Los nue­vos pa­sos de Luis Poi­rot, un re­tra­tis­ta de la me­mo­ria

Aca­ba de pu­bli­car­se un vo­lu­men con más de 130 imá­ge­nes del fo­tó­gra­fo chi­leno, des­de su pa­so por Nue­va York has­ta los años de la UP. En ju­lio ex­pon­drá en el Cen­tro Cul­tu­ral La Mo­ne­da, y en oc­tu­bre sus se­ries de Ne­ru­da lle­ga­rán a In­dia. En no­viem­bre, en tan

La Tercera - - Sociedad - Por Pe­dro Baha­mon­des Ch.

ERA su pri­me­ra vez en Nue­va York, y no que­ría que las lu­ces de neón ni las pe­ga­jo­sas me­lo­días de los Beatles lo idio­ti­za­ran. Fue du­ran­te los pri­me­ros me­ses de 1969, el mis­mo año de Woods­tock y el ma­si­vo re­cha­zo a la gue­rra de Viet­nam, cuan­do un jo­ven Luis Poi­rot (1940) se echó a an­dar por las ca­lles de la Gran Man­za­na co­mo so­nám­bu­lo, ató­ni­to an­te lo que ocu­rría fren­te a sus ojos. An­cla­da a su cue­llo, cual ar­ma im­ba­ti­ble, lle­va­ba la vie­ja cá­ma­ra análo­ga que ha­bía com­pra­do en el mer­ca­do ne­gro chi­leno.

“To­mo fotos sin sa­ber muy bien por qué, reac­cio­nan­do ins­tin­ti­va­men­te al im­pac­to vi­sual. No tra­to de ser otro fo­tó­gra­fo co­mo ha­bía he­cho an­tes, co­pian­do y bus­can­do apro­ba­ción del que mi­ra mis fotos. Des­cu­bro en­ton­ces el fo­tó­gra­fo que soy con mi pro­pio len­gua­je”, se lee en las pri­me­ras pá­gi­nas de La so­pa de­rra­ma­da 1969-1973, el vo­lu­men re­cién edi­ta­do por Lom y que com­pri­me, en po­co más de 130 imá­ge­nes en blan­co y ne­gro, la mues­tra que el fo­tó­gra­fo chi­leno de 76 años ex­pu­so en el Mu­seo de la Me­mo­ria en 2014. “Na­rra un via­je que par­tió en EEUU, y que si­guió por Bo­li­via, Ecua­dor y to­do lo que fue mi re­torno a Chi­le, cuan­do fo­to­gra­fié los años de la Uni­dad Po­pu­lar”, cuen­ta.

Dos se­ma­nas des­pués, ya de vuel­ta en el país, el tam­bién ac­tor y ci­neas­ta chi­leno ex­pu­so sus fotografías por pri­me­ra vez. En ellas no so­lo ha­bía re­tra­ta­do, por cier­to, la ex­qui­si­ta vi­da cul­tu­ral neo­yor­qui­na de la épo­ca, sino ade­más la po­bre­za y mi­se­ria en las ca­lles, las mul­ti­tu­di­na­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes po­lí­ti­cas y a to­do un aba­ni­co de per­so­na­jes anó­ni­mos y su­mi­dos en el al­cohol y las dro­gas. “Luis Poi­rot no su­po ver las be­lle­zas de Nue­va York, su vi­sión de la vi­da es ne­ga­ti­va”, con­sig­na la crí­ti­ca de An­to­nio Romera en El Mer­cu­rio, la úni­ca que cir­cu­ló en me­dios lo­ca­les ese año.

Poi­rot aún con­ser­va el mí­se­ro tro­zo de pá­gi­na, ca­da vez más ama­ri­llen­to y a pun­to de res­que­bra­jar­se: “La crí­ti­ca nun­ca ha si­do se­do­sa con­mi­go, aun­que tam­po­co he he­cho mé­ri­to por agra­dar­les”, opi­na. “Soy un fo­tó­gra­fo que tra­ba­ja con la me­mo­ria cul­tu­ral de Chi­le, no fo­to­gra­fío po­lí­ti­cos ni em­pre­sa­rios ni ban­que­ros ni a na­die de ellos. No me in­tere­san. Yo tra­ba­jo con la gen­te que mar­ca una hue­lla en la me­mo­ria, y ¡có­mo no ha­cer­lo en un país am­né­si­co co­mo es­te!”, ale­ga.

Des­pués de Allen­de no vol­vió a re­tra­tar a un po­lí­ti­co. ¿No en­con­tró una ima­gen si­mi­lar a la su­ya en al­guno pos­te­rior?

No lo sen­tí con Mi­che­lle Ba­che­let, pe­ro sí con Ri­car­do La­gos. Sien­to mu­chí­si­mo que el Par­ti­do So­cia­lis­ta ha­ya co­me­ti­do el ac­to ver­gon­zo­so de ha­ber­le da­do la es­pal­da y eli­mi­nar­lo de una can­di­da­tu­ra. La­gos era el pre­si­den­te que ne­ce­si­ta­ba Chi­le y nos lo he­mos fa­rrea­do, por eso el pa­no­ra­ma es­tá co­mo es­tá.

Ud. fo­to­gra­fió a Ne­ru­da, a Víc­tor Ja­ra, a Do­no­so y a tan­tos otros. ¿Se arre­pien­te de no ha­ber re­tra­ta­do a al­guien más?

Sí, siem­pre he la­men­ta­do no ha­ber fo­to­gra­fia­do a Vio­le­ta Pa­rra. Me cohi­bí y lo re­co­noz­co, y es una deu­da que me que­dó pe­nan­do. Aún la es­toy vien­do en la Fe­ria de la Pri­ma­ve­ra del Par­que Fo­res­tal en los 60, en un me­són ha­cien­do fi­gu­ras de gre­da. Los pi­tu­qui­tos y pi­tu­qui­tas se reían de ella, igual cuan­do can­ta­ba. Hoy es­tá lleno de ho­me­na­jes, pe­ro en vi­da fue una mu­jer que se abrió pa­so con­tra la fuer­za de las aguas, y esos son los per­so­na­jes que me in­tere­san; no los del mar­ke­ting ni quie­nes go­zan del éxi­to de la te­le­vi­sión o que han sa­li­do en­tre­vis­ta­dos en re­vis­tas de pa­pel couché. Son per­so­nas que tie­nen una con­vic­ción y la lle­van ten­gan o no la apro­ba­ción del me­dio.

Tra­ba­ja­dor obs­ti­na­do

Una ma­ña­na, a co­mien­zos de di­ciem­bre del año pa­sa­do, el te­lé­fono de Luis Poi­rot so­nó in­sis­ten­te­men­te, pe­ro él nun­ca con­tes­tó. Era lu­nes, re­cuer­da, pues des­de ha­ce años de­ci­dió con su mu­jer, la ar­tis­ta Fer­nan­da La­rraín (39 años me­nor), to­mar­se li­bres los pri­me­ros días de la se­ma­na. Re­cién con­tes­tó a la ma­ña­na si­guien­te, cuen­ta: era la se­cre­ta­ria del mi­nis­tro de Cul­tu­ra, y lo lla­ma­ba pa­ra de­cir­le que aca­ba­ba de ga­nar el Pre­mio a la Tra­yec­to­ria An­to­nio Quin­ta­na. “Fue muy emo­cio­nan­te, por­que uno no es­pe­ra en Chi­le ese ti­po de re­co­no­ci­mien­tos, al me­nos no en vi­da sino cuan­do es­tás muer­to. Pa­ra mí, que he si­do siem­pre un fo­tó­gra­fo con­tra­co­rrien­te, fue una re­afir­ma­ción de mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.