In­ver­sión en mi­ne­ría

La Tercera - - Correo -

Car­los Ru­bi­lar Ca­mu­rri Se­ñor di­rec­tor:

En en­tre­vis­ta re­cien­te, el eco­no­mis­ta Se­bas­tián Ed­wards se re­fi­rió a la ne­ce­si­dad de re­im­pul­sar la in­ver­sión mi­ne­ra, asu­mien­do que su ba­ja no se de­be so­lo a as­pec­tos glo­ba­les sino a des­in­cen­ti­vos pro­duc­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que afec­ta­rían su desem­pe­ño. Lo cier­to es que no es so­lo una dis­cu­sión eco­nó­mi­ca; tie­ne una pro­fun­da re­la­ción con el ti­po de país que que­re­mos cons­truir. Es, en el fon­do, un de­ba­te po­lí­ti­co.

En Chi­le la mi­ne­ría es­ta­tal re­pre­sen­ta me­nos de un ter­cio a tra­vés de Co­del­co y gran par­te de su con­trol es­tá en ma­nos de tras­na­cio­na­les, cu­yas uti­li­da­des se fu­gan a otros paí­ses. En tér­mi­nos am­bien­ta­les con­su­me gran par­te del agua del nor­te (cu­yas cuen­cas es­tán pro­fun­da­men­te de­gra­da­das), ge­ne­ra con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y un ter­cio de la elec­tri­ci­dad na­cio­nal es­tá des­ti­na­da a sus ope­ra­cio­nes, in­cen­ti­van­do la ins­ta­la­ción de te­moe­léc­tri­cas y otro ti­po de me­ga­cen­tra­les, con­vir­tien­do vas­tos te­rri­to­rios en zo­nas de sa­cri­fi­cio.

Ed­wards se equi­vo­ca, po­lí­ti­ca, so­cial y éti­ca­men­te al plan­tear la ur­gen­cia de re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to a ba­se de la mi­ne­ría, co­mo en tiem­pos pa­sa­dos y sus­ten­ta­do en prác­ti­cas del pa­sa­do. No es co­rrec­to pre­ten­der que nos si­tue­mos en el to­pe de un ín­di­ce de in­ver­sión a es­ca­la glo­bal, a cos­ta de re­ba­jar es­tán­da­res so­cia­les, tri­bu­ta­rios y am­bien­ta­les con el fin de atraer in­ver­sio­nes.

Es­te de­ba­te es ne­ce­sa­rio asu­mien­do las vi­sio­nes e ideo­lo­gías sub­ya­cen­tes a ca­da pro­pues­ta. En nues­tro ca­so, el re­gio­na­lis­mo co­mo de­re­cho de las co­mu­ni­da­des a de­fi­nir el des­tino de sus te­rri­to­rios y un nue­vo pac­to so­cio­am­bien­tal que pon­ga en primer lu­gar el bie­nes­tar de la so­cie­dad y los eco­sis­te­mas, son pun­ta­les. Pro­ce­sos que no pue­den ser vis­tos co­mo tra­bas sino co­mo un avan­ce de la so­cie­dad. o se li­mi­ta al ca­so en que el tri­bu­nal así lo exi­ja. Las par­tes de­ci­di­rán qué an­te­ce­den­tes apor­tar, no exis­tien­do lí­mi­tes a la vía ma­te­rial de pre­sen­ta­ción. Cuan­do el pro­yec­to de ley se­ña­la que el tri­bu­nal po­drá exi­gir que los an­te­ce­den­tes se pre­sen­ten en pa­pel, se re­fie­re al ca­so en que di­chos an­te­ce­den­tes se ha­yan pre­sen­ta­do por me­dios elec­tró­ni­cos. Ade­más, el in­ci­so fi­nal en­tre­ga a la Cor­te Su­pre­ma la fa­cul­tad de fi­jar me­dian­te au­to acor­da­do, los re­qui­si­tos que es­ti­me per­ti­nen­tes pa­ra el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma elec­tró­ni­co, dán­do­le ma­yor pro­tec­ción a los con­tri­bu­yen­tes so­bre la ma­ne­ra en que los tri­bu­na­les ope­ra­rán el sis­te­ma tec­no­ló­gi­co.

La ley no de­ja en in­de­fen­sión a los con­tri­bu­yen­tes, sino que les otor­ga la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir pre­sen­tar los an­te­ce­den­tes pro­ba­to­rios en for­ma fí­si­ca o elec­tró­ni­ca. Es­to sim­pli­fi­ca la tra­mi­ta­ción de cau­sas tri­bu­ta­rias y adua­ne­ras, y op­ti­mi­za el es­pa­cio fí­si­co de los Tri­bu­na­les Tri­bu­ta­rios y Adua­ne­ros.

Ri­car­do Gue­rre­ro F.

Coor­di­na­dor de Po­lí­ti­ca Tri­bu­ta­ria Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.