Las dis­pa­res ver­sio­nes que ro­dean al pro­ta­go­nis­ta de la tra­ge­dia ocu­rri­da en Mon­ti­ce­llo

► Ve­ci­nos de la cua­dra des­cri­ben a Osvaldo Cam­pos co­mo er­mi­ta­ño, pe­ro du­dan so­bre ma­las prác­ti­cas. ► Ex tra­ba­ja­do­ra lo acu­sa de ma­tar a sus pa­cien­tes y de ame­na­zar­la de muer­te si se atre­vía a de­nun­ciar­lo.

La Tercera - - Nacional - X. Ber­tin y K. Gon­zá­lez

Ver­sio­nes en­con­tra­das sur­gen en­tre quie­nes co­no­cie­ron de cer­ca a Osvaldo Cam­pos, el ve­te­ri­na­rio que se sui­ci­dó es­te do­min­go en el ca­sino Mon­ti­ce­llo, des­pués de per­der $ 18 mi­llo­nes, ma­tar a dos per­so­nas y he­rir a otras cin­co. En el tran­qui­lo ba­rrio de Maipú, don­de vi­vía so­lo en su ca­sa ha­bi­li­ta­da tam­bién co­mo con­sul­ta ve­te­ri­na­ria, sus ve­ci­nos lo des­cri­ben co­mo una per­so­na co­mún y co­rrien­te, pe­ro re­ser­va­da. “Yo lo co­noz­co de an­tes de na­cer, co­no­cí a sus pa­dres y era gen­te muy nor­mal. No eran de ha­blar con to­do el mun­do, pe­ro con no­so­tros siem­pre fue cer­cano y co­rrec­to, por eso me da ra­bia tan­ta gen­te que ha­bla co­sas sin sa­ber”, re­la­ta So­nia Nar­váez. Otra ve­ci­na, Emiliana Flo­res, era del gru­po ma­yo­ri­ta­rio que so­lo lo veía lle­gar en sus au­tos de lu­jo y en­ce­rrar­se en su ca­sa. “Una vez los ani­ma­lis­tas vi­nie­ron a de­jar pan­fle­tos con­tra él, por­que de­cían que tra­ta­ban mal a los ani­ma­les, pe­ro quién sa­be si se­rá cier­to”, se­ña­la. Otros en el ve­cin­da­rio que fue­ron clien­tes se que­jan so­lo de que co­bra­ba muy ca­ro, y que sim­ple­men­te op­ta­ron por cam­biar­se de ve­te­ri­na­rio. Su ami­ga del ba­po­co

Osvaldo Cam­pos (42)

Ve­te­ri­na­rio y sol­te­ro, vi­vía so­lo en su ca­sa de Maipú, la que usa­ba co­mo clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria. Sus pa­dres mu­rie­ron con se­ma­nas de di­fe­ren­cia en 2015 , y su úni­ca her­ma­na tam­bién, ha­ce 20 años .

rrio, Pau­la Prie­to, la úni­ca per­so­na que acu­dió el do­min­go al ca­sino pa­ra in­ten­tar ayu­dar, lo de­fien­de, ya que se co­no­cen de ni­ños. “Es­ta­ba muy so­lo des­pués de la muer­te de sus pa­dres, pe­ro es­to em­pe­zó mu­cho an­tes, cuan­do mu­rió su úni­ca her­ma­na a quien él ama­ba y so­bre­pro­te­gía. Ella te­nía una en­fer­me­dad si­co­mo­to­ra y cuan­do fa­lle­ció, nun­ca se re­cu­pe­ró. Lo sé por­que me lo di­jo”, co­men­ta Pau­la. “Yo co­no­cí esa otra fa­ce­ta, pa­ra mí era una bue­na per­so­na, con pa­dres ca­ri­ño­sos. Ha­ce po­co le re­co­men­dé que vie­ra a una es­pe­cia­lis­ta, pe­ro no qui­so y tam- bus­có ayu­da. Era una per­so­na muy so­la que no pu­do ma­ne­jar la pre­sión”, ex­pli­ca, a quien le preo­cu­pa con­tac­tar a al­gún fa­mi­liar que lo re­cla­me.

Las ver­sio­nes con­tras­tan con las gra­ves acu­sa­cio­nes que hi­zo al pro­gra­ma Bien­ve­ni­dos Olga No­ram­bue­na, quien por tres años tra­ba­jó con Cam­pos en su con­sul­ta, lu­gar don­de ase­gu­ra ha­ber si­do tes­ti­go de có­mo eu­ta­na­sia­ba a las mas­co­tas cuan­do sus due­ños no le pa­ga­ban. “Un día me hi­zo pren­der el mi­cro­on­das y pen­sé que era co­mi­da. Pe­ro era un ga­to que ha­bía con­ge­la­do. Cuan­do lle­ga­ron los due­ños a re­co­ger­lo, les di­jo que re­cién ha­bía muer­to. Lo del mi­cro­on­das era pa­ra que es­tu­vie­ra ti­bio”, se­ña­la la mu­jer, quien di­ce no ha­ber de­nun­cia­do an­tes por mie­do a que Cam­pos, la ma­ta­ra, pre­ci­san­do que és­te siem­pre car­ga­ba un ar­ma. “Yo es­ta­ba en una lis­ta ne­gra con to­dos sus su­pues­tos enemi­gos. Me di­jo que si ha­bla­ba ma­ta­ría a mi hi­jo y a mí”, agre­gó. En Fa­ce­book, Cam­pos su­ma de­nun­cias por prác­ti­cas an­ti­éti­cas, por las que fue des­ti­tui­do del Co­le­gio de Ve­te­ri­na­rios el 15 de ma­yo de es­te año. In­grid Mu­ñoz Carrasco, ve­ci­na de Maipú, de­nun­ció en enero que, al reclamarle al ve­te­ri­na­rio por un co­bro ex­ce­si­vo, és­te reac­cio­nó con vio­len­cia, gol­peán­do­la. En tan­to, Mar­le­ne Carrasco, di­rec­to­ra de un pe­que­ño co­le­gio co­lin­dan­te con la ca­sa de Cam­pos, sos­tie­ne que és­te se ha­bría mo­les­ta­do por­que los ni­ños usa­ban el pas­to fren­te a su ca­sa pa­ra una ac­ti­vi­dad. “Me­tió su au­to vio­len­ta­men­te y los ni­ños con sus pa­pás tu­vie­ron que arran­car pa­ra que no los atro­pe­lla­ra, y des­pués en­tró a re­cla­mar a una sa­la sin pe­dir per­mi­so. Aho­ra pien­so lo gra­ve de esa si­tua­ción y que pu­do ha­ber sa­ca­do un ar­ma”, ad­vier­te la di­rec­to­ra.

Per­fil si­co­ló­gi­co

Per­so­na­li­dad con ras­gos an­ti­so­cia­les e in­clu­so psi­co­pá­ti­cos ten­dría Cam­pos, se­gún la psi­có­lo­ga del OS-9 de Carabineros Pau­li­na Fuen­za­li­da, por la pre­me­di­ta­ción de los he­chos y su par­ti­ci­pa­ción en 17 de­ten­cio­nes des­de 2001. Las ra­zo­nes: ri­ñas en la vía pú­bli­ca, ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, ame­na­zas sim­ples, ame­na­zas de aten­ta­do, le­sio­nes, hur­to y es­ta­fa; es­to su­ma­do a una per­so­na­li­dad egó­la­tra, lu­do­pa­tía y afi­ción a las ar­mas. “Son an­te­ce­den­tes que dan cuen­ta de una per­so­na­li­dad más an­ti­so­cial”, aña­dió Fuen­za­li­da.b

►► Es­qui­na de ca­lle A. Hur­ta­do y Los Cor­ce­les en Maipú, don­de se ubi­ca la hoy va­cía ca­sa de Osvaldo Cam­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.