¿Por qué si­gue ga­nan­do Trump?

La mar­ca de­mó­cra­ta es­tá tan des­pres­ti­gia­da que ni si­quie­ra Trump la pue­de ayu­dar a re­na­cer.

La Tercera - - Mundo - Por Al­va­ro Var­gas Llo­sa

Apri­me­ra vis­ta, es ex­tra­ño que los re­pu­bli­ca­nos, con un Do­nald Trump que ba­te ré­cords de im­po­pu­la­ri­dad, ha­yan ga­na­do la cuar­ta elec­ción par­cial en lo que va de su man­da­to. Las elec­cio­nes par­cia­les –que se dan cuan­do que­da va­can­te un es­ca­ño en el Con­gre­so— eran vis­tas por los de­mó­cra­tas co­mo la opor­tu­ni­dad de po­ner en mar­cha ese mo­vi­mien­to, a un tiem­po po­lí­ti­co y psi­co­ló­gi­co, que se sue­le dar cuan­do un Pre­si­den­te es am­plia­men­te des­apro­ba­do por los elec­to­res y pro­vo­ca que la opo­si­ción cap­tu­re la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes o el Se­na­do.

En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, los re­pu­bli­ca­nos de­bían ga­nar las cua­tro elec­cio­nes. Pe­ro co­mo Trump tie­ne nú­me­ros tan ba­jos, to­do in­di­ca­ba que las elec­cio­nes par­cia­les da­rían un an­ti­ci­po de la muy va­ti­ci­na­da “de­ba­cle” re­pu­bli­ca­na en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 2018, cuan­do el Par­ti­do De­mó­cra­ta in­ten­ta­rá arre­ba­tar­le el Con­gre­so al par­ti­do ofi­cia­lis­ta. La con­fian­za de los de­mó­cra­tas en la po­si­bi­li­dad de que el candidato Jon Os­sof de­rro­ta­ra a la re­pu­bli­ca­na Ka­ren Han­del en Geor­gia ha­ce po­cos días era tal, que la ma­qui­na­ria na­cio­nal lo ayu­dó a re­cau­dar ca­si US$ 25 mi­llo­nes, sin con­tar el di­ne­ro em­plea­do por la pro­pia or­ga­ni­za­ción y los gru­pos de pre­sión. Sin em­bar­go, allí don­de Trump ha­bía ga­na­do por un mar­gen de ape­nas 1,5 pun­tos por­cen­tua­les las pre­si­den­cia­les, la re­pu­bli­ca­na se lle­vó la vic­to­ria con ca­si cua­tro pun­tos de di­fe­ren­cia.

El Par­ti­do De­mó­cra­ta ha creí­do des­de el co­mien­zo que el eclip­se del pri­mer man­da­ta­rio im­pli­ca­ría, au­to­má­ti­ca­men­te, la re­su­rrec­ción del ad­ver­sa­rio. Pe­ro la mar­ca de­mó­cra­ta es­tá tan des­pres­ti­gia­da que ni si­quie­ra al­guien tan con­tro­ver­ti­do co­mo Trump la pue­de ayu­dar a re­na­cer.

Por otro la­do, hay una dis­tan­cia evi­den­te en­tre la apro­ba­ción que sus­ci­ta Trump y su ca­pa­ci­dad pa­ra re­te­ner elec­to­res. Un es­tu­dio de The Wall Street Jour­nal re­ve­la que ha­ce un par de dé­ca­das los re­pu­bli­ca­nos es­ta­ban unos 30 pun­tos por de­trás de sus ri­va­les en cuan­to a la sin­to­nía con la cla­se media, hoy es­tán a unos diez pun­tos y, lo que es más sig­ni­fi­ca­ti­vo, ya se si­túan por de­lan­te en las zo­nas cla­ve del Me­dio Oes­te. En es­te vuel­co ha ju­ga­do su pa­pel la per­cep­ción de que lí­de­res co­mo los Clin­ton y el pro­pio Oba­ma es­ta­ban muy vin­cu­la­dos al mundo li­be­ral (en el sen­ti­do es­ta­dou­ni­den­se) y pu­dien­te de las cos­tas. Pe­ro tam­bién es­tá sien­do de­ci­si­vo el es­ti­lo y el dis­cur­so (si no, to­da­vía, las po­lí­ti­cas con­cre­tas) de Trump.

Se ha­ce, pues, mu­cho me­nos sen­ci­llo de lo que creía la opo­si­ción arre­ba­tar a los re­pu­bli­ca­nos la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en 2018, pues ne­ce­si­ta­ría ob­te­ner 24 es­ca­ños ne­tos. Es­tas reali­da­des elec­to­ra­les son las que dan cier­ta ra­cio­na­li­dad a mu­chas de lo que ha­ce y di­ce Trump. Su lu­cha a brazo par­ti­do con la gran pren­sa, con Holly­wood y con cier­tos per­so­na­jes tra­di­cio­na­les del Par­ti­do De­mó­cra­ta, sus ri­fi­rra­fes in­ter­na­cio­na­les con paí­ses que sa­can “ven­ta­jas” co­mer­cia­les, su len­gua­je cor­po­ral de je­fe de pe­lo­tón y otros as­pec­tos de su con­duc­ta es­tán di­ri­gi­dos ha­cia esos vo­tan­tes que le die­ron el triun­fo don­de im­por­ta.

El au­ra de ga­na­dor con­tra to­do y con­tra to­dos –aho­ra for­ta­le­ci­do por la vic­to­ria par­cial del ve­to mi­gra­to­rio con­tra seis paí­ses mu­sul­ma­nes en la Cor­te Su­pre­ma— “co­nec­ta” al Pre­si­den­te con esa cla­se media ve­ni­da a me­nos que ha pues­to la pun­te­ría en las éli­tes po­lí­ti­cas.

To­do ello mien­tras si­gue sin apa­re­cer al­gún lí­der que le pue­da ha­cer fren­te. Las apa­ri­cio­nes es­po­rá­di­cas de los Clin­ton o el pro­pio Oba­ma ali­men­tan la sen­sa­ción de or­fan­dad de los de­mó­cra­tas. Lo cual ex­pli­ca que ha­yan sur­gi­do re­cri­mi­na­cio­nes en­tre sus con­gre­sis­tas y ex­pre­sio­nes de im­pa­cien­cia an­te la pers­pec­ti­va de que 2018 sea me­nos fe­liz del que creían.

FO­TO: REU­TERS

►► Trump abor­da el Air for­ce One pa­ra via­jar Nue­va Jer­sey, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.