El re­gre­so de Cris­ti­na Fer­nán­dez

La Tercera - - Opinión - Co­men­te en

EL MIS­TE­RIO so­bre el fu­tu­ro de Cris­ti­na Fer­nán­dez se aca­bó el pa­sa­do sá­ba­do, cuan­do se con­fir­mó que la ex­pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na (2007-2015) de­ci­dió acep­tar com­pe­tir por un es­ca­ño en la Cá­ma­ra Al­ta por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la más po­bla­da y don­de po­see ma­yor res­pal­do. La pro­vin­cia con­tie­ne ca­si el 40% del pa­drón na­cio­nal pa­ra los co­mi­cios que re­no­va­rá a los par­la­men­ta­rios el 22 de oc­tu­bre de 2017.

La pos­tu­la­ción de la ex­man­da­ta­ria de­ja en evi­den­cia el in­te­rés de Cris­ti­na Fer­nán­dez por lo­grar una im­por­tan­te tri­bu­na po­lí­ti­ca, que ade­más de otor­gar­le una am­plia vi­si­bi­li­dad, le per­mi­ta con­so­li­dar un ma­yor li­de­raz­go en la opo­si­ción y pro­lon­gar el pro­yec­to kirch­ne­ris­ta. Una prue­ba de ello fue el lan­za­mien­to de una nue­va coa­li­ción, Uni­dad Ciu­da­da­na, un fren­te que cons­tru­yó por fue­ra del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta. Sin em­bar­go, su anun­cio se da en me­dio de una opo­si­ción fuer­te­men­te frag­men­ta­da -el pe­ro­nis­mo se en­cuen­tra di­vi­di­do en tres fren­tes-, lo que evi­den­te­men­te com­pli­ca la apues­ta de Fer­nán­dez.

Su pos­tu­la­ción se da en me­dio de una com­ple­ja si­tua­ción ju­di­cial, con­si­de­ran­do que se en­cuen­tra pro­ce­sa­da por su­pues­tos de­li­tos de co­rrup­ción y la­va­do de di­ne­ro. Inevi­ta­ble­men­te se han le­van­ta­do sus­pi­ca­cias de quie­nes creen ver aquí una ma­nio­bra pa­ra lo­grar elu­dir la ac­ción de la jus­ti­cia, pues de con­se­guir un es­ca­ño en oc­tu­bre, la ex­man­da­ta­ria po­dría ob­te­ner in­mu­ni­dad y se li­bra­ría de ser de­te­ni­da en el ca­so de que un juez así lo or­de­ne.

Aun cuan­do la cul­pa­bi­li­dad no ha si­do de­mos­tra­da, re­sul­ta des­con­cer­tan­te que a pe­sar de los gra­ves car­gos que se le han for­mu­la­do, Fer­nán­dez ha­ya po­di­do se­guir ade­lan­te con su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, lo que es una de­mos­tra­ción de que la co­rrien­te kirch­ne­ris­ta si­gue aún vi­va y dis­pues­ta a ejer­cer una opo­si­ción im­pla­ca­ble, lo que ale­ja la po­si­bi­li­dad de que la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na vuel­va pron­to a cau­ces más tem­pla­dos.

Co­mo es al­go re­la­ti­va­men­te nue­vo, las per­so­nas no sien­ten que la pri­ma­ria es par­te del pro­ce­so de ele­gir un pre­si­den­te, les es ajeno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.