Mo­der­ni­za­ción de la Can­ci­lle­ría

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

En re­la­ción al editorial a que se re­fie­re el tí­tu­lo de es­ta car­ta, es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar lo si­guien­te.

Ur­ge ac­tua­li­zar la nor­ma­ti­va, por ello, el pro­yec­to bus­ca do­tar al Mi­nis­te­rio de una es­truc­tu­ra mo­der­na, efi­cien­te y fle­xi­ble.

La dis­cu­sión le­gis­la­ti­va se ha lle­va­do a ca­bo con un mé­to­do par­ti­ci­pa­ti­vo, del cual han sur­gi­do apor­tes de to­dos los sec­to­res. Con esos apor­tes, el pro­yec­to bus­ca un Mi­nis­te­rio fle­xi­ble que se ajus­te a la nue­va reali­dad. Pre­ci­sa­men­te por ello, se re­ser­va a la nor­ma le­gal so­lo el es­ta­men­to su­pe­rior de la con­duc­ción del Mi­nis­te­rio, crean­do una Sub­se­cre­ta­ría de Co­mer­cio Ex­te­rior, jun­to a la ac­tual Sub­se­cre­ta­ria de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. En nin­gún ca­so se al­te­ran las de­sig­na­cio­nes de con­fian­za ex­clu­si­va ac­tual­men­te exis­ten­tes.

Es ab­so­lu­ta­men­te aje­na a la reali­dad la acu­sa­ción de “in­ter­ven­cio­nis­mo político al au­men­tar los car­gos de con­fian­za del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca”. La fa­cul­tad que po­see el Je­fe de Es­ta­do res­pec­to a los re­pre­sen­tan­tes de ma­yor ran­go del ser­vi­cio ex­te­rior no es­tá es­ta­ble­ci­da en nor­ma le­gal, sino en la Cons­ti­tu­ción. El editorial de­bió te­ner pre­sen­te es­te he­cho esen­cial, pa­ra no de­man­dar de la Ley lo que no co­rres­pon­de a ella.

Por otra par­te, se de­be te­ner pre­sen­te que, en lo que res­pec­ta a la nue­va Sub­se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Eco­nó­mi­cas In­ter­na­cio­na­les, los di­rec­to­res de Di­re­con y Prochile se­rán de­sig­na­dos por Al­ta Di­rec­ción Pú­bli­ca.

Jun­to a ello, es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar la reali­dad ac­tual del Mi­nis­te­rio. La ma­yo­ría de los di­rec­to­res ge­ne­ra­les y por área, in­clui­dos los je­fes de ga­bi­ne­te del Mi­nis­tro y Sub­se­cre­ta­rio, son de ca­rre­ra. El pro­yec­to no de­bi­li­ta es­ta con­duc­ta; por el con­tra­rio, la for­ta­le­ce. Pa­ra ello se es­pe­ra, además, una ac­ti­tud po­si­ti­va de las per­so­nas del ser­vi­cio ex­te­rior pa­ra que en las postulaciones a sus des­ti­na­cio­nes pon­gan acen­to en las prio­ri­da­des de la po­lí­ti­ca ex­te­rior del país, lo cual no siem­pre su­ce­de.

Co­mo la ma­yo­ría de los pro­yec­tos, la Mo­der­ni­za­ción de la Can­ci­lle­ría ha sus­ci­ta­do crí­ti­cas so­bre al­gu­nas de sus dis­po­si­cio­nes, pro­pias del de­ba­te le­gis­la­ti­vo. Co­mo Eje­cu­ti­vo siem­pre he­mos es­ta­do dis­pues­tos a es­cu­char y ana­li­zar esas crí­ti­cas pa­ra al­can­zar un acuer­do con un am­plio con­sen­so, que es la for­ma co­mo en­ten­de­mos la po­lí­ti­ca ex­te­rior, que es una po­lí­ti­ca de Es­ta­do.

Ed­gar­do Riveros Ma­rín que an­gus­tia a las fa­mi­lias que op­ta­ron por co­le­gios par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos.

De­be­ría­mos ser pru­den­tes al com­pa­rar la can­ti­dad de co­le­gios que en ju­nio so­li­ci­ta­ron su pa­so a sin fi­nes de lu­cro, con aque­llos que re­qui­rie­ron trans­for­mar­se en par­ti­cu­la­res pa­ga­dos, pues aun­que el Mi­ne­duc aus­pi­cia que 3.020 co­le­gios es­tán so­li­ci­tan­do ser sin fi­nes de lu­cro, muy po­cos lo han he­cho. Un ejem­plo es la V Re­gión, don­de so­lo tres co­le­gios so­li­ci­ta­ron su pa­so a gra­tui­dad, mien­tras 17 lo hi­cie­ron a par­ti­cu­lar pa­ga­do, afec­tan­do a más de 5.500 fa­mi­lias.

La ma­yo­ría de los sos­te­ne­do­res aún no ha re­suel­to su con­di­ción de fi­nan­cia­mien­to y es­pe­ran cam­bios a la Ley de In­clu­sión an­tes de de­ci­dir si los pró­xi­mos años de­ja­rán de per­ci­bir sub­ven­ción y con­ver­tir­se en par­ti­cu­la­res pa­ga­dos. Asi­mis­mo, mu­chos de los que op­ta­ron por ex­ten­der el pla­zo de arrien­do a 10 años, lo hi­cie­ron por­que sa­ben que no po­drán com­prar sus in­fra­es­truc­tu­ras, asu­mien­do el cie­rre de sus co­le­gios en los ven­ci­mien­tos se­ña­la­dos.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas del Mi­ne­duc, más de 50.000 alum­nos que­da­rán sin sub­ven­ción en 2018. ¿He­mos de es­pe­rar que es­ta ci­fra au­men­te, pa­ra rea­li­zar cam­bios? ¿No es rol del go­bierno ve­lar por las in­de­fen­sas fa­mi­lias que han si­do las más afec­ta­das con es­ta mal lla­ma­da Ley de In­clu­sión?

De­be­mos re­es­ta­ble­cer el sen­ti­do co­mún, de­jan­do de la­do in­tere­ses po­lí­ti­cos que tan­to da­ño han oca­sio­na­do a la cla­se me­dia y más vul­ne­ra­ble. Los alum­nos no son es­ta­dís­ti­cas. Bas­ta que so­lo uno de ellos que­de sin sub­ven­ción pa­ra que es­ta ley sea un ro­tun­do fra­ca­so. Jo­sé Val­di­vie­so

Ni­co­lás Ca­na­les con ren­ta­bi­li­dad la­bo­ral ne­ga­ti­va y, en mu­chas oca­sio­nes, de uni­ver­si­da­des que otorgan tí­tu­los men­ti­ro­sos. Un por­cen­ta­je enor­me de jó­ve­nes, al aca­bar sus ca­rre­ras -ni si­quie­ra to­ca­ré el te­ma de la de­ser­ción­se trans­for­man en ce­san­tes ilus­tra­dos. La ma­yo­ría de esos pro­fe­sio­na­les pro­vie­ne de fa­mi­lias hu­mil­des, cu­yo gran es­fuer­zo se va de­ve­lan­do co­mo una es­ta­fa que los trans­for­ma en deu­do­res. Además, el Es­ta­do de­be cau­cio­nar esa deu­da. Lo que fal­ta es una do­sis de sin­ce­ri­dad. ¿Por qué na­die di­ce es­to? ¿Por qué se acep­tan uni­ver­si­da­des me­dio­cres que jue­gan con las ilu­sio­nes de sus alum­nos? ¿Chi­le ne­ce­si­ta de­ce­nas de mi­les de si­có­lo­gos, pe­rio­dis­tas y abo­ga­dos?

on­li­ne

Sub­se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res

Sos­te­ne­dor y Pre­si­den­te Co­na­pas

Lí­der In­clu­sión So­cial Desafío Le­van­te­mos Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.