La voz de las ci­fras

La Tercera - - Opinión - Pa­tri­cio Za­pa­ta Abo­ga­do

UNO ES­PE­RA­RÍA que las ci­fras ha­bla­ran por sí mis­mas. Mal que mal, los ma­te­má­ti­cos siem­pre nos di­je­ron a los hu­ma­nis­tas que los gua­ris­mos, a di­fe­ren­cia de los con­cep­tos, es­ta­ban li­bres de am­bi­güe­dad. No es aca­so evi­den­te, se pen­sa­ría, que en to­dos los ca­sos 1.400.000 es más que 300.000 o que 58% siem­pre se­rá me­jor que 30% (a me­nos, por su­pues­to, que se tra­te de de­lin­cuen­cia, al­coho­lis­mo o po­bre­za). Tra­tán­do­se de elec­cio­nes o en­cues­tas, sin em­bar­go, pa­re­ce inevi­ta­ble que los fríos nú­me­ros ter­mi­nen sien­do ob­je­to de las más di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes.

Y así, en las po­cas ho­ras que han trans­cu­rri­do des­de el do­min­go, los co­men­ta­ris­tas se han da­do el fes­tín de ri­gor con los re­sul­ta­dos de las pri­ma­rias. “Triun­fo es­pec­ta­cu­lar de Pi­ñe­ra”, di­ce uno. “La Nue­va Ma­yo­ría ga­nó sin ju­gar”, re­pli­ca otro. “Buen es­treno del Fren­te Am­plio”. “Pé­si­mo re­sul­ta­do del Fren­te Am­plio”, etc. No fal­ta, en efec­to, el que pien­sa que, si se les tor­tu­ra lo su­fi­cien­te, los po­bres nú­me­ros ter­mi­na­rán con­fe­san­do cual­quie­ra co­sa que el ana­lis­ta quie­ra es­cu­char.

Aun a ries­go de que se me acu­se de mal­tra­tar otro po­co más a los nú­me­ros del do­min­go, me per­mi­to com­par­tir cua­tro re­fle­xio­nes per­so­na­les so­bre los re­sul­ta­dos en cues­tión.

Re­co­noz­co, en primer lu­gar, ha­ber si­do de los que pen­só que la coin­ci­den­cia con la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes y el efec­to de de­ba­tes y en­tre­vis­tas la­men­ta­bles re­sul­ta­ría en una par­ti­ci­pa­ción to­tal que no su­pe­raría el mi­llón de ciu­da­da­nos. Me ale­gro mu­cho de ha­ber es­ta­do tan equi­vo­ca­do. La afluen­cia a las ur­nas nos ha­bla del in­te­rés de mu­chas y mu­chos por in­ci­dir di­rec­ta­men­te en las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas im­por­tan­tes. Otra ra­zón más, me pa­re­ce, pa­ra per­se­ve­rar en el ca­mino de pro­fun­di­zar la de­mo­cra­cia.

No pue­do ne­gar, en se­gun­do tér­mino, que el re­sul­ta­do de Chi­le Va­mos es bueno de ca­ra a sus po­si­bi­li­da­des pa­ra no­viem­bre. Es­tán to­da­vía muy por de­ba­jo, es cier­to, de la par­ti­ci­pa­ción en la pri­ma­ria de la NM de 2013 (ca­si un mi­llón de vo­tos me­nos) y ape­nas em­pa­tan la con­cu­rren­cia que lo­gró la pri­ma­ria con­ven­cio­nal con­cer­ta­cio­nis­ta en­tre La­gos y Zal­dí­var ha­ce ¡18 años! Pa­ra la de­re­cha, sin em­bar­go, los nú­me­ros son po­si­ti­vos. Es­te buen apron­te no al­can­za, en to­do ca­so, a ga­ran­ti­zar na­da. La elec­ción pre­si­den­cial si­gue abier­ta.

El Fren­te Am­plio tie­ne to­do el de­re­cho a sen­tir­se sa­tis­fe­cho con la de­ci­sión de ha­cer sus pri­ma­rias. Pu­do mos­trar­se an­te el país y po­ten­ció li­de­raz­gos in­tere­san­tes. Ten­drán que re­co­no­cer, sin em­bar­go, que el re­sul­ta­do de­mues­tra que es­tán to­da­vía muy le­jos de ser una al­ter­na­ti­va com­pe­ti­ti­va. Ha­ber sa­ca­do en to­tal me­nos vo­tos que el lla­ne­ro so­li­ta­rio de Os­san­dón de­bie­ra en­se­ñar­les que es­tán to­da­vía muy le­jos de ser un fren­te real­men­te am­plio. Oja­lá apren­dan, ade­más, a ser más co­me­di­dos a la ho­ra de ha­blar a nom­bre del pue­blo. Hay fi­nal­men­te una opor­tu­ni­dad pa­ra Goic. Más de 11 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que no par­ti­ci­pa­ron (el 85% del pa­drón). Al­gu­nos no lo hi­cie­ron por­que no se sen­tían con­vo­ca­dos por la de­re­cha o la iz­quier­da más in­tran­si­gen­te. Otros, pro­ba­ble­men­te la ma­yo­ría, se sien­ten dis­tan­tes de to­da coa­li­ción y to­do li­de­raz­go. Que­dan 140 días pa­ra mo­ti­var a to­dos esos com­pa­trio­tas. Ellos de­ci­di­rán la elec­ción.

Los re­sul­ta­dos de la de­re­cha en pri­ma­rias no ga­ran­ti­zan na­da. La elec­ción es­tá abier­ta y hay una opor­tu­ni­dad pa­ra Goic: el 85% del pa­drón no par­ti­ci­pó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.