Vo­to his­tó­ri­co de ex­tran­je­ros

La Tercera - - Correo -

Car­los Wi­lliam­son Se­ñor di­rec­tor:

El do­min­go 2 de ju­lio se nos fue de las ma­nos la ter­ce­ra fi­nal con­se­cu­ti­va en tres años en un cam­peo­na­to de fút­bol. Per­di­mos la Co­pa pe­ro ga­na­mos en de­mo­cra­cia e hi­ci­mos his­to­ria. Por pri­me­ra vez los chi­le­nos re­si­den­tes en el ex­tran­je­ro pu­di­mos ejer­cer nues­tro de­re­cho a vo­to. Lle­vo nue­ve me­ses vi­vien­do en Berlín y ape­nas su­pe que cam­bián­do­me de do­mi­ci­lio elec­to­ral iba a po­der par­ti­ci­par de las pri­ma­rias, hi­ce el trá­mi­te y me ofre­cí co­mo vo­cal de me­sa, sin pen­sar que iba a coin­ci­dir con la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes.

Na­cí en los 80 y he par­ti­ci­pa­do en va­rias pre­si­den­cia­les, mu­ni­ci­pa­les y par­la­men­ta­rias; nun­ca me ha da­do la­ta ir a vo­tar pe­ro tam­po­co lo con­si­de­ré un pri­vi­le­gio, has­ta ayer. Ja­más es­pe­ré ver la ge­nui­na emo­ción de com­pa­trio­tas que a raíz del exi­lio y otras cau­sas lle­va­ban cua­tro dé­ca­das sin vo­tar, ni la ale­gría de los mu­chos que lle­ga­dos a Alemania en su in­fan­cia, nun­ca lo ha­bían he­cho. No se me ha­bía ocu­rri­do pen­sar en el Con­su­la­do co­mo un lu­gar de en­cuen­tro en­tre chi­le­nos; siem­pre lo con­si­de­ré un re­cin­to al que uno va a ha­cer trá­mi­tes. Pa­ra mi sor­pre­sa, pa­ra mu­chos es un pe­da­ci­to de su tie­rra, un lu­gar fa­mi­liar don­de en­con­trar­se con otros que tam­bién lle­va­ban

Ju­lio Ditt­born Cor­dua

Se­ñor di­rec­tor:

La jor­na­da del do­min­go fue in­ten­sa. Per­di­mos la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes. Nues­tra se­lec­ción em­pe­zó muy bien, pe­ro los erro­res cos­ta­ron ca­ro. Chi­le es­ta­ba ju­gan­do bien su par­ti­do tras la vuel­ta a la de­mo­cra­cia, pe­ro los úl­ti­mos cua­tro años han si­do co­mo el error que per­mi­tió el gol de Alemania y que nos qui­tó la po­si­ción de li­de­raz­go con que ve­nía­mos ju­gan­do y fi­nal­men­te la Co­pa. La elec­ción fue im­por­tan­te por­que mu­chas per­so­nas de­ci­die­ron vo­tar. Es­ta par­ti­ci­pa­ción se pue­de in­ter­pre­tar co­mo apo­yo a una coa­li­ción, pe­ro tam­bién co­mo un lla­ma­do a cam­biar los ju­ga­do­res de La Mo­ne­da.

Chi­le ne­ce­si­ta vol­ver a las gran­des li­gas y no po­de­mos con­for­mar­nos con un se­gun­do lu­gar. A pro­pó­si­to, el Ser­vel de­be dar ex­pli­ca­cio­nes y en­men­dar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.