Yo ha­blé de fút­bol con el Pa­pa Fran­cis­co

[IGLE­SIA] Vie­ne a Chi­le en enero pró­xi­mo. ¿Có­mo es es­tar con el Pon­tí­fi­ce? Las anéc­do­tas de quie­nes lo han vi­vi­do dan al­gu­nas se­ña­les.

La Tercera - - Nacional - Por Camila Mar­do­nes

Aus­ted, que es de Bra­sil, le ten­go una pre­gun­ta”, le di­jo muy se­rio el Pa­pa Fran­cis­co a Ro­sa­na Man­ci­ni. Pa­só en 2015. Ella, jun­to a otros cua­tro in­te­gran­tes de la Red La­ti­noa­me­ri­ca­na de Pen­sa­mien­to So­cial de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, se en­con­tra­ban vi­si­tan­do al Pon­tí­fi­ce en el Va­ti­cano. “¿Quién es me­jor? ¿Maradona o Pe­lé?”, le pre­gun­tó de en­tra­da el Pa­pa. Así. Se­co y di­rec­to. Sin ro­deos. Tras la sor­pre­sa de la mu­jer, él co­men­zó a can­tar: “Vo­cê pen­sa que ca­chaça é água? Ca­chaça não é água não”. Ella son­río y si­guió la fa­mo­sa can­ción de car­na­val: “Ca­chaça vem do alam­bi­que, e água vem do ri­bei­rão”.

Ese es uno de los mo­men­tos que re­cuer­da el pe­rio­dis­ta chi­leno Gui­ller­mo San­do­val, miem­bro del gru­po que reali­zó aque­lla vi­si­ta y en ese en­ton­ces je­fe de Ani­ma­ción La­bo­ral de la Vi­ca­ría de Pas­to­ral So­cial de la Igle­sia. ¿Có­mo vio al Pa­pa Fran­cis­co? Al­guien “cá­li­do y sen­ci­llo”, di­ce. Eso, uni­do a un buen sen­ti­do del hu­mor, des­ta­can quie­nes han com­par­ti­do con el ac­tual lí­der de la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

Ni ayu­dan­tes ni con­ser­jes. “Una de las pri­me­ras co­sas que me lla­mó la aten­ción fue que él mis­mo nos abrió la puer­ta de su ofi­ci­na”, re­me­mo­ra San­do­val. “En otro mo­men­to cru­zó la am­plia sa­la has­ta lle­gar a una es­tan­te­ría y re­gre­só con li­bros de re­ga­lo pa­ra to­dos. Po­dría ha­bér­se­los pe­di­do a un se­cre­ta­rio, pe­ro lo hi­zo él”.

Co­mo par­te de la reunión, con­ver­sa­ron so­bre te­mas re­la­cio­na­dos con el tra­ba­jo y la vi­da la­bo­ral de jó­ve­nes y adul­tos ma­yo­res. “Nos con­tó so­bre la te­le­fo­nis­ta de la Ca­sa de Santa Mar­ta (lu­gar don­de re­si­de). Nos ha­bló de su fa­mi­lia, de cuán­to de­mo­ra­ba en ir y vol­ver al tra­ba­jo. No plan­teó el te­ma des­de un pun­to de vis­ta teó­ri­co, sino que co­mo una per­so­na con nom­bre y ape­lli­do, de quien él se ha­bía preo­cu­pa­do en for­ma par­ti­cu­lar”, cuen­ta el mis­mo San­do­val.

Aun­que es pri­me­ra vez que vi­si­ta­rá el país co­mo Pa­pa, an­te­rior­men­te ya ha­bía es­ta­do en Chi­le. De he­cho, vi­vió aquí cuan­do se for­mó en el ju­nio­ra­do je­sui­ta de San­tia­go, en la ca­sa de re­ti­ro de San Al­ber­to Hur­ta­do.

Co­mo sea, sus ai­res pa­re­cen no ha­ber cam­bia­do mu­cho. El can­ci­ller He­ral­do Mu­ñoz tam­bién re­fres­ca un co­men­ta­rio que le es­cu­chó ha­ce muy po­co al Pon­tí­fi­ce: “Cuan­do es­tu­vi­mos en el Va­ti­cano, el ar­te­sano An­to­nio Pai­la­fil, quien era par­te de la de­le­ga­ción, men­cio­nó que su ca­sa era de San Ber­nar­do, cer­ca de don­de vi­vió el Pa­pa. Y es­te le res­pon­dió con nos­tal­gia: ‘¡Ah, las em­pa­na­das de Buin!’. Lo es­cu­ché di­rec­ta­men­te”.

Sa­lu­dos pa­ta­gó­ni­cos

El se­na­dor Pa­tri­cio Wal­ker tam­bién com­par­tió con el lí­der de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, cuan­do acom­pa­ñó, co­mo pre­si­den­te del Se­na­do, a la Man­da­ta­ria Mi­che­lle Ba­che­let al Va­ti­cano. En esa opor­tu­ni­dad, di­ce el DC, apro­ve­chó de pe­dir­le una ben­di­ción es­pe­cial pa­ra la Pa­ta­go­nia.

“An­tes de ter­mi­nar la con­ver­sa­ción, le pu­de ha­cer un úl­ti­mo co­men­ta­rio. Le di­je que la­men­ta­ba que no fué­ra­mos hin­chas del mis­mo club de fút­bol pe­ro que te­nía­mos al­go en co­mún, y era que am­bos ha­bía­mos si­do for­ma­dos por los je­sui­tas. Se mu­rió de la ri­sa y me ti­ró una ta­lla. No re­cuer­do exac­ta­men­te sus pa­la­bras, pe­ro fue al­go así co­mo ´los je­sui­tas han for­ma­do mu­cha gen­te´, co­mo di­cien­do que eso no ga­ran­ti­za­ba na­da”.

El se­na­dor tam­bién se­ña­la que el Pa­pa es de un len­gua­je di­rec­to. “No elu­de nin­gún te­ma. Es de ha­blar las co­sas pan, pan y vino, vino. Sin etiquetas”.

Esa mis­ma ca­rac­te­rís­ti­ca es la que sub­ra­ya el sacerdote de la Com­pa­ñía de Je­sús Jor­ge Del­piano, ami­go del Pa­pa y quien vi­vió con él en la ca­sa de San Al­ber­to Hur­ta­do, cuan­do aún era Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio. “Es muy cá­li­do en el tra­to, pe­ro de una per­so­na­li­dad fuerte tam­bién. Si al­guien o al­go se le po­ne de­lan­te, él lo va a en­fren­tar. Pe­ro apa­re­ce co­mo ama­ble, por­que es un hom­bre que es­tá siem­pre sú­per cen­tra­do”.

Res­pec­to de su vi­si­ta, es cla­ro: “Nos va a ha­blar de los pro­ble­mas que te­ne­mos y de lo que no nos atre­ve­mos a ha­blar”.

Otro sacerdote que vi­vió con el Pa­pa Fran­cis­co es Jo­sé Ma­ría Ar­naiz, quien lo co­no­ce des­de ha­ce 40 años. To­da­vía, de he­cho, man­tie­ne una re­la­ción cer­ca­na con él.

Di­ce que otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la per­so­na­li­dad del Pa­pa Fran­cis­co es la ori­gi­na­li­dad, por lo que nos “pue­de sor­pren­der” en su vi­si­ta pro­gra­ma­da pa­ra el 15 al 18 de enero, en el ve­rano.

“En él es im­por­tan­te la ori­gi­na­li­dad. En su vi­si­ta a Chi­le, ya se es­tá sos­pe­chan­do que se va a pro­nun­ciar de de­ter­mi­na­das ma­ne­ras, pe­ro yo es­toy se­gu­ro de que va a ha­ber al­go que no es­pe­ra­mos”.

Ar­naiz cuen­ta que esa mis­ma ori­gi­na­li­dad e ím­pe­tu son los que in­clu­so lo han lle­va­do a in­ven­tar pa­la­bras, co­mo “mi­se­ri­cor­dear”. Y tam­bién ve un cam­bio: “An­tes no te­nía la ale­gría y la son­ri­sa de hoy”.

Nunca se sa­be. Pe­lé o Maradona. Tal vez, en enero, la pre­gun­ta sea si Vidal o Ale­xis.b

►► El pe­rio­dis­ta Gui­ller­mo San­do­val jun­to al Pa­pa Fran­cis­co, en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.