¿Qué pa­sa con el Tri­cel?

La Tercera - - Opinión - Se­bas­tián So­to Abo­ga­do

DOS HI­TOS im­por­tan­tes pa­ra la po­lí­ti­ca ocu­rrie­ron en la úl­ti­ma se­ma­na: en uno ha­bló la ciu­da­da­nía; en el otro, los jue­ces del Tri­cel. El pri­me­ro mues­tra un con­tun­den­te triun­fo de Se­bas­tián Pi­ñe­ra en una pri­ma­ria que se le­van­ta hoy co­mo un hi­to de pro­por­cio­nes; no so­lo por la bre­cha sino que tam­bién por la ma­si­vi­dad. El se­gun­do es el que in­tere­sa a es­ta co­lum­na.

El martes pa­sa­do el Tri­cel aco­gió el re­cla­mo de Ciu­da­da­nos pa­ra ins­cri­bir­se co­mo par­ti­do. A mi jui­cio, lo más in­tere­san­te no es tan­to que el par­ti­do de An­drés Ve­las­co en­tre a la can­cha elec­to­ral (cues­tión, sin du­da, po­si­ti­va), sino que la sen­ten­cia de­ja ver la apro­xi­ma­ción que ha uti­li­za­do el Tri­cel pa­ra re­sol­ver con­tien­das po­lé­mi­cas en al me­nos dos fa­llos en los úl­ti­mos años.

En el ca­so de Ciu­da­da­nos, el Tri­cel sos­tu­vo que un par­ti­do pue­de ins­cri­bir­se a pe­sar de no cum­plir con dos de los re­qui­si­tos le­ga­les. En efec­to, co­mo un nú­me­ro de las fir­mas pre­sen­ta­das por Ciu­da­da­nos co­rres­pon­día a per­so­nas afi­lia­das en otros par­ti­dos o que no es­ta­ban ha­bi­li­ta­das pa­ra vo­tar en la res­pec­ti­va re­gión, el Ser­vel re­cha­zó esas fir­mas. El Tri­cel rec­ti­fi­có el cri­te­rio del Ser­vel y sos­tu­vo que, a pe­sar de que cons­ta­ra el in­cum­pli­mien­to, el “prin­ci­pio de ac­ce­si­bi­li­dad de los ciu­da­da­nos a la for­ma­ción de un par­ti­do po­lí­ti­co” y el “prin­ci­pio de bue­na fe” exi­gían ob­viar esos re­qui­si­tos. Bas­ta, con­clu­yó, la au­to­de­cla­ra­ción ju­ra­da del afi­lia­do de cum­plir con to­dos ellos.

Pe­ro ya an­tes el Tri­cel ha­bía ac­tua­do de mo­do si­mi­lar. En 2013 im­pug­nó la can­di­da­tu­ra a se­na­dor de Lu­ciano Cru­zCo­ke. En ese fa­llo el Tri­cel re­co­no­ce que, a la luz de la ley, Cruz-Co­ke no era mi­nis­tro (si no lo era, no apli­ca­ba una in­ha­bi­li­dad cons­ti­tu­cio­nal y po­día ser can­di­da­to). Pe­ro, ac­to se­gui­do, se ale­ja del tex­to de la nor­ma pa­ra sos­te­ner que la fi­na­li­dad de la mis­ma es la que de­be de­jar a Cruz-Co­ke fue­ra de la elec­ción. Y así es co­mo fa­lla fa­ci­li­tan­do, de pa­so, un do­bla­je con con­se­cuen­cias has­ta hoy.

¿Qué tie­nen en co­mún es­tos dos ca­sos? Que en al­gu­na me­di­da, en am­bos el Tri­cel des­co­no­ce el tex­to de la ley pa­ra de­ci­dir so­bre la ba­se de prin­ci­pios o del “sen­ti­do co­mún”. Si la ley exi­ge cier­tos re­qui­si­tos, pa­re­ce es­tar di­cien­do que en al­gu­nos ca­sos pue­den ob­viar­se (Ciu­da­da­nos) y en otros pue­den in­ter­pre­tar­se de mo­do más ex­ten­si­vo (Cru­zCo­ke) por­que así lo su­gie­ren los prin­ci­pios.

Es­to es re­fle­jo de al­go mu­cho más pro­fun­do: pau­la­ti­na­men­te se es­tá pro­du­cien­do un di­vor­cio en­tre los jue­ces y las fron­te­ras que fi­jan las le­yes. Es cier­to que to­do aquel que ejer­ce la la­bor de juez vi­ve la ten­sión per­ma­nen­te en­tre fa­llar des­de la for­ma­li­dad de la ley o des­de la ins­pi­ra­ción de sus cri­te­rios de jus­ti­cia. La de­ci­sión nun­ca se­rá fá­cil, pe­ro lo cier­to es que pa­ra re­du­cir las ar­bi­tra­rie­da­des y evi­tar so­me­ter­nos al “go­bierno de los jue­ces”, es im­pres­cin­di­ble que la ju­di­ca­tu­ra in­vo­que cri­te­rios de ar­gu­men­ta­ción ju­di­cial más con­tun­den­tes, com­par­ti­dos y co­no­ci­dos. La su­je­ción a la for­ma­li­dad de la ley o la fuer­za de los pre­ce­den­tes (el Tri­cel no ci­ta nin­guno) han si­do fór­mu­las tra­di­cio­na­les. Ha lle­ga­do el mo­men­to de que el Tri­cel nos ilus­tre con más cla­ri­dad cuá­les se­rán los su­yos ha­cia el fu­tu­ro.

En el ca­so de Ciu­da­da­nos, el Tri­cel des­co­no­ce el tex­to de la ley pa­ra de­ci­dir so­bre la ba­se de prin­ci­pios o del “sen­ti­do co­mún”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.