Po­lí­ti­cas an­ti­de­lin­cuen­cia

La Tercera - - Opinión - Co­men­te en

HA­CE UN año en­tró en vi­gen­cia –co­mo par­te de la agen­da Cor­ta An­ti­de­lin­cuen­cia- la ley que es­ta­ble­cía el Con­trol Pre­ven­ti­vo de Iden­ti­dad co­mo una he­rra­mien­ta que otor­ga fa­cul­ta­des pa­ra que Ca­ra­bi­ne­ros y la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes, en cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes de res­guar­do del or­den y se­gu­ri­dad pú­bli­ca, pu­die­ran ve­ri­fi­car la iden­ti­dad de cual­quier per­so­na ma­yor de 18 años en la vía pú­bli­ca, en lu­ga­res pú­bli­cos o en aque­llos pri­va­dos pe­ro de ac­ce­so pú­bli­co, sin ne­ce­si­dad de que hu­bie­ren in­di­cios de que se hu­bie­re co­me­ti­do un de­li­to o que se dis­pu­sie­re a co­me­ter­lo, co­mo se exi­gía has­ta esa fe­cha. Con ello se pre­ten­día fa­ci­li­tar la per­se­cu­ción de quie­nes te­nían ór­de­nes de de­ten­ción pen­dien­tes.

Sin per­jui­cio de que en los pri­me­ros nue­ve me­ses de fun­cio­na­mien­to es­ta vía pre­ven­ti­va per­mi­tió a la po­li­cía uni­for­ma­da la de­ten­ción de más de 61 mil per­so­nas, y a la PDI del or­den de 1.700 (has­ta ma­yo), y que los te­mo­res exis­ten­tes en cuan­to a que se abría un es­pa­cio pa­ra los abu­sos no se ve­ri­fi­ca­ron, se­ría con­ve­nien­te po­der dis­po­ner de una in­for­ma­ción más de­ta­lla­da de la que ac­tual­men­te se ac­ce­de, pa­ra des­pe­jar cual­quier du­da res­pec­to de la efi­ca­cia y no dis­cri­mi­na­ción de es­te ins­tru­men­to, pues­to que la evi­den­cia acu­mu­la­da en es­te es­ca­so tiem­po no es con­clu­yen­te so­bre sus cos­tos y be­ne­fi­cios.

Es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar que la eva­lua­ción de es­ta me­di­da de­be ha­cer­se en el con­tex­to de la po­lí­ti­ca que el Es­ta­do desa­rro­lla en el com­ba­te y pre­ven­ción de la de­lin­cuen­cia, y no co­mo un es­fuer­zo ais­la­do. El ver­da­de­ro acier­to de és­ta y las de­más me­di­das es­ta­rá da­do cuan­do los ín­di­ces de vic­ti­mi­za­ción -tan­to de per­so­nas co­mo de los ho­ga­res- con­fir­men una sos­te­ni­da ten­den­cia de­cre­cien­te, y que las ta­sas de de­nun­cias por los de­li­tos de ma­yor con­no­ta­ción so­cial mues­tren ba­jas sos­te­ni­das en el tiem­po, lo que aún no su­ce­de.

He­mos reite­ra­do, una vez más, la ur­gen­cia de un diá­lo­go creí­ble en­tre el go­bierno y la opo­si­ción (en Ve­ne­zue­la). Las ho­ras y los días se van aca­ban­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.