Con­so­li­da­ción de la Alian­za del Pa­cí­fi­co La fuer­te ad­he­sión que nues­tro país ha ex­pre­sa­do ha­cia es­te blo­que y sus po­lí­ti­cas de li­bre co­mer­cio cons­ti­tu­yen un aus­pi­cio­so pa­so.

La Tercera - - Opinión -

HA­CE PO­COS días se reali­zó en Ca­li la XII Cum­bre de la Alian­za del Pa­cí­fi­co (AP), don­de los man­da­ta­rios de las cua­tro na­cio­nes asociadas se die­ron ci­ta pa­ra abor­dar es­tra­te­gias que per­mi­tan una ma­yor in­te­gra­ción re­gio­nal. En pa­ra­le­lo se desa­rro­lló el IV Con­se­jo Empresarial de la Alian­za del Pa­cí­fi­co, ins­tan­cia que reúne a lí­de­res y em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes de la re­gión.

En la opor­tu­ni­dad, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let –quien en­tre­ga­ba la pre­si­den­cia pro tem­po­re y se des­pe­día de es­ta ins­tan­cia por el fin de su man­da­to­des­ta­có que “el éxi­to de es­ta alian­za es­tá im­pul­sa­do por una con­vic­ción que com­par­ti­mos to­dos los Es­ta­dos Miem­bros: la in­te­gra­ción re­gio­nal es ne­ce­sa­ria y es bue­na. Es un ins­tru­men­to que con­tri­bu­ye a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de nues­tros ciu­da­da­nos, a pro­mo­ver la in­clu­sión so­cial y la su­pera­ción de la de­sigual­dad”. Además, se de­cla­ró una gran en­tu­sias­ta de es­ta pla­ta­for­ma de in­te­gra­ción so­cial y co­mer­cial.

El re­co­no­ci­mien­to que hi­zo la man­da­ta­ria chi­le­na a la Alian­za del Pa­cí­fi­co con­tras­ta con la re­la­ti­va­men­te ti­bia re­cep­ción ini­cial del go­bierno ha­cia el blo­que. En­ton­ces se mi­ra­ba con es­cep­ti­cis­mo es­ta alian­za y ha­bía una ma­yor pre­fe­ren­cia por lo­grar acuer­dos co­mer­cia­les con el Mer­co­sur. De he­cho, en 2014, y con el pro­pó­si­to de dar­le más re­le­van­cia al pac­to que une a Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Pa­ra­guay y Ve­ne­zue­la -del que Chi­le es ob­ser­va­dor-, el go­bierno en­co­men­dó al mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res pa­ra que bus­ca­ra es­pa­cios de con­ver­gen­cia en­tre la Alian­za del Pa­cí­fi­co y el Mer­co­sur.

No obs­tan­te, con el pa­so del tiem­po la AP se ha con­so­li­da­do co­mo el re­fe­ren­te ac­ti­vo de in­te­gra­ción co­mer­cial en la re­gión. In­clu­so más, du­ran­te la ges­tión de la Pre­si­den­ta Ba­che­let co­men­za­ron las ne­go­cia­cio­nes eco­nó­mi­co-co­mer­cia­les con Nue­va Ze­lan­dia, Aus­tra­lia, Ca­na­dá y Sin­ga­pur pa­ra in­te­grar­se co­mo aso­cia­dos, lo que se su­ma a las ac­tua­les 52 na­cio­nes que in­te­gran el pac­to en ca­li­dad de ob­ser­va­do­res.

La AP pro­mue­ve valores que son cla­ves pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de una economía co­mo la nues­tra. En pri­mer lu­gar, fo­men­ta la in­te­gra­ción co­mer­cial, esen­cial pa­ra for­ta­le­cer el rol ex­por­ta­dor de nues­tro país. Pe­ro los efec­tos van mu­cho más allá, al im­pul­sar un área de li­bre cir­cu­la­ción de bie­nes, ser­vi­cios, ca­pi­ta­les y per­so­nas. Además, exis­te el com­pro­mi­so de sus aso­cia­dos de au­men­tar la in­ver­sión ex­tran­je­ra en los paí­ses miem­bros, as­pec­to fun­da­men­tal que apro­ve­cha las si­ner­gias y com­ple­men­ta­rie­da­des de nues­tras eco­no­mías. Otro avan­ce muy aus­pi­cio­so, rea­li­za­do prin­ci­pal­men­te en el seno del con­se­jo empresarial, es la coope­ra­ción re­gu­la­to­ria, que bus­ca com­par­tir ex­pe­rien­cias de sa­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas im­ple­men­ta­das en los paí­ses aso­cia­dos.

Otras ex­pe­rien­cias de la re­gión, co­mo el Mer­co­sur o el Al­ba, se han ca­rac­te­ri­za­do por sus lis­ta­dos de ex­clu­sio­nes co­mer­cia­les o su ins­pi­ra­ción ideo­ló­gi­ca an­tes que por ha­ber si­do me­ca­nis­mos efec­ti­vos de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial y desa­rro­llo so­cial con­jun­to. Por lo tan­to, nues­tro país de­be se­guir pro­fun­di­zan­do los la­zos que si­gan con­so­li­dan­do a la Alian­za del Pa­cí­fi­co co­mo la pla­ta­for­ma de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca y so­cial más im­por­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na, sin per­jui­cio de la im­por­tan­cia de cul­ti­var los la­zos con to­da la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.