Va­ti­ci­nios de Eu­ge­nio Ti­ro­ni

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

En los va­ti­ci­nios del co­no­ci­do so­ció­lo­go Eu­ge­nio Ti­ro­ni el do­min­go en Re­por­ta­jes, ¿cuál fue su pro­nós­ti­co de vo­ta­ción? Res­pues­ta: “Es muy di­fí­cil que su­pere las 800 mil per­so­nas que vo­ta­ron la vez an­te­rior”. Re­sul­ta­do: vo­ta­ron 1.745.250 per­so­nas, o sea, más del do­ble.

Se le pre­gun­ta res­pec­to de la no par­ti­ci­pa­ción de la Nue­va Ma­yo­ría. Ti­ro­ni con­tes­ta: “La Nue­va Ma­yo­ría se sal­vó; los gran­des ga­na­do­res de es­tas pri­ma­rias son Ale­jan­dro Gui­llier y Ca­ro­li­na Goic, quie­nes ga­na­ron por su au­sen­cia”; “son triun­fa­do­res por no es­tar ex­po­nién­do­se y por no es­tar an­te la in­mi­nen­cia de un fra­ca­so, co­mo va a ser la pri­ma­ria de hoy”. Los can­di­da­tos (en las pri­ma­rias) “van a sa­lir de­bi­li­ta­dos y lle­nos de ba­rro, san­gre, des­gas­ta­dos”. “El más da­ña­do es Se­bas­tián Pi­ñe­ra”.

Pe­ro hay más. De­cla­ra­cio­nes al día si­guien­te de los su­pues­tos triun­fa­do­res, se­gún Ti­ro­ni. “Son bue­nos re­sul­ta­dos pa­ra ellos. Hay que re­co­no­cer sin du­da el triun­fo de Se­bas­tián Pi­ñe­ra” (Ca­ro­li­na Goic). “Fue un error no par­ti­ci­par en las pri­ma­rias” (Ale­jan­dro Gui­llier).

Eu­ge­nio Ti­ro­ni ba­só sus pre­sa­gios en lo su­ce­di­do con las pri­ma­rias en Fran­cia, la de­rro­ta de so­cia­lis­tas y re­pu­bli­ca­nos y la pos­te­rior irrup­ción de Ma­cron, que no se ex­pu­so co­mo el res­to y ga­nó en el am­plio es­pa­cio que de­ja­ron los de­sen­can­ta­dos con los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Pe­ro el pa­ra­le­lo es equi­vo­ca­do y aquí no se da. Gui­llier no es Ma­cron, Pi­ñe­ra no es Fi­llon y Os­san­dón no es Jup­pé.

Fren­te a erro­res tan grue­sos, y pa­ra­fra­sean­do a Con­do­ri­to, “exi­jo una ex­pli­ca­ción”. años es­pe­ran­do es­te día.

Du­ran­te las 12 ho­ras que es­tu­vi­mos ahí, lle­ga­ron 205 chi­le­nos a vo­tar, lo que se tra­du­jo en de­ce­nas de emo­cio­na­dos abra­zos de per­so­nas a las que ja­más ha­bía vis­to pe­ro que es­ta­ban ho­nes­ta­men­te agra­de­ci­das por la opor­tu­ni­dad de me­ter su vo­to a la ur­na, de sa­car­se una fo­to, ser par­te del con­teo, de po­der vi­vir la de­mo­cra­cia. “Lle­va­mos más de 20 años pe­lean­do por es­to”, fue una fra­se cons­tan­te. Si pen­sa­mos que las mis­mas es­ce­nas se re­pi­tie­ron en tan­tos otros paí­ses don­de mi­les de chi­le­nos con­cu­rrie­ron a las ur­nas, no ha­bre­mos ga­na­do la Co­pa, pe­ro to­do lo que sí ga­na­mos tie­ne que ser más im­por­tan­te que un par­ti­do de fút­bol. Car­la Ma­gri sus nu­me­ro­sos erro­res. Su ac­tua­ción fue co­mo la de un mal ár­bi­tro que per­ju­di­ca los re­sul­ta­dos y el es­pec­tácu­lo.

Es­tu­dian­te Mas­ter of Arts in Glo­bal His­tory, Freie Uni­ver­si­tät Ber­lin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.