El amor tó­xi­co de Trump y Pu­tin

La Tercera - - Temas De Hoy - Ni­na Kh­rush­che­va

El Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, de­be es­tar ex­ta­sia­do: fi­nal­men­te y al mar­gen de la cum­bre del G20 en Ham­bur­go, Ale­ma­nia, se re­uni­rá con su con­tra­par­te ru­sa y hé­roe Vla­di­mir Pu­tin. Es ex­tra­ño, si es que no es al­go sin pre­ce­den­tes, pa­ra al­guien en esa po­si­ción que le de­ba tan­to a un so­lo lí­der ex­tran­je­ro. Pa­ra Trump, las po­si­bles in­tru­sio­nes de Pu­tin en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016 pue­den bien ha­ber con­tri­bui­do a su vic­to­ria, in­clu­so cuan­do és­tas han he­cho tam­bién un da­ño con­si­de­ra­ble a su Pre­si­den­cia.

Trump ex­pre­só su ad­mi­ra­ción por Pu­tin mu­cho an­tes de la elección y, pa­re­ce que fan­ta­seó con re­unir­se con él, un sue­ño tan po­ten­te que lo lle­vó a de­cir que en reali­dad el en­cuen­tro se ha­bía pro­du­ci­do en el con­cur­so de Miss Uni­ver­so en Mos­cú en 2013. La fan­ta­sía de Trump aho­ra se con­ver­ti­rá en reali­dad, pe­ro jus­to en un mo­men­to en que un fis­cal es­pe­cial es­tá in­ves­ti­gan­do so­bre si la cam­pa­ña de Trump se co­lu­dió con Ru­sia pa­ra in­ter­ve­nir en las elec­cio­nes. Uno de­be pre­gun­tar si des­de la pers­pec­ti­va de Pu­tin, los apa­ren­tes es­fuer­zos de Ru­sia pa­ra ayu­dar a que Trump fue­ra ele­gi­do han te­ni­do sus ga­nan­cias.

Trump es­tá sem­bran­do el caos en Oc­ci­den­te. Los ge­ne­ra­les de Ru­sia, po­de­mos asu­mir, se re­go­ci­jan ca­da vez que Trump se nie­ga a res­pal­dar el ar­tícu­lo 5 de la OTAN – la cláu­su­la ba­se de de­fen­sa co­lec­ti­va de la alian­za- y en cam­bio en­ve­ne­na a la alian­za al des­po­tri­car con­tra sus lí­de­res por su inade­cua­do gas­to en de­fen­sa. Los desacuer­dos de Trump con la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, que de­cla­ró des­pués de la cum­bre del G7 en ma­yo que Es­ta­dos Uni­dos ya no es con­si­de­ra­do un “so­cio con­fia­ble” co­mo al­gu­na vez fue, tam­bién han en­cen­di­do una pro­fun­da in­cer­ti­dum­bre. Pu­tin es­tá fra­ca­san­do al de­fen­der su ob­je­ti­vo de un acuer­do tá­ci­to con la cla­se me­dia ru­sa –“te que­das tran­qui­lo y yo si­go me­jo­ran­do tu es­ti­lo de vi­da”- y la re­sul­tan­te desa­zón se pue­de ver ca­da vez más en las ca­lles de las ciu­da­des ru­sas. Otra fuen­te de in­cer­ti­dum­bre es lo úl­ti­mo que Pu­tin quie­re o que la economía ru­sa ne­ce­si­ta. Por su­pues­to, es im­pro­ba­ble que el cre­cien­te des­con­ten­to di­sua­da a Pu­tin de que se pre­sen­te pa­ra la re­elec­ción el próximo año.

Pe­ro sin to­das esos im­por­tan­tes acuer­dos, que le han en­tre­ga­do a Pu­tin una cla­se de le­gi­ti­mi­dad más du­ra­de­ra que cual­quier vo­to, se­rá ca­da vez más di­fí­cil man­te­ner a las dis­tin­tas fac­cio­nes de la eli­te ru­sa en lí­nea. A cam­bio, los sus­pi­ca­ces miem­bros de esas fac­cio­nes pue­den co­men­zar a cues­tio­nar la via­bi­li­dad a lar­go pla­zo del sis­te­ma que Pu­tin ha cons­trui­do. Na­die sa­be qué ocu­rri­rá cuan­do esos cues­tio­na­mien­tos cap­tu­ren más aten­ción.

En la raíz de la afi­ni­dad en­tre Trump y Pu­tin es­tá el sen­ti­do de que am­bos son esen­cial­men­te hom­bres fuer­tes. Pe­ro esa afi­ni­dad y su re­la­ción, cual­quie­ra que és­ta sea, po­dría ser lo que los de­bi­li­te. Así co­mo las in­ter­ven­cio­nes de Pu­tin en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos han so­ca­va­do la Pre­si­den­cia de Trump, lo que se ha vis­to reflejado en la ba­ja apro­ba­ción, el com­por­ta­mien­to caó­ti­co de Trump ha da­ña­do la po­si­ción de Pu­tin, que ya es­ta­ba so­ca­va­da por su mal ma­ne­jo eco­nó­mi­co. En la cum­bre del G20, Trump de­be­ría sa­bo­rear su es­pe­ra­do apre­tón de ma­nos con Pu­tin, an­tes de que Trump y su hé­roe au­to­crá­ti­co la­men­ten ha­ber­se bus­ca­do el uno del otro.

Pro­fe­so­ra de Asun­tos In­ter­na­cio­nes. Pro­ject Syn­di­ca­te, 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.