Ella canta so­la

El de Aria­na Gran­de es un es­pec­tácu­lo sin más mo­ti­vo que ella mis­ma, la glo­ri­fi­ca­ción de su fi­gu­ra y de esa gar­gan­ta elás­ti­ca que si­gue em­pe­ña­da en de­mos­trar ha­bi­li­dad gim­nás­ti­ca.

La Tercera - - Sociedad - Marcelo Contreras

Hay cier­to ner­vio­sis­mo en los in­gre­sos del Mo­vis­tar are­na, una li­ge­ra ten­sión en el ai­re a la es­pe­ra del re­gre­so de Aria­na Gran­de. Carabineros se de­ja ver al in­te­rior de la es­ta­ción Par­que O’Hig­gins, y más po­li­cías se di­vi­san en el pun­to opues­to, el in­gre­so por Beau­cheff. Lo mis­mo su­ce­de en el ac­ce­so prin­ci­pal del re­cin­to, gru­pos de cin­co uni­for­ma­dos a po­cos me­tros de dis­tan­cia mar­can pre­sen­cia. La si­tua­ción tie­ne al­go de pa­ra­dó­ji­co por­que el pú­bli­co de Aria­na Gran­de, ma­yo­ri­ta­ria­men­te fe­me­nino y muy jo­ven, no re­pre­sen­ta ries­gos en si mis­mo. Pe­ro el fan­tas­ma del bru­tal aten­ta­do te­rro­ris­ta en Man­ches­ter en su con­cier­to del pa­sa­do 22 de ma­yo con un to­tal de 23 muer­tes y 250 he­ri­dos, es­tá pre­sen­te. Sin em­bar­go, el con­trol más no­to­rio no do­ble­ga el áni­mo de fies­ta. La ven­ta de ore­ji­tas co­mo cin­ti­llo -el sím­bo­lo de la can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se de 24 años- es un éxi­to, tam­bién cre­den­cia­les, po­le­ras y el pop corn. El aro­ma del con­fi­te se sien­te en el ai­re.

Un vi­deo co­mien­za a co­rrer a las 21.12. Es una es­pe­cie de prue­ba de cá­ma­ra con Aria­na sin mu­cho ma­qui­lla­je co­mo pro­ta­go­nis­ta. El cro­nó­me­tro mar­ca 10 mi­nu­tos en re­ver­sa. Se­rá exac­ta­men­te el tiem­po que el pú­bli­co, las 12 mil 500 per­so­nas que aba­rro­tan al lí­mi­te el Mo­vis­tar Are­na, con bu­ta­cas dis­tri­bui­das en can­cha y es­ca­sos pa­si­llos, ten­drá que es­pe­rar has­ta que la can­tan­te en­tre en es­ce­na. A los seis mi­nu­tos de es­pe­ra la gran ma­yo­ría de la au­dien­cia se vuel­ve a sen­tar.

A di­fe­ren­cia de su con­cier­to en el mis­mo re­cin­to en oc­tu­bre de 2015 don­de so­lo ha­bía pan­ta­lla gi­gan­te, bai­la­ri­nes y un DJ par­lan­chín, en es­ta gi­ra bau­ti­za­da Dan­ge­rous Wo­man, tal co­mo el ál­bum ho­mó­ni­mo del año pa­sa­do, aho­ra fi­gu­ra una ban­da y un es­pec­tácu­lo más so­fis­ti­ca­do sub­di­vi­di­do en cua­tro epi­so­dios.

El es­ce­na­rio es com­ple­ta­men­te blan­co y en el primer ac­to los bai­la­ri­nes y la es­tre­lla pop irán de ne­gro. Lue­go ha­brá cam­bios de ves­tua­rio, di­ver­sos nú­me­ros co­reo­grá­fi­cos, coor­di­na­ción exac­ta con vi­deos pro­yec­ta­dos en la gi­gan­tes­ca pan­ta­lla, y so­ni­do im­pe­ca­ble.

Al cen­tro siem­pre Aria­na, más bien su voz. La ima­gen si­gue sien­do im­por­tan­tí­si­ma y atrac­ti­va, con una ele­gan­cia que re­cuer­da a las más gla­mo­ro­sas es­tre­llas de cine de los 60 y ci­tas a la es­té­ti­ca Play­boy, pe­ro es el re­gis­tro vo­cal el eje de to­do su es­pec­tácu­lo. Sus can­cio­nes aún si­guen afe­rra­das en torno a la acro­ba­cia ca­rac­te­rís­ti­ca del R&B y el neo soul. No im­por­ta si prac­ti­ca esos es­ti­los o se des­pla­za ha­cia el hip hop o la EDM (Elec­tro­nic Dan­ce Mu­sic). Lo im­por­tan­te en su mú­si­ca ra­di­ca en cuan­tas escalas es ca­paz de edi­fi­car. Es tan­ta su con­fian­za en el cau­dal vo­cal que no tie­ne co­ris­tas co­mo so­por­te.

El de Aria­na Gran­de es un es­pec­tácu­lo sin más mo­ti­vo que ella mis­ma, la glo­ri­fi­ca­ción de su fi­gu­ra y de esa gar­gan­ta elás­ti­ca que a ca­si dos años de su vi­si­ta, si­gue em­pe­ña­da en de­mos­trar ha­bi­li­dad gim­nás­ti­ca. El ca­rác­ter si­gue sien­do una asig­na­tu­ra pen­dien­te.

Crí­ti­co de mú­si­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.