Las coa­li­cio­nes fren­te al men­sa­je de las ur­nas

La Tercera - - Opinión -

La fuer­za que bus­ca cam­bios pa­ra vol­ver al mo­de­lo que dio éxi­to al país ha re­sul­ta­do más con­vo­can­te que aque­lla que bus­ca ra­di­ca­li­zar las re­for­mas.

LAS DIS­TIN­TAS coa­li­cio­nes po­lí­ti­cas del país se han abo­ca­do a de­can­tar los re­sul­ta­dos que arro­ja­ron las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les del do­min­go pa­sa­do, las que han pro­vo­ca­do un cam­bio en el ma­pa elec­to­ral, pro­duc­to del al­to flu­jo de vo­tan­tes que lo­gra­ron con­vo­car, es­pe­cial­men­te en la cen­tro­de­re­cha, su­peran­do cual­quier pro­nós­ti­co pre­vio. Dos son las se­ña­les que sal­tan de in­me­dia­to a la vis­ta: la fuer­te mo­vi­li­za­ción que se des­per­tó en­tre las hues­tes de Chi­le Va­mos, y lo aco­ta­da de la vo­ta­ción del Fren­te Am­plio, que a pe­sar de ser una fuer­za na­cien­te y su­pues­ta­men­te por­ta­do­ra de un am­plio des­con­ten­to, so­lo con­vo­có a 325 mil elec­to­res.

La responsabilidad que re­cae aho­ra so­bre Chi­le Va­mos es al­ta, por­que a di­cha coa­li­ción se le ha en­tre­ga­do un vo­to de con­fian­za pa­ra que im­pul­se una reorien­ta­ción que lo­gre de­vol­ver las ba­ses del cre­ci­mien­to de nues­tra eco­no­mía. En la me­di­da que los elec­to­res de cen­tro­de­re­cha con­cu­rrie­ron ma­si­va­men­te a par­ti­ci­par de es­tas pri­ma­rias, ello no so­lo es pro­ba­ble­men­te re­fle­jo de su preo­cu­pa­ción por el ac­tual rum­bo que ha to­ma­do el país, sino tam­bién un con­sen­ti­mien­to im­plí­ci­to al pro­gra­ma de cam­bios que han pro­pues­to las dis­tin­tas can­di­da­tu­ras del sec­tor, en par­ti­cu­lar la que en­car­na el ex­pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra, quien ob­tu­vo un cla­ro triun­fo.

Pa­re­ce evi­den­te que si un nú­me­ro im­por­tan­te de vo­tan­tes se ha mo­vi­li­za­do en fa­vor de un cam­bio, es por­que re­cha­za un pro­gra­ma de re­for­mas que ha en­fa­ti­za­do la ra­di­ca­li­za­ción y fal­ta de con­sen­sos, fa­vo­re­cien­do en cam­bio su reorien­ta­ción. Ello im­pli­ca­rá que de­be­rán re­vi­sar­se as­pec­tos muy com­ple­jos co­mo la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria, la le­gis­la­ción la­bo­ral y la gra­tui­dad en edu­ca­ción su­pe­rior. Si bien en to­das ellas la can­di­da­tu­ra de Se­bas­tián Pi­ñe­ra ha pro­pues­to in­tro­du­cir cam­bios, aho­ra que cuen­ta con un man­da­to ní­ti­do de sus pro­pias ba­ses se de­be­ría fa­ci­li­tar la ta­rea de per­fi­lar me­jor la in­ten­si­dad de di­chas mo­di­fi­ca­cio­nes y no te­mer a los cam­bios in­ten­sos cuan­do así lo ame­ri­te, cui­dan­do que di­chos cam­bios cuen­ten con la de­bi­da sus­ten­ta­bi­li­dad téc­ni­ca. Pa­ra ello las con­tri­bu­cio­nes del equi­po de Fe­li­pe Kast pue­den re­sul­tar muy va­lio­sas.

Pe­ro así co­mo los elec­to­res de la cen­tro­de­re­cha han da­do una se­ñal de cam­bio, la dis­cre­ta vo­ta­ción que ob­tu­vo el Fren­te Am­plio en re­la­ción a las ex­pec­ta­ti­vas que el pro­pio con­glo­me­ra­do se ha­bía fi­ja­do, y lo con­cen­tra­da de su vo­ta­ción en cier­tas zo­nas geo­grá­fi­cas del país, dan cuen­ta del erró­neo diag­nós­ti­co que ha sus­ten­ta­do la iz­quier­da más ra­di­ca­li­za­da, asu­mien­do que el país es­tá al bor­de un abis­mo. Es lla­ma­ti­vo que es­te mo­vi­mien­to ni si­quie­ra ha­ya lo­gra­do ca­pi­ta­li­zar en tér­mi­nos de vo­tos el des­con­ten­to que, por ejem­plo, en­car­na “No más AFP”, y que el uni­ver­so de vo­tan­tes jó­ve­nes -don­de se su­po­ne que es­tá su gran po­ten­cial- no ha­ya va­ria­do ma­yor­men­te de lo que sue­le re­gis­trar la iz­quier­da ex­tra­par­la­men­ta­ria.

El tro­pie­zo del Fren­te Am­plio es tam­bién de­ci­dor en el ca­so de la Nue­va Ma­yo­ría, que se de­ba­te en­tre aque­llos que bus­can apun­tar ha­cia el cen­tro, ver­sus aque­llos que cla­man por “iz­quier­di­zar” la coa­li­ción. La vo­lun­tad de en­men­dar el rum­bo ha­cia el mo­de­lo que tan­to éxi­to le tra­jo al país en dé­ca­das pre­vias ha si­do en es­tas pri­ma­rias más con­vo­can­te que el gi­ro ha­cia vi­sio­nes más ra­di­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.