Spi­der­man, el tra­vie­so

La Tercera - - Sociedad - Pablo Ma­rín

guio­nis­ta (Jon Watts) y nue­vo pro­ta­gó­ni­co (Tom Ho­lland): un ac­tor, bai­la­rín y gim­nas­ta bri­tá­ni­co que, aun­que ya cum­plió los 21, pa­sa sin pro­ble­mas por quin­cea­ñe­ro, y ésa es la idea de es­te rein­ven­to. Una nue­va aven­tu­ra que sa­ca par­ti­do a la per­te­nen­cia al team de Los Ven­ga­do­res –en su mo­men­to ve­re­mos más- y que asu­me de bue­na gana su con­di­ción de co­me­dia ado­les­cen­te/co­le­gial.

En es­ta pa­sa­da, Pe­ter Par­ker no es el fo­tó­gra­fo in­de­pen­dien­te que se come los re­ga­ños de JJ Ja­me­son. Tam­po­co hi­zo fal­ta re­con­tar la his­to­ria de la ara­ña que lo pi­có ni vol­ver a sus amo­ríos con Mary Ja­ne. En el mo­men­to en que nos en­con­tra­mos, Par­ker ha si­do “re­clu­ta­do” por Tony Stark, el mis­mí­si­mo Iron Man (Ro­bert Dow­ney Jr.) co­mo un be­ca­rio/aprendiz. Pe­ro Pe­ter, co­mo pe­rro nue­vo, no tie­ne mu­cha dig­ni­dad y se la pa­sa es­pe­ran­do que lo con­vo­quen pa­ra una mi­sión. Da­do que no lo con­vo­can nun­ca y que el chi­co no es de to­le­rar mu­cho las frus­tra­cio­nes, ter­mi­na él mis­mo asig­nán­do­se ta­reas de su­per­hé­roe. Pe­ro es tor­pe, cándido y an­sio­so, lo que de­ri­va en to­do ti­po de chas­ca­rros que de­be­rá su­pe­rar si quie­re atra­par al vi­llano de turno (Mi­chael Kea­ton). En ese tono de hé­roe acon­te­ci­do e in­vo­lun­ta­ria­men­te có­mi­co, la cin­ta se jue­ga exi­to­sa­men­te el pe­lle­jo.

Pro­di­gio de di­se­ño de­mo­grá­fi­co y de in­ge­nie­ría na­rra­ti­va, es­ta pe­lí­cu­la no pier­de un se­gun­do. No lo pier­de en las co­rre­rías es­co­la­res apo­ya­da en un só­li­do set de se­cun­da­rios- ni en la com­pe­ten­te es­pec­ta­cu­la­ri­dad de ba­ta­llas, de­rrum­bes y per­se­cu­cio­nes, don­de se mues­tra igual de ex­pe­di­ta y cum­pli­do­ra. Pro­ba­ble­men­te no sea la cum­bre del en­ter­tain­ment, pe­ro con lo que pro­po­ne, ya es­ta­mos.

►► El bri­tá­ni­co Tom Ho­lland es el nue­vo Spi­der­man. Qué po­dría sa­lir mal cuan­do 7 ami­gos de to­da la vi­da se jun­tan a ce­nar? Son tan­tos los años que se co­no­cen, tan­tas las co­sas que han vi­vi­do y tan­tos los años de ma­tri­mo­nio, que to­do mar­cha es­tu­pen­do; has­ta que a la an­fi­trio­na de la ce­na se le ocu­rre un jue­go: po­ner to­dos los ce­lu­la­res en la me­sa y ha­cer pú­bli­ca to­da lla­ma­da y men­sa­je que lle­gue.

Per­fec­tos des­co­no­ci­dos se ini­cia con una po­ten­cial di­ver­ti­da pre­mi­sa pa­ra una co­me­dia, la­men­ta­ble­men­te Pao­lo Ge­ne­ve­se, di­rec­tor y uno de los 5 guio­nis­tas, de­ci­de to­mar rum­bo ha­cia el dra­ma ab­so­lu­to y mo­ra­li­zan­te, en la que de­ve­la­rá los pro­ble­mas que es­con­de la tec­no­lo­gía hoy, ade­más de de­mos­trar que los en­ga­ños, men­ti­ras y se­cre­tos es­tán a la or­den del día. Por­que, ob­vio, to­dos tie­nen se­cre­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.