“Pen­sar en los que no vi­nie­ron es bus­car­le la quin­ta pa­ta al ga­to”

La­te­ral iz­quier­do de Chi­le ► El de­fen­sa eva­lúa la par­ti­ci­pa­ción de la Ro­ja y la du­ra caí­da en la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes. ► El zur­do abor­da la fal­ta de gol del equi­po, có­mo le­van­tar a Marcelo Díaz y las Eliminatorias.

La Tercera - - Deportes - Álvaro Po­ble­te En­via­do es­pe­cial a Ru­sia

Jean Beau­se­jour que­ría lle­var­se en su equi­pa­je de vuel­ta a San­tia­go la me­da­lla de cam­peón y el tro­feo de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes. No se pu­do. A cam­bio de eso, y no es pa­ra na­da un con­sue­lo, el la­te­ral iz­quier­do de Chi­le se lle­va va­rios li­bros de his­to­ria ru­sa, la re­vo­lu­ción y ex­qui­si­ta cul­tu­ra del país an­fi­trión del tor­neo y de la pró­xi­ma Co­pa del Mun­do.

Bo­se fue de los pun­tos más al­tos de la Ro­ja en la Co­pa. Con Piz­zi es pie­za ina­mo­vi­ble y lo se­gui­rá sien­do por un lar­go tiem­po. Se dis­tin­gue del res­to en la can­cha y tam­bién fue­ra de ella, es­pe­cial­men­te cuan­do lle­ga la ho­ra del aná­li­sis. Por eso es uno de los re­fe­ren­tes del plan­tel, el fut­bo­lis­ta ilus­tra­do, co­mo le lla­man, que aho­ra de­be eva­luar lo peor pa­ra un ju­ga­dor: la de­rro­ta.

“Cuan­do se tie­ne una for­ma de ju­gar, sin es­pe­cu­la­cio­nes, es po­si­ble que co­me­tas equi­vo­ca­cio­nes y, an­te equi­pos co­mo Alemania, esos erro­res se pa­gan, co­mo pa­ga­mos en la fi­nal. Pe­ro nues­tra idea de jue­go no creo que va­ríe”.

La Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes que­da

Es com­pli­ca­do es­cri­bir un co­men­ta­rio so­bre la se­lec­ción chi­le­na sin con­ta­mi­nar­se por lo emo­ti­vo. Poner lo ocu­rri­do en la can­cha a lo lar­go de es­tas dos se­ma­nas y ana­li­zar­lo con cal­ma, sin ce­der al elo­gio fá­cil del tablón, el que exi­ge alien­to y con­sig­nas por so­bre ideas y ar­gu­men­tos. Aquí es ne­ce­sa­rio des­glo­sar unas cuan­tas co­sas. La pri­me­ra es sa­car­nos de una vez, ca­si co­mo un man­tra, el eterno re­cla­mo por los ar­bi­tra­jes. No nos gus­ta el ser­bio, el ira­ní no da con­fian­za, el ar­gen­tino nos odia, el bra­si­le­ño nos en­vi­dia… bas­ta. Es­ta Se­lec­ción ya tie­ne la es­ta­tu­ra su­fi­cien­te pa­ra ver en el ár­bi­tro al­go ac­ce­so­rio, re­le-

atrás y aho­ra el desafío es cla­si­fi­car al Mun­dial…

Las sud­ame­ri­ca­nas son las Eliminatorias más di­fí­ci­les del mun­do, en la que to­dos los equi­pos tie­nen mu­cho en jue­go, en don­de hay se­lec­cio­nes que an­tes es­ta­ban arri­ba y hoy es­tán aba­jo. Eso ha­ce que to­dos los par­ti­dos sean de real im­por­tan­cia.

¿No te­me que el TAS le res­te dos pun­tos a Chi­le, lo que pon­dría el es­ce­na­rio más di­fí­cil?

No, pa­ra na­da. A no­so­tros só­lo nos preo­cu­pa la can­cha, lo que tie­ne que ver con el jue­go y esas co­sas. Y lo otro es que tam­bién te­ne­mos cla­ri­dad de que el fa­llo se­rá fa­vo­ra­ble pa­ra no­so­tros.

Pa­ra mu­chos es im­po­si­ble que Chi­le no cla­si­fi­que…

La ten­den­cia di­ce que ju­gan­do así de­be­ría­mos cla­si­fi­car, pe­ro en es­ta fi­nal con Alemania la ten­den­cia tam­bién de­cía que de­bía­mos ga­nar y no lo hi­ci­mos. Por eso el fút­bol es dis­tin­to a to­dos los otros de­por­tes. El re­sul­ta­do no siem­pre mar­ca lo que pa­sa en la can­cha y por eso, al he­cho de ju­gar así, tam­bién te­ne­mos que agre­gar­le con­tun­den­cia.

¿Fal­ta tra­ba­jo en ese sen­ti­do?

Po­de­mos que­dar­nos dos ho­ras tra- van­te, pe­ro no de­ci­si­vo.

Otro­sí, hay que ter­mi­nar con el fa­ci­lis­mo. La Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes no es el se­gun­do tor­neo más im­por­tan­te des­pués del Mun­dial co­mo se pu­bli­có ma­ja­de­ra­men­te. Lo su­pe­ran la Eu­ro­co­pa y la mis­ma Co­pa Amé­ri­ca. In­clu­so co­rre el se­rio ries­go de no ha­cer­se más. Por esa mis­ma ra­zón, y aquí va la ter­ce­ra acla­ra­ción, Alemania vino con un equi­po al­ter­na­ti­vo, al que le fal­ta­ban cin­co ti­tu­la­res. Tal co­mo lo di­jo an­tes, du­ran­te y des­pués el pro­pio en­tre­na­dor ale­mán Joa­chin Löw.

En cuan­to al ren­di­mien­to de Chi­le, no ca­be du­da de que de­jó una gran im­pre­sión. Que, ade­más, Piz­zi lo­gró una pe­que­ña evo­lu­ción tan­do de de­fi­nir me­jor, pe­ro la ver­dad es que a ve­ces son só­lo mo­men­tos.

¿Hi­cie­ron fal­ta Cas­ti­llo y Mo­ra, quie­nes fue­ron ba­jas a úl­ti­ma ho­ra?

Esa es una má­xi­ma del fút­bol. Que los que no es­tán siem­pre son los me­jo­res. Son co­sas cir­cuns­tan­cia­les so­la­men­te. En la can­cha te­nía­mos al go­lea­dor his­tó­ri­co de la Se­lec­ción (Sán­chez) y otro que le es­tá pi­san­do los ta­lo­nes (Var­gas). Me pa­re­ce que pen­sar en los que no vi­nie­ron es bus­car­le la quin­ta pa­ta al ga­to.

¿Có­mo se pue­de re­cu­pe­rar a Marcelo Díaz des­pués de es­te par­ti­do?

Marcelo es un ju­ga­dor im­por­tan­tí­si­mo pa­ra no­so­tros. Lo de­jan cla­ro el jue­go y las es­ta­dís­ti­cas. En­ton­ces, uno se po­ne tris­te, por­que sa­be­mos lo que es­tá ha­cien­do y cual­quier co­sa que le di­ga­mos no amai­na el do­lor. El úni­co re­me­dio pa­ra pa­sar es­tas pe­nas fut­bo­lís­ti­cas es ga­nar el par­ti­do que vie­ne.

¿Con­ver­só con Díaz?

No es que no le dé im­por­tan­cia al te­ma, pe­ro en es­ta pro­fe­sión es­ta­mos tan ex­pues­tos. Le to­có a él. Son to­dos los erro­res com­par­ti­dos y es­to no es ver­so. Su error fue más no­to­rio, pe­ro a lo me­jor no­so­tros no le di­mos

a par­tir de un plan­tel que se ha­ce ca­da vez más cor­to. Poner a Her­nán­dez en la po­si­ción de Vidal y man­dar a Vidal más arri­ba pa­ra que jue­gue suel­to, or­de­nó la zo­na de vo­lan­tes, que ten­día a per­der su lí­nea cuan­do el ju­ga­dor del Ba­yern se man­da­ba en ata­que. Chi­le fue un equi­po de una in­ten­si­dad que in­clu­so fue ca­paz de lle­var­se por de­lan­te a una jo­ven y fí­si­ca­men­te im­pe­ca­ble Alemania o tu­vo a pelotazos

las op­cio­nes pa­ra sa­lir con un pa­se.

¿Qué con­clu­sión sa­ca de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes?

Chi­le fue con­se­cuen­te con su es­ti­lo de jue­go y gra­cias a eso tie­ne un res­pe­to ya a ni­vel mun­dial. Los equi­pos ya ni si­quie­ra nos dispu­tan la po­se­sión de la pe­lo­ta. Nos sen­ti­mos muy fe­li­ces de lo con­vo­can­te que es es­ta se­lec­ción. Hay po­cas co­sas hoy en Chi­le que unen en ge­ne­ral, que es trans­ver­sal, y es­pe­ra­mos se­guir crean­do

a Por­tu­gal lue­go de 120 mi­nu­tos de jue­go. Me­ter a los ale­ma­nes en su ar­co con Sa­gal, Va­len­cia y Puch es un gran mé­ri­to.

Pe­ro no po­de­mos que­dar­nos plá­ci­da­men­te en el elo­gio. Por­que es­te equi­po tam­bién mos­tró as­pec­tos preo­cu­pan­tes. El pri­me­ro y más evi­den­te es la fal­ta de gol. Chi­le ge­ne­ra mu­chas oca­sio­nes, pe­ro con­cre­ta muy po­co. Alexis lle­gó fu­si­la­do a es­te tor­neo y se le vio sin ese sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia que ha te­ni­do es­te gru­po de ju­ga­do­res con dis­tin­tos téc­ni­cos, in­clu­so.

¿Se to­ma va­ca­cio­nes aho­ra?

No lo ten­go muy cla­ro, por­que ya que­da po­co pa­ra el ini­cio del cam­peo­na­to. Es una si­tua­ción pa­ra ana­li­zar. Vuel­vo a Chi­le y se­gu­ra­men­te me voy a to­mar unos días, pe­ro no tan­tos, por­que el cam­peo­na­to em­pie­za y no po­de­mos dar ven­ta­jas en nin­gún fren­te.b ra­ja­ta­bla, pe­ro a ve­ces hay que ser más ins­tin­ti­vo, más es­pon­tá­neo. Al­go que los bra­si­le­ños apren­die­ron ha­ce mu­chos años. Los re­yes del jo­go bonito son los re­yes de man­dar­la a la tri­bu­na.

En de­fi­ni­ti­va, el ba­lan­ce es bueno, pe­ro hay que se­guir tra­ba­jan­do. La ima­gen fi­nal, de Alemania me­ti­da en su área pi­dien­do la ho­ra, es ilus­tra­ti­va. Al equi­po le so­bra fer­vor y ga­rra. Chi­le pasó de ser com­par­sa a sim­pá­ti­co, de sim­pá­ti­co a re­co­no­ci­do, de re­co­no­ci­do a res­pe­ta­do, y de res­pe­ta­do a te­mi­do. To­do en diez años. La ta­rea in­me­dia­ta es cla­si­fi­car al Mun­dial, y lue­go ha­cer un gran pa­pel en Ru­sia 2018. A tra­ba­jar y no per­der el fo­co. La Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes ya fue.

FO­TO: PHOTOSPORT

►► Beau­se­jour po­sa en la lle­ga­da al ho­tel de con­cen­tra­ción en Mos­cú, an­tes del ini­cio de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes.

chis­pa y po­co con­tun­den­te. Si a eso le su­ma­mos que Var­gas no an­du­vo bien y las le­sio­nes de Mo­ra y Cas­ti­llo, es un he­cho que a la Se­lec­ción le es­tá cos­tan­do ano­tar. Y fue por eso que de cua­tro par­ti­dos ga­nó uno. Tam­bién es lla­ma­ti­vo que un equi­po ru­do, ex­pe­ri­men­ta­do, pe­ro muy pre­ca­rio co­mo el aus­tra­liano fue ca­paz de com­pli­car­la. Si a la Se­lec­ción le plan­tean un par­ti­do de ro­ce, le cues­ta re­sol­ver­lo.

So­bre los goles que le con­vir­tie­ron a Chi­le va­len un par de apun­tes. Dos de ellos, el de Aus­tra­lia y el de la fi­nal, sa­lie­ron por el dog­ma­tis­mo de que­rer sa­lir ju­gan­do siem­pre a ras de pi­so. Marcelo Díaz la pier­de por­que si­gue la me­cá­ni­ca del equi­po a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.