nes, con mu­cha fal­ta de for­ta­le­za. Lo veo muy li­ma­do por co­rrien­tes dis­tin­tas a la que ge­ne­ró el cha­vis­mo. Pri­me­ro por la gen­te que im­pul­sa la vio­len­cia con­tra la ba­se po­pu­lar. El ele­men­to que lle­vó al cha­vis­mo a le­van­tar­se en una re­be­lión fue la pro­tec­ción del me­nos pro­te­gi­do.

¿Qué te­mas son los que es­tán pro­vo­can­do las ma­yo­res frac­tu­ras al in­te­rior del cha­vis­mo?

En los dos úl­ti­mos años se han re- cru­de­ci­do las frac­cio­nes. Se pre­ten­de es­ta­ble­cer una nue­va Cons­ti­tu­ción, sin dis­cu­sión, sin ma­yo­ría, ha­cien­do tram­pas a la Cons­ti­tu­ción ac­tual y vio­lan­do el res­pe­to éti­co del ma­ne­jo en fun­cio­na­mien­to pú­bli­co. La frac­tu­ra del cha­vis­mo vie­ne de la vio­la­ción a la Car­ta Mag­na.

¿La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te des­tru­ye el le­ga­do de Hu­go Chá­vez?

Ellos no han de­ja­do na­da del le­ga­do de Hu­go Chá­vez, aun­que se man­tie­ne el dis­cur­so de ese le­ga­do. Nin­guno de esos per­so­na­jes se com­por­ta co­mo de­be­ría ser se­gún sus pa­la­bras. El fun­cio­na­mien­to es to­tal­men­te dis­tin­to a los prin­ci­pios de la éti­ca. Se crea­ron unas va­rian­tes que hoy le han he­cho un da­ño te­rri­ble al país. No so­la­men­te ha si­do cul­pa del cha­vis­mo. El pro­ble­ma es que el país pu­so su es­pe­ran­za en el cha­vis­mo y eso ha que­da­do to­do de un la­do. Hoy co­se­cha­mos lo peor del cha­vis­mo.

¿Cree que en los pró­xi­mos me­ses más cha­vis­tas po­drían em­pe­zar a cri­ti­car al go­bierno de Ma­du­ro?

Yo creo que hay un sen­ti­mien­to en mu­chos cha­vis­tas de frus­tra­ción. Es­tá la ver­güen­za. Es­tá el “no hi­ce lo su­fi­cien­te pa­ra evi­tar es­te desas­tre”. En­ton­ces ca­da uno de­be car­gar con la ver­güen­za. Ya es la­men­ta­ble que des­de otras la­ti­tu­des, la preo­cu­pa­ción prin­ci­pal sea qué es­tá pa­san­do en Ve­ne­zue­la. ¿Qué pa­só con el cha­vis­mo? Con eso que pa­re­cía tan bien cons­trui­do y don­de se sen­tía un país fe­liz. Se im­pu­so una anar­quía de un gru­pi­to que so­lo se de­di­có al sa­queo de la na­ción, No es que se ha­yan ro­ba­do el di­ne­ro del pue­blo, sino que lo man­cha­ron de san­gre en los úl­ti­mos días y ca­da día lo man­chan in­di­rec­ta­men­te con los muer­tos en las pro­tes­tas, con los ni­ños que na­cen pre­ma­tu­ra­men­te y no con­si­guen las con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra ser aten­di­dos.

¿Có­mo ob­ser­va al Ejér­ci­to y su leal­tad ha­cia Ni­co­lás Ma­du­ro?

Yo creo que el Ejér­ci­to es­tá pa­de­cien­do las mis­mas con­se­cuen­cias que el pue­blo. En el Ejér­ci­to ve­ne­zo­lano hay ham­bre y due­le de­cir­lo. En el Ejér­ci­to hay baja mo­ral. Des­pués del desa­yuno no se sa­be qué se va a al­mor­zar, por­que no se ha con­se­gui­do (co­mi­da) o por­que no ha lle­ga­do de­bi­da­men­te. Eso no ge­ne­ra en lo ab­so­lu­to na­da po­si­ti­vo, to­do lo con­tra­rio. Ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre, desa­so­sie­go, ge­ne­ra des­mo­ra­li­za­ción y ya sa­be­mos que en un Ejér­ci­to des­mo­ra­li­za­do, se anu­la y no lo­gra nin­gún ob­je­ti­vo. Ni de apo­yar o no apo­yar, no hay mo­ral ni es­pí­ri-

tu de cuer­po.

¿Cuán­to cree que pue­dan se­guir en es­ta si­tua­ción de cri­sis?

La si­tua­ción eco­nó­mi­ca a la cual es­tá so­me­ti­do el país es in­aguan­ta­ble. No só­lo pa­ra los mi­li­ta­res. Hay un di­le­ma tre­men­do, por el mal ma­ne­jo y la con­ti­nua fal­ta de res­pe­to ha­cia nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das por par­te de quien las di­ri­ge.

Se han vis­to al­gu­nas re­nun­cias de al­gu­nos ofi­cia­les de las Fuer­zas Ar­ma­das la se­ma­na pa­sa­da.

Ale­xis López Ra­mí­rez, ma­yor ge­ne­ral que se desem­pe­ña­ba co­mo se­cre­ta­rio en una de­pen­den­cia que ase­so­ra en se­gu­ri­dad y de­fen­sa al Pre­si­den­te, re­nun­ció por no es­tar de acuer­do con la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. So­mos de la idea de que la Cons­ti­tu­ción si­gue vi­gen­te.

¿Cree que se pue­da pro­vo­car un le­van­ta­mien­to o rup­tu­ra cons­ti­tu­cio­nal por par­te de los mi­li­ta­res?

No lo sé, por­que eso no se avi­sa. Yo no es­toy vin­cu­la­do a nin­gu­na ac­ti­vi­dad de ese ti­po.

¿Qué sa­li­da pue­de te­ner la cri­sis?

Yo creo que la sa­li­da es la apli­ca­ción de la Cons­ti­tu­ción. Eso re­suel­ve to­do. Aquí se evi­tó un re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio del pue­blo pa­ra sa­lir del pre­sen­te, se ha cer­ce­na­do el de­re­cho de ele­gir nue­vos go­ber­nan­tes.b

FRAGMENTACION CHA­VIS­TA “Hay un sen­ti­mien­to en mu­chos cha­vis­tas de frus­tra­ción. Es­tá la pe­na, es­tá la ver­güen­za. Es­tá el ‘no hi­ce lo su­fi­cien­te pa­ra evi­tar es­te desas­tre’”.

FO­TO: AFP

►► El ma­yor ge­ne­ral re­ti­ra­do del Ejér­ci­to Clí­ver Al­ca­lá du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en Ca­ra­cas, en ju­lio de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.