La ter­ce­ra edad en la era de las “sel­fies”

[BRE­CHA DI­GI­TAL] Más de 150 adul­tos ma­yo­res han cur­sa­do un ta­ller pa­ra sa­car par­ti­do a sus smartp­ho­nes. Con­fie­san que le te­men al “touch” y que quie­ren usar What­sApp.

La Tercera - - Nacional - Por Tamy Pal­ma Sil­va

“¿Có­mo pue­do ha­cer una fo­to de mi ca­ra en el ce­lu­lar?”, pre­gun­ta Ana Díaz (91) alu­dien­do a las po­pu­la­res “sel­fies”, mien­tras unas 30 per­so­nas que la ro­dean, y que tie­nen en­tre 45 y 91 años, es­pe­ran aten­tas la res­pues­ta. Reuni­do en una sa­la, el gru­po si­gue las imá­ge­nes am­pli­fi­ca­das de la pan­ta­lla de un te­lé­fono que, pa­so a pa­so, ope­ra el pro­fe­sor de la cla­se “¿có­mo usar un smartp­ho­ne?” que im­par­te Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca.

Al lu­gar, ubi­ca­do en Plaza Ita­lia, han lle­ga­do per­so­nas de di­fe­ren­tes co­mu­nas con sus ce­lu­la­res -de sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid-, cua­der­nos y lá­pi­ces pa­ra to­mar apun­tes, y una ba­te­ría de pre­gun­tas que van re­sol­vien­do los tu­to­res, que mo­ni­to­rean el avan­ce de cada alumno. La ma­yo­ría de los asis­ten­tes tie­ne su nú­me­ro de te­lé­fono pe­ga­do en la par­te tra­se­ra del ce­lu­lar.

Díaz, la ma­yor de los asis­ten­tes, no lle­gó so­la. Jun­to a ella se en­cuen­tra Gui­ller­mo Ca­rra­za­na (89), su es­po­so, quien si­gue aten­to las ins­truc­cio­nes. “Es­cu­cha­mos del ta­ller en la te­le­vi­sión y vi­ni­mos, por­que no te­ne­mos la ex­pe­rien­cia de usar internet en el ce­lu­lar”, di­ce el hom­bre.

La fal­ta de cu­rio­si­dad e in­te­rés por los apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos, cuen­ta la pa­re­ja, se acen­tuó cuan­do em­pe­za­ron a fa­lle­cer sus ami­gos. Am­bos sen­tían que no ha­bía su­fi­cien­tes mo­ti­vos pa­ra es­tar co­nec­ta­dos, de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea, con otras per­so­nas. “Eso, has­ta que lle­ga­ron los nie­tos”, con­fie­sa Díaz. Des­de en­ton­ces, pi­die­ron te­lé­fo­nos más mo­der­nos a sus hi­jos, aun­que pa­sa­ron años an­tes de que apren­die­ran a ver un men­sa­je de tex­to, agre­gar o eli­mi­nar un con­tac­to y co­nec­tar­se a internet, co­mo es­tán prac­ti­can­do ac­tual­men­te.

Mie­do al te­cla­do “touch”

Des­de que el boom de los ce­lu­la­res tec­no­ló­gi­cos co­men­zó en Chi­le, las ope­ra­do­ras te­le­fó­ni­cas de di­fe­ren­tes em­pre­sas se han en­fren­ta­do a in­sis­ten­tes pre­gun­tas de sus clien­tes pa­ra re­sol­ver du­das téc­ni­cas. Mu­chas de ellas, cuen­ta An­gé­li­ca Alar­cón, ge­ren­te de In­ver­sión So­cial de Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca, tie­nen que ver con “adul­tos que no sa­ben có­mo ac­ti­var los da­tos o re­ini­ciar el ce­lu­lar”. Por lo mis­mo, “apun­ta­mos al 20 por cien­to que hoy no es­tá ac­ce­dien­do a internet, ya sea por­que des­co­no­cen el te­ma u otros mo­ti­vos”, agre­ga.

Los ca­si 120 asis­ten­tes de las cua­res, tro ver­sio­nes an­te­rio­res del ta­ller, que has­ta el mo­men­to se ha rea­li­za­do so­lo en San­tia­go, lle­ga­ron igual de des­pren­di­dos con la tec­no­lo­gía que la pa­re­ja Díaz y Ca­rra­za­na. Pau­li­na Gu­tié­rrez, vo­lun­ta­ria pa­ra rea­li­zar es­tas cla­ses, cuen­ta que el de­sa­fío prin­ci­pal es que to­dos ellos “apren­dan a sa­car­le pro­ve­cho al apa­ra­to y no se ol­vi­den de lo apren­di­do”. Aña­de que ha sor­pren­di­do que a la con­vo­ca­to­ria, que ini­cial­men­te era so­lo pa­ra adul­tos ma­yo- ha­yan lle­ga­do in­tere­sa­dos de, in­clu­so, 40 años. ¿Lo que más les in­tere­sa? Apren­der a en­viar men­sa­jes de tex­to, fotos y usar What­sApp.

Al la­do de Gu­tié­rrez, un hom­bre es­tá con­cen­tra­do en la cla­se. Es do­min­go Du­nats (73), quien via­jó 45 mi­nu­tos en mi­cro y me­tro des­de Pe­dro Agui­rre Cer­da. “Vi­ne por­que cam­bié un No­kia an­ti­guo por un ce­lu­lar touch y no lo en­tien­do. Me que­do dor­mi­do por­que la alar­ma no me fun­cio­na y no me sé co­mu­ni­car con él”, cuen­ta el elec­tri­cis­ta, quien fue ins­cri­to por su hi­jo pa­ra po­der asis­tir al ta­ller.

Du­nats pre­gun­ta cuál es el bo­tón pa­ra re­tro­ce­der, al mis­mo tiem­po que les con­fie­sa a sus cin­co com­pa­ñe­ros de me­són, con los que lle­va más de dos ho­ras com­par­tien­do, que le asus­ta apre­tar al­go por error. To­dos le ha­cen ver que com­par­ten su sen­tir. “El prin­ci­pal problema de la ter­ce­ra edad es el mie­do a usar es­tos apa­ra­tos, y una co­sa peor: que po­cos tie­nen pa­cien­cia pa­ra que­rer en­se­ñar­les”, di­ce Alar­cón.b

FO­TO: LUIS SE­VI­LLA

►► Tu­to­ra en­se­ñan­do a agre­gar con­tac­tos en un smartp­ho­ne.

►► Ana Díaz, de 91 años, apren­dien­do a sa­car­se una “sel­fie”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.